Lunes 10.12.2018 | Whatsapp: (221) 5710138
6 de diciembre de 2018 | Provincia

Adiós al circo de los exitosos

Provincia se asoció con dos polémicos empresarios platenses para poner una radio

Para quienes observan su imperio desde afuera, se trata de dos exitosos hermanos que, a pura pasión y administración financiera, lograron instalar más de doce locales en simultáneo, con nombres conocidos para los platenses como La Trattoria, Runnie’s, Massé, Paesano, Perla & Co., y tantos otros. De cerca, la realidad es otra.

La historia de Carlos y Marcelo Leuzzi es paradigmática de la burbuja gastronómica que se instaló hace ya dos décadas en la ciudad de La Plata. Para aquellos que incursionan en el rubro y conocen sus pormenores, la realidad es por demás polémica.

“Encares el negocio desde uno u otro ángulo, siempre vas a tener que respetar una fórmula”, explicaron tiempo atrás en una entrevista. ¿Cuál es la fórmula de los Leuzzi? Una investigación de REALPOLITIK sacó a la luz el funcionamiento de un perverso sistema de puntos, que roza el lavado de dinero y la evasión de impuestos y deja de lado los cándidos relatos de entusiastas emprendedores.

El primer paso es copiar un formato. Nada pareciera ser original en los emprendimientos de los hermanos Leuzzi. Siempre ávidos de copiar algún sistema exitoso, visitan locales ya instalados y funcionando en Capital Federal o en cualquier otra parte del mundo y, simplemente, copian todo. Paleta de colores, estilo, estética y hasta el menú. Lo único que le cambian es el nombre.

Una vez definido el plan de acción, llega el momento del financiamiento. Hasta ahora, los hermanos Leuzzi habrían recurrido una y otra vez a una extraña paradoja: no ponen un centavo en sus propios emprendimientos. ¿De dónde sale el dinero entonces?

Un emprendimiento gastronómico como Massé, ubicado en la estratégica esquina de 10 y 47, requiere una inversión que promedia entre los 8 y los 10 millones de pesos. Una como Bazar X, oscila entre los 30 y los 40 millones. El origen de esa danza de millones es, como mínimo, controvertido.

El “sistema de puntos” consiste en dividir cada emprendimiento en un total de cien acciones o puntos. Por ejemplo, una hamburguesería estilo londinense cuyo costo oscila alrededor de 10 millones de pesos, está compuesta por 100 puntos de 100 mil pesos cada uno. Luego, los Leuzzi se encargan de convencer inversores, en su mayoría empresarios proveedores del estado, comerciantes y políticos con dinero irregular, para que compren puntos hasta completar la totalidad de la inversión.

El sistema tiene una trampa. Incluso en el caso de que un solo inversor compre el 100 por ciento de los puntos, sólo accederá al 49 por ciento del emprendimiento. El resto siempre será de los desarrolladores, quienes pusieron “la idea”. Además, en un período de tiempo que oscila entre los tres y los cinco años, todo pasa a manos de los polémicos hermanos.

Acorde a personas que supieron invertir en estos emprendimientos, la línea que divide la legalidad del lavado de dinero y la evasión impositiva sería, cuanto menos, de dudosa existencia. La enorme mayoría de las inversiones vendrían de dinero en negro, por fuera del mercado regular, que políticos y empresarios le pagarían a los Leuzzi a cambio de dos condiciones: rentabilidad y absoluta discreción. Nadie debe saber quiénes son los que realmente invierten en los restoranes.

Por otro lado, la evasión impositiva. Se facturaría solo una parte de lo que se vende, de lo que se compra, de los materiales de construcción y hasta de los recibos de sueldo. Obras intensivas de hasta 30 millones de pesos que, en los papeles, apenas cuestan un millón o menos. Consultados por REALPOLITIK, antiguos inversores de los emprendimientos aseguraron que “nadie controla nada, si la AFIP lo hiciera, se daría cuenta que lo que podés ver no condice con lo que dicen los papeles”.

Ahora, estos emprendedores fueron elegidos por un funcionario del riñón de María Eugenia Vidal para ser la cara visible de una radio de tinte político. Se trata de Carlos Rossi, quien cumple el rol de director de Centros Administrativos Gubernamentales, quien habría acercado la idea del negocio y hasta acordado una jugosa pauta con la municipalidad de La Plata, la que conoce desde que era funcionario de Julio Alak.

La radio elegida es la FM Récord, una emisora barrial vendida recientemente a este grupo político-empresarial luego de caer en ruina. Desde allí nacerá fuerte bajada de línea pro-Cambiemos y se comenzarán a articular importantes pautas oficiales, que luego tendrían la intención de redirigir hacia nuevos emprendimientos gastronómicos.

En una conversación previa, los Leuzzi habían asegurado que “es bueno tener una gestión política abierta que entienda el beneficio económico”. Al parecer, esta vez encontraron justo lo que estaban buscando. (www.REALPOLITIK.com.ar)

ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Carlos Rossi, Carlos Leuzzi, Marcelo Leuzzi

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.