Lunes 19.08.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
28 de enero de 2019 | Nacionales

Después de Chile

Argentina se posicionó como el segundo país más seguro de la región

Aunque las políticas en materia de seguridad parecieran ser el bastión de Cambiemos, las preocupaciones de la sociedad se volcaron hacia lo económico.

Un informe especializado del doctor en Ciencia Política y licenciado en Historia Sergio Berensztein, se llevó adelante un análisis pormenorizado del tratamiento que los sucesivos gobiernos argentinos han encarado en materia de seguridad.

Según el mismo, el comienzo de las políticas al respecto en la era contemporánea se da con el gobierno bonaerense de Carlos Ruckauf, quien reclama a los legisladores bonaerenses que promuevan un paquete de leyes que consideraba necesarias para la lucha contra la delincuencia. Argumentando que mucha gente estaría presa y no lo está por leyes benignas como la del 2 por 1 o “la absurda Ley de Ejecución Penal bonaerense”, que posibilitaba la salida transitoria de los presos. Fue entonces cuando se creó la Ley Ruckauf, que limitó las excarcelaciones, amplió las facultades policiales para razzias, interrogatorios y afectó el principio de inocencia. Esto generó una crisis penitenciaria y la provincia superó todos los récords de hacinamiento en cárceles y comisarías.

En 2004 retomó la posta Juan Carlos Blumberg, quien luego de la muerte de su hijo impulsa un paquete de reformas endureciendo el código penal. Se implantó la pena máxima de 50 años y otras penas para robos con arma de fuego.

Sergio Massa, como intendente de Tigre hasta el 2013, logró reducir significativamente los delitos y homicidios gracias a la implementación de cámaras de vigilancia y la creación del Centro de Monitoreo Municipal. Como candidato a senador nacional y con el apoyo del ex alcalde de Nueva York y creador de la política de “tolerancia cero” Rudolph Giuliani, promovió la baja de la edad de imputabilidad aunque no llegó a implementarla.

Sin embargo, las soluciones planteadas por seguridad parecieran haber llegado tarde. A diferencia de lo ocurría en años anteriores, los últimos informes demuestran que 8 de cada 10 argentinos considera a la economía como el principal problema  a resolver, tanto como de uno como de otro lado de la grieta.

Por otro lado, la seguridad pareciera ser uno de los puntos fuertes de la gestión Cambiemos. Desde el año 2015 a la fecha, el Índice de Victimización (IVI) descendió más de 12 puntos porcentuales, pasando del 38,4 al 26,3 por ciento. En este sentido es importante tener en cuenta que persiste una marcada desconfianza a las autoridades, por lo que el 35 por ciento de los delitos no son denunciados. En un país atravesado por la corrupción, un tercio de las víctimas teme que la policía sea cómplice de los ladrones.

Según la Organización Mundial de la Salud, cuando la tasa de homicidio doloso por cada 100 mil habitantes supera el límite de 10, se trata de una epidemia. Según los datos del 2017, Argentina se sitúa como el segundo país de la región con menor tasa de asesinatos con 5,2 cada 100 mil, siendo superado sólo por Chile con el 3,3. El país cuya situación es más preocupante es Venezuela, donde 89 habitantes cada cien mil mueren cada año en homicidios dolosos.  (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.