Domingo 22.09.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
17 de marzo de 2019 | Campo

Extraño apoyo de los productores

Expoagro, un capítulo más en el relato agropecuario macrista

A pesar de pagar más impuestos de los que pagaban durante la década K, los representantes del campo recibieron con afecto al presidente Mauricio Macri.

Por espacio de cuatro días, la muestra Expoagro aglutinó en San Nicolás a toda la cadena agroindustrial argentina. En un año donde Cambiemos pone toda la carne al asador para asegurar su continuidad en el poder, las principales figuras del Gobierno con Mauricio Macri a la cabeza, dieron el presente en esta cita, para llevar tranquilidad al sector agropecuario.

Desde diciembre de 2015, el macrismo incumplió sus principales promesas de campaña vinculadas al campo. Los derechos de exportación siguen vigentes, la presión tributaria creció a niveles asfixiantes, las estrategias en materia de comercio exterior –salvo contadas excepciones- brillan por su ausencia y el ministerio de Agroindustria fue degradado a Secretaría.

Con estos antecedentes y un 2018 agitado en materia de políticas agropecuarias –retenciones incluidas- el presidente Macriy la gobernadora María Eugenia Vidal pasearon por Expoagro y más allá de algún débil cuestionamiento, en líneas generales fueron recibidos de manera calurosa.

En el plano discursivo, las principales espadas del oficialismo cerraron filas en torno a un tema sensible para la cadena agroindustrial argentina, como los derechos de exportación. Si bien desde la Casa Rosada eliminaron los de maíz, trigo y girasol y parcialmente los de soja, tras la hecatombe económica de mediados del año pasado,Macri instauró las retenciones para todas las exportaciones.

De cara a las elecciones de octubre, las piezas del tablero empiezan a acomodarse. Es indudable que el sector agropecuario acompañará a Macri con su voto. No importa la debacle económica que jaquea a múltiples cadenas productivas, la ausencia de financiamiento y la voraz presión tributaria. Ese heterogéneo grupo que se conoce como “el campo” tiembla de miedo ante un eventual retorno de Cristina Fernández y en su afán de evitar esa posibilidad, depositará su voto a Cambiemos.

En este sentido, una declaración periodística del empresario Gustavo Grobocopatel es por demás elocuente: “El sector está pagando muchísimo dinero en impuestos, probablemente mucho más que lo que se pagaba en la época de Cristina, y la sensación es que tiene en el presidente un interlocutor interesado, válido, que respeta al sector y de alguna manera lo conoce. Estamos mal, pero contentos”, proclamó.

El PRO recurrió a su manual de instrucciones y apeló a su habitual discurso, en donde reconoce que la medida es mala y hace daño pero no quedó otra alternativa que implementarla. El secretario de Agroindustria Luis Miguel Etchevehere no se apartó un milímetro del guión y sostuvo que “no estamos cómodos con las retenciones, para nosotros son un muy mal impuesto, fue algo indispensable el año pasado pero van a terminar el año que viene”.

El funcionario no dio más precisiones sobre este tema. ¿Se elevará un proyecto al Congreso Nacional para debatir esta cuestión? Un dato a tener en cuenta es que cuando el Poder Ejecutivo implementó esta medida, dictaminó que su vigencia es hasta el 31 de diciembre de 2020.

En su afán de protagonismo, Etchevehere no tuvo en cuenta este detalle. Pero más allá de este desliz, Expoagro dejó en evidencia que el entrerriano es cada vez más una figura de cabotaje en materia de políticas agropecuarias.

En la muestra hubo anuncios para el sector y el encargado de brindar los detalles fue el ministro de Producción Dante Sica. En concreto fueron tres medidas: créditos para la compra de maquinaria, el plan “Cosecha Segura” y acceso a internet para zonas rurales.

Vale la pena detenerse en el apartado de créditos, explicado con el habitual talante enérgico de Sica. La financiación será otorgada a través del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE),  cuenta con un fondeo de 1.500 millones de pesos y a través de la metodología de leasing permitirá comprar maquinaria agrícola, camiones y remolques.

El crédito tendrá un plazo de 48 meses a tasa Badlar, que traducido a términos actuales de mercado implica un porcentaje de interés cercano al 40 por ciento. La otra opción presentada para financiar la compra de maquinaria es un crédito del Banco Nación, en dólares y con una tasa del 3 por ciento.

Ambas alternativas son de riesgo para los productores. En el primer caso, la tasa de interés es muy elevada, mientras que la segunda opción al ser en dólares es una auténtica ruleta rusa. Queda por demás claro que los únicos beneficiados son los bancos, que cobran suculentas comisiones.

Así, Expoagro fue –una vez más- una oportuna plataforma para que el presidente Macri buscará fidelizar a su público agro, que más allá de su errática agenda en materia de políticas para este sector, acompañará al oficialismo con su voto en octubre. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.