Martes 05.03.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
7 de febrero de 2019 | Provincia

Inseguridad y negligencia

Abandono: Denuncian que la sede central de IOMA se transformó en una trampa mortal

A pesar de haber inaugurado los molinetes para controlar al personal, no funcionan. De este modo, todos deben utilizar las puertas de seguridad, que se encuentran despresurizadas.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

Con el objetivo de controlar al personal, el presidente del Instituto Obra Médico Asistencial (IOMA), Pablo Di Liscia, ordenó la instalación de 5 molinetes mecánicos, que tendrán la función de dar a conocer con exactitud los movimientos de los trabajadores. Aunque la función fue aprobada en primera instancia, la falta de previsión puso a todos en riesgo.

A pesar de haber sido instalados hace varias semanas aún no se encuentran en funcionamiento, lo que está provocando crecientes trastornos de movilidad y tránsito interno, que sumados al estado de abandono general de la estructura del edificio, pone en riesgo la seguridad tanto de los trabajadores como de los afiliados.

Los cinco molinetes fueron cercados con paneles de vidrio y caño, por lo que es virtualmente imposible entrar o salir del edificio. Por esta razón abrieron las puertas de emergencia, que al estar constantemente abiertas quedan despresurizadas. De este modo, de ocurrir algo en cualquier piso del edificio, la planta baja es poco menos que una trampa mortal, provocando graves trastornos en la evacuación.

Por otro lado, la compra de los molinetes no pareciera figurar en ninguna de las publicaciones del Boletín Oficial ni del portal de Compras de la provincia de Buenos Aires, lo que eleva una incógnita en relación a cómo fueron adquiridos.

El tercer subsuelo del instituto, donde en otra época estaban instaladas las calderas, se encuentra permanentemente inundado por filtraciones, lo que implica que se trata de un foco constante de roedores, filtraciones y debilita día a día la estructura del edificio.

De este modo, la sede central de IOMA se sostiene sobre cimientos húmedos y en mal estado, con una planta baja completamente cercada por paneles de vidrio y con las puertas de emergencia despresurizadas.

Los gremios, presionados por las protestas de sus afiliados, comenzaron a presentar medidas judiciales. Ate anticipó que llevaría adelante asambleas y que pedirán una medida cautelar. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

ATE Buenos Aires, IOMA, Pablo Di Liscia

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!