Viernes 18.01.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
22 de diciembre de 2018 | Cultura

Treinta años sin el líder de Virus

Federico Moura y la entrevista que nunca salió 

En plena guerra de Malvinas, Virus y Violadores ofrecieron una nota a la revista Expreso Imaginario por su negativa a participar del Festival de la Solidaridad. Pero la misma nunca salió. ¿Por qué?

HORACIO DELGUY

por:
Juan Provéndola

Ocurrió el 4 de mayo de 1982 en el sótano del bar Oasis, en Callao y Arenales. Allí se reunieron Pil Chalar, Stuka Fossá, Hari B, Sergio Gramática, los hermanos Julio, Marcelo y Federico Moura, Enrique Mugetti y Ricardo Serra. Es decir, las formaciones completas de Violadores y Virus (a excepción de Mario Serra, baterista de ésta última). 

Violadores emergía como la punta de lanza de la incipiente escena punk argentina, mientras que Virus empezaba a levantar vuelo con su propuesta pop y new wave. Por eso el objetivo era ser entrevistados por la revista Expreso Imaginario para una nota que diera cuenta del ascenso de ambos grupos promisorios que en cierto punto venían a provocar un quiebre generacional respecto a la camada de artistas pioneros del rock argentino.  

“A Roberto Pettinato (el director de la revista) se le ocurrió que hiciera una nota juntando a las dos bandas. No eran amigos entre ellos, ni tampoco se frecuentaban, pero a los músicos les gustó la idea y para mí era bárbaro, porque admiraba a ambos grupos”, recuerda hoy Marcelo Gasió en diálogo con REALPOLITIK, el periodista que debió hacer la nota junto a la fotógrafa María Martínez

A pesar de la presencia de casi todos los músicos, de haber conseguido un espacio exclusivo para la charla (el bar Oasis era de un amigo de Daniel Grinbank, manager de Virus) y de las repercusiones que la nota podría haber tenido en el contexto histórico donde se desarrolló, lo cierto es que la misma nunca se publicó.

“¿Por qué nunca se publicó? ¡Qué buena pregunta!”, sonríe Gasió, como sorprendido. Durante mucho tiempo se creyó que la nota no salió a la luz por el fuerte contenido de las declaraciones. Sucedía que tanto Virus como Violadores rechazaban de pleno la guerra de Malvinas y también el polémico Festival de la Solidaridad Latinoamericana. 

“Eso no creo que haya sido así”, disiente Gasió. “Nunca padecimos censura externa en la revista. En todo caso nos imponíamos autocensura: no ibas a ser tan pelotudo de escribir sobre un disco y hacerte el banana en plena dictadura. Así y todo, a veces se publicaban cosas de manera solapada y jamás tuvimos problemas por ello”. 

“Ni siquiera llegué a desgrabar la nota”, afirma Gasió acerca de esa charla que el tiempo volvió mitológica para todo investigador de la cultura rock argentina. La incógnita sobre la no publicación de la misma a pesar de haber logrado reunir a casi todos los músicos se vuelve grande e intensa. “A lo mejor no nos pareció interesante lo que ellos dijeron, aunque tal vez si la escuche ahora probablemente piense otra cosa. Pero lo cierto es que en ese entonces, 1982, Virus y Violadores tampoco eran lo que luego terminaron siendo”.

Aquel encuentro terminó dejando para siempre también una cantidad de fotos pequeña pero simbólicamente muy fuerte. La más importante es la que compartimos en esta nota. Allí Julio y Federico Moura están apoyados sobre un cartel pro-guerra sobre Callao junto a Pil y Stuka, mientras un Falcon observa todo de fondo. “Ahora… ¡A muerte!”, exhorta la propaganda militar, mientras flamea una bandera británica hecha jirones por bombazos. 

“En ese momento las fotos no eran como ahora, sino que había que disparar y después esperar al revelado para saber si la misma tenía calidad o no. En ese proceso de selección intervienen el fotógrafo, que en este caso era María Martínez, y luego la revista, eligiendo en base a lo que les mandaron. Naturalmente nadie tenía la claridad para entender que casi cuarenta años después esas fotos se volverían tan emblemáticas, jaja”, dice Gasió.

Muchos mitos alrededor de una nota que nunca salió. Y que se suman a otro que el propio periodista señala para sorpresa de muchos: “Siempre se repite que durante la guerra se prohibió en Argentina la música en inglés. Pero yo hice en ese tiempo una nota sobre las FM para la revista y la mayoría me contestó que no hubo una prohibición formal ni un decreto”. 

“La gente en ese momento estaba muy en contra de Inglaterra por la guerra, pese a que diez minutos antes todos puteaban al gobierno militar. Se construyó un enemigo común, entonces todo lo que tuviera que ver con ellos, incluso el idioma, era rechazado de manera visceral”, explica Gasió. Y agrega un ejemplo irrisorio: “¡Hasta los negocios cambiaban de nombre! Así ocurrió por ejemplo con la cadena de comida Main Street, que durante la guerra cambió sobre nombre por Mejor Servicio, respetando las iniciales pero castellanizándolo para evitar rechazos”. 

El periodista de Expreso Imaginario agrega que “muchos llamaban por teléfono a las radios para putear porque pasaban canciones en inglés, entonces desde las emisoras decidieron no pasarlas para no herir esa sensibilidad. Si algún militar quiso firmar un decreto prohibiéndolas, finalmente desistió porque ni siquiera le hizo falta”. 

Respecto a la nota en cuestión, es interesante también cómo los mismos protagonistas conservan distintos recuerdos sobre un mismo hecho. Salvo uno de ellos: el cantante Federico Moura, quien pasó a la eternidad el 21 de diciembre de 1988; hace precisamente treinta años. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
25 Dec | 10:15
Y la entrevista?.... al final puro humo!... dejen de ser amarillistas y venderle humo al lector.... esto mismo hace el diario El Dia, notas incompletas, crean la expectativa y despues ni sabes q paso.... de cuarta
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.