Miércoles 26.06.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
21 de marzo de 2019 | Nacionales

Alternativa Federal

Fumata de la paz entre Schiaretti y Lavagna

El gobernador cordobés Juan Schiaretti ha decidido jugar el papel de CEO dentro de Alternativa Federal. Reconocido por sus méritos como negociador y armador político, la decisión de Schiaretti de abstenerse voluntariamente de una postulación a la fórmula presidencial le ha otorgado un lugar de privilegio dentro del espacio.

HORACIO DELGUY

por:
Alberto Lettieri

Por esa razón, la reunión que mantuvieron este miércoles en el palacio de gobierno cordobés adquiría una importancia vital para el futuro de un armado varias veces postergado debido a que la relación entre ambos no pasa, desde hace tiempo, por su mejor momento.

La razón del enojo de Schiaretti, según fuentes autorizadas, pasa por la cercanía que le atribuye al economista con el Grupo Techint, debido a la presión que soportó en ocasión de la construcción de un gasoducto. Mientras que el gobernador se habría inclinado por la compra de caños sin costura a una empresa china, a precios mucho más bajos, la capacidad de lobby de Paolo Rocca lo colocó en la disyuntiva de adquirir ese producto a la multinacional italiana con sede en nuestro país, o desistir de la obra. Finalmente, Schiaretti decidió ceder, pero no olvidar.

A punto tal llegaba el malhumor de Schiaretti, que en reiteradas ocasiones habría desistido de reunirse con Lavagna. Fue la puntillosa mediación entablada por Miguel Pichetto la que posibilitó la reunión, que finalmente tuvo lugar en la capital cordobesa.

En su condición de CEO de Alternativa Ciudadana, Schiaretti dejó bien en claro las condiciones de incorporación de Lavagna al espacio: “La regla de construcción de este espacio son las primarias”, sostuvo, requisito que entra en contradicción manifiesta con la postura del ex ministro de Economía de aceptar una eventual candidatura únicamente en caso de no tener que sortear una interna.

Según trascendió, Schiaretti hablo con crudeza y sinceridad. “Mirá Roberto, nosotros acordamos que esto es con primarias y lista única de diputados en las provincias donde tenemos gobernadores”.

“Esta es la regla de construcción que acordamos -amplió-, si te interesa participar en Alternativa, es con estas reglas”. Schiaretti no tuvo reparos en reconocer que la candidatura de Lavagna cuenta con importante respaldo en Córdoba, que, curiosamente, fue el único distrito en el que se impuso en su postulación presidencial de 2007. Pero “también Sergio y Juan Manuel miden muy bien acá”.

La candidatura de Lavagna entra ahora en zona de definiciones porque parece difícil que el ex ministro logre sortear la vara que le puso Schiaretti, que es el gobernador con más ascendencia y poder real en el espacio del peronismo no kirchnerista.

Schiaretti arrastra viejos recelos con el ex ministro por su cercanía Techint y se había mostrado reticente a reunirse. Según pudo saberse, existiría otro factor que dificulta -aunque no impide- la negociación: el origen de la postulación de Lavagna, propiciado en un principio por Eduardo Duhalde y Hugo Moyano, que habría generado ciertas resistencias de los gobernadores.

La evaluación sobre los resultados de la reunión deberá esperar hasta más adelante, a la espera de nuevos gestos y decisiones que se produzcan con el paso de los días. Allegados a ambos actores habían anticipado que ninguno de los dos depondría sus posiciones, pero que al menos existía un consenso sobre la necesidad de consolidar el espacio y mantener su unidad hasta el mes de junio, momento de definición de las candidaturas.

Las declaraciones formuladas por Roberto Lavagna, en la previa a la exposición que realizó más tarde, en la Fundación Mediterránea, alimentan la esperanza de alcanzar un acuerdo. “¿Uno pone el carro adelante del caballo o al revés? Hay cosas que tienen un orden natural. Si se trata de juntar voluntades de porciones de partidos políticos distintos, la decisión de quién será el candidato o candidata viene después de fijar los consensos”, aseguró.

Uno de esos puntos de acuerdo ya se había alcanzado previamente, ya que ambos participantes son partidarios de la construcción de un espacio plural, del que, además del peronismo, formen parte el Partido Socialista de Miguel Lifschitz -gobernador de Santa Fe-, el GEN de Margarita Stolbizer, una amplia franja del radicalismo que se resiste a renovar la alianza con el Pro, con Ricardo Alfonsín, Federico Storani y los radicales santafesinos a la cabeza. En este punto debe subrayarse que Schiaretti formó un nuevo frente electoral y político con esa composición para las elecciones cordobesas de este año, y que, en su provincia, la alianza Cambiemos se rompió en medio del conflicto entre Ramón Mestre (h) y Mario Negri.

Para Schiaretti, el armado cordobés debería servir de laboratorio para la conformación de Alternativa Federal en todo el país. Lavagna coincide con esta tesitura, y dedicó elogios muy explícitos a la negociación celebrada por su interlocutor.

Entre las conclusiones que pueden extraerse de esta reunión inicial es posible destacar, como puntos positivos, el restablecimiento de la relación entre Schiaretti y Lavagna, su acuerdo respecto de que cualquier alianza debe descansar sobre un programa consensuado, la coincidencia sobre la necesidad de ampliar el frente electoral a otras fuerzas políticas y la confirmación de las precandidaturas de Juan Manuel Urtubey y Sergio Massa

El principal -y tal vez el único- punto de disidencia radica en el mecanismo que se adoptaría para definir la candidatura presidencial. Nada más y nada menos. (www.REALPOLITIK.com.ar)

ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Juan Schiaretti, Roberto Lavagna

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.