Sábado 20.07.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
14 de febrero de 2019 | Campo

Productores golpeados

Carnes: El gobierno nacional apuesta a la exportación para disimular la caída en el consumo interno

Hasta finales del año pasado, las políticas vinculadas al sector ganadero eran una de las escasas cartas de triunfo que el macrismo podía exhibir para acreditar gestión en materia agropecuaria. Pero la realidad se encarga de desmoronar esta idea y la ganadería nacional muestra algunas señales preocupantes.

Este sector no está ajeno a los problemas que presenta el conjunto de la economía, que se perciben en dos frentes. Por el lado de la producción, la sequía del año pasado impactó en el costo de la alimentación, que junto a la devaluación del peso frente al dólar se reflejó en una fuerte suba en los costos de alimentación.

Como complemento de esta compleja situación, los incrementos en las tarifas de servicios y la ausencia de acceso al crédito son un fuerte obstáculo que enfrentan los ganaderos. En el otro extremo de la cadena, el consumo bajó de manera notoria, con un salario que pierde cada vez más poder adquisitivo.

El 2019 comenzó con un dato curioso para esta actividad, que reflejan a la perfección el verdadero rumbo de las políticas pergeñadas en Balcarce 50. De acuerdo a un informe elaborado por la consultora Ecolatina, mientras las ventas al exterior crecieron más del 77 por ciento y por encima del 50 por ciento en valores en relación a 2018, la demanda interna de estos productos continuará estancada. 

El gobierno anuncia bien fuerte que China y Rusia son los principales destinos de los frigoríficos exportadores nacionales, que según Ecolatina pasaron de ser el 14° exportador a nivel global en 2017 al 7° puesto en la actualidad. La contracara de esta situación es la fuerte contracción  en las compras de carne bovina, a causa de una inflación que erosiona el poder adquisitivo del salario.

En paralelo a esta situación, los precios en el Mercado de Liniers crecen a ritmo sostenido y se están pagando hasta 70 pesos por lotes de novillos. Frente a esta situación no se descartan nuevas subas en el precio de venta al público de la carne bovina.

En Argentina se consumen en promedio unos 60 kilos de carne vacuna por persona al año, con lo que el país se sitúa como el segundo mayor consumidor mundial de ese alimento, detrás de Uruguay.

De esta manera, el presidente Mauricio Macri pretende tapar el sol con la mano y anuncia el incremento de ventas al exterior de carne bovina, con la intención de mostrar una agroindustria pujante. Pero la realidad indica que los precios de la hacienda se están reacomodando con una marcada tendencia alcista, situación que impacta de lleno en los precios de venta al público.

Frente a este escenario, los consumidores optan por carne aviar o porcina, situación que se refleja en una preocupante caída del consumo, que de acuerdo a estadísticas privadas se ubica por debajo de los 55 kilos anuales por habitante. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
14 Feb | 08:16
Nombre opcional | Mail
¿se puede ser tan boludo como para decir que aumentar las exportaciones de carne es solo para disimular? como se nota que viven mantenidos en una nube de pedo
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.