Domingo 02.10.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
13 de diciembre de 2018 | Nacionales

Entrevista REALPOLITIK.FM

​​​​​​​Alejandro Biondini: “Para mí, Milei es una especie de Martínez de Hoz joven”

El presidente del Partido Nacionalista Bandera Vecinal, Alejandro Biondini, dialogó con RADIO REALPOLITIK (www.realpolitik.fm) sobre el Frente Patriota, el protocolo de seguridad de Patricia Bullrich, la relación con los inmigrantes y demás temas de la coyuntura política actual.

HORACIO DELGUY

por:
Rosario Castagnet

El presidente del Partido Nacionalista Bandera Vecinal, Alejandro Biondini, dialogó con RADIO REALPOLITIK (www.realpolitik.fm) sobre el Frente Patriota, el protocolo de seguridad de Patricia Bullrich, la relación con los inmigrantes y demás temas de la coyuntura política actual. “A un gobierno que no fue capaz de controlar la previa de una final de la Libertadores, que tuvo que recurrir a la asistencia internacional para hacer un G20 mínimamente en paz, no le vemos capacidad como para manejar esta situación”, aseguró.

A continuación, lo más destacado de la entrevista.

RP.- ¿Cómo surgió el Frente Patriota?

Hubo una fusión de dos partidos, que ya existían, por un lado Bandera Vecinal y por otro lado el partido Gente en Acción. Se produjo un proceso que no es tan común, ambos partidos con un espíritu de unidad como partidos nacionalistas decidimos fusionarnos y constituir el Frente Patriota.

En el caso de la provincia de Buenos Aires decidimos llamarlo así porque tenemos que respetar al partido que decidió fusionarse con nosotros, y por eso adoptamos un nombre común, abarcativo, lo cual no obsta que en el resto de los distritos Bandera Vecinal siga constituyéndose como partido. A su vez, nosotros en el orden nacional, tanto lo que es este frente provincial como Bandera Vecinal en otros distritos y otros partidos aliados, vamos a presentar para las elecciones presidenciales, como una unidad nacional, una opción presidencial del Frente Patriota, pero en todo el país, como alianza nacional. En ese caso no sería una fusión, sino una alianza de partidos a los efectos de presentar una alternativa presidencial. 

RP.- ¿Qué opina del protocolo de seguridad de Bullrich?

El tema de la inseguridad siempre ha estado encabezando las preocupaciones ciudadanas. Nosotros no nos oponemos, creemos que había un garantismo en muchos aspectos aberrante, pero el problema que siempre suele haber en nuestro país es que nos pasamos de un lado a otro. Este protocolo, esta implementación, con la que incluso en la propia provincia de Buenos Aires y en la Ciudad de Buenos Aires sus titulares dicen que la fuerzas de seguridad no estarían preparadas para asumirlo, nos parece más una urgencia electoral, una suerte de emparche, casi desesperado del gobierno. Poner un tema de alguna forma convocante en la mesa más que una política integral y seria. 

Nosotros, por un lado, no compartimos de ninguna forma la suerte de garantismo absoluto que ha habido hasta el presente, pero tampoco estamos de acuerdo con que haya una suerte de descontrol, porque francamente las fuerzas tienen que estar preparadas. Por otro lado, el mismo andamiaje judicial no está acorde a este protocolo. Es decir, si las fuerzas de seguridad actúan como plantea el protocolo, posiblemente sus responsables van a  tener responsabilidades penales que no han sido cambiadas. Creemos que es una necesidad, el gobierno está planteando el lineamiento hablando de la mano justa, es una falacia que haya una mano justa en un país injusto o gobernado injustamente. Nosotros somos muy claros, creemos que tiene que haber una política inflexible con el delito, pero tampoco nos podemos pasar del garantismo absoluto al descontrol. No vemos una política de seguridad. A un gobierno que no fue capaz de controlar la previa de una final de la Libertadores, que tuvo que recurrir a la asistencia internacional para hacer un G20 mínimamente en paz, no le vemos capacidad como para manejar esta situación. Más allá de que estamos de acuerdo con que las fuerzas de seguridad tienen que ser protegidas en su accionar, nos parece que es un nuevo emparche. 

Una política de seguridad en realidad tendría que empezar por la base. Además de la reforma de las leyes, etcétera; yo entiendo que en el país habría que reinstaurar los edictos policiales, con un control judicial y todo lo que haga falta. 

RP.-¿Qué piensa de Bolsonaro y el avance de la ultraderecha?

Por un lado, hubo alguien que dijo que el gran choque en el siglo XXI va a ser entre el plan de globalización, en el camino en el que va el G20, a crear como una suerte de gobierno o coordinación mundial, que de alguna forma diluye a gran parte de las nacionalidades,  y por otro lado, la visión de los países, de los patriotismos, donde no nos oponemos a las integraciones mundiales, pero en el marco del respeto de las nacionalidades. Cada país, mal o bien, va reaccionando frente a esa globalización, que es lo que está pasando en algunos países de Europa y en Brasil, que lo vio a Bolsonaro como una persona que planteaba unas cuestiones anti sistemas e inesperadamente para muchos ganó. Acá algunos políticos argentinos se entusiasman, pero yo creo que cada proceso nacional no es trasladable a otro país, debe ser autóctono e intrínseco en sí mismo. Para que un nacionalismo sea auténtico tiene que ser propio. Todo lo importado es extraño. 

Nosotros somos un partido que venimos de muchos orígenes. Muchos se rasgan las vestiduras diciendo que vienen del kirchnerismo, Massa, el peronismo federal, entre otros. Yo me fui del PJ cuando vi lo que hacía Menem y muchos de los que hoy se rasgan las vestiduras con la época del menemismo me dijeron "sos un estúpido ¿ahora que llegó la época de los cargos te vas a ir del PJ?". Yo renuncié el 12 de enero de 1990, después de mandarle una carta al Consejo Nacional, pidiéndole un Consejo Disciplinario al entonces presidente Menem por traición a la doctrina peronista y para mí el PJ terminó ahí. Somos gente que estamos hartos del armado de los partidos tradicionales y de que se traicione el legado de los líderes originarios de esos movimientos. Hoy a lo que llaman peronismo no lo veo en nada acorde a la doctrina de Perón, como al radicalismo no lo veo nada acorde al yrigoyenismo. Creo que los partidos se han transformado en sellos de goma, herramientas electorales carentes de contenidos, por eso no hay propuestas. 

RP.- ¿Qué piensa de la figura de Olmedo?

Entiendo que puede haber coincidencias en algunos aspectos vinculados con la lucha por la vida, la seguridad más equilibrada, aunque nosotros no queremos matar a nadie, pero hay que marcar también que hay profundas diferencias en otros aspectos. Él planteó como ministro de Economía a Milei, y yo la verdad lo veo como una especie de Martínez de Hoz joven. 

Yo creo que hay que ser nacionalista en lo político pero también en lo social y lo económico. Por eso nosotros entendemos que no puede haber orden sin justicia social. En ese sentido, nosotros lo vemos Olmedo muy emparentado a muchos políticos liberales, así que, si hubiera habido una coincidencia, sin duda hubiéramos unido fuerzas, pero el planteo nacionalista para estas elecciones es otro. Nosotros creemos en un nacionalismo cultural, en una soberanía política, una independencia económica y en una justicia social. Por otro lado, el diputado Olmedo, actualmente sigue formando parte del interbloque Cambiemos, 

RP.- Pichetto dijo que a los extranjeros que hacían daño en las marchas había que expulsarlos. En este contexto, ¿qué piensa de aquellos extranjeros que se cruzan al país porque están cobrando una jubilación?

Se habla mucho de la Argentina para el mundo, pero para que sea para el mundo primero tiene que ser para los argentinos. No es xenofobia plantear una política migratoria sensata como la que tienen los países originarios de los propios extranjeros que llegan al nuestro. Acá, lamentablemente tenemos una cantidad muy grande de inmigrantes ilegales, incluso muchos de ellos son explotados laboralmente. Nosotros tenemos una política muy clara respecto a eso: consideramos, como pasa en otros países, que la educación y la salud pública tienen que ser gratuitas para los argentinos nativos o naturalizados, pero paga para los extranjeros. Es decir, ya que los  argentinos estamos haciendo un ajuste, no entendemos por qué regalamos nuestros hospitales, nuestras universidades, escuelas. Están a disposición de los extranjeros, pero que las paguen.

Lo que nos ha pasado a los argentinos es que nadie pude repartir lo que no tiene. Están cerrando 25 Pymes por día, han cerrado 9 mil, está en crisis toda la oferta laboral. Evidentemente en el marco de gobiernos donde solamente nos tengan mirando al dólar, a los bonos, a discutir sobre el banco central, lo que hay que poner en marcha es es el marco productivo nacional. (www.REALPOLITIK.com.ar)

 

 

*La entrevista se realizó en el marco del programa Fondo a la derecha que se transmite de lunes a viernes de 12.00 a 14.00 por RADIO REALPOLITIK.


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Patricia Bullrich, Alejandro Biondini

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!