Sábado 08.08.2020 | Whatsapp: (221) 5710138
17 de marzo de 2019 | Nacionales

Pase de factura

La otra cara del caso D’Alessio: Una pelea interna en Cambiemos

Luego de la intervención del juez Alejo Ramos Padilla en el Congreso Nacional, se desataron una serie de hipótesis sobre la relación que Marcelo D’Alessio mantenía con integrantes de varias embajadas, dirigentes políticos del oficialismo y periodistas en general.

La trama oculta detrás de la historia del falso abogado sigue teniendo capítulos de toda índole y, más allá de que en las últimas horas desde Estados Unidos hayan asegurado que nunca trabajó para la DEA, la red de espionaje continúa siendo investigada.

Luego de la intervención del juez de Dolores Alejo Ramos Padilla ante la comisión de Libertad de Expresión en el Congreso Nacional, se desataron una serie de hipótesis sobre la relación que Marcelo D’Alessio mantenía con integrantes de varias embajadas, dirigentes políticos del oficialismo y periodistas.

Otra línea paralela se inició luego del allanamiento al fiscal Juan Bidone, quien ante la Justicia reconoció un vínculo con el falso abogado, casi autoincriminándose. Una frase del letrado deja al descubierto la operación: “Me mostró el tema de la provisión de chalecos antibalas vencidos o apócrifos en la provincia de Buenos Aires y se vio interesado en que se investigara el caso”.

Luego de esa declaración, se deja entrever que más allá de lo que esté investigando Ramos Padilla, existió al menos un intento de armar una causa en este sentido. Esto se debería a un pase de factura y una pelea interna entre el Cambiemos de la Nación y el de la provincia de Buenos Aries. En este sentido, los trascendidos aseguran que D’Alessio sería un hombre de confianza de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich y la operación tenía por objetivo a su par bonaerense, Cristian Ritondo.

Ambos serían protagonistas de una larga enemistad y, producto de su relación con la ex diputada del Pro que fue nombrada subdirectora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Silvia Majdalani, y del jefe de Gabinete, Marcos Peña, ese clan habría diseñado ciertas estrategias para bajarle el tono a la escalada política de Ritondo.

El puntapié inicial fue el escándalo que golpeó a la gestión de María Eugenia Vidal en relación a la seguridad luego de que se filtraran varios videos en el que los efectivos policiales mostraban que los chalecos antibalas que les habían brindado para prestar servicios estaban vencidos y que, además, habían sido reetiquetados con una fecha apócrifa. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.