Martes 21.05.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
6 de mayo de 2019 | Opinión

Salta, la oscura y femicida

La provincia de Salta, que encabeza las estadísticas por femicidio, se caracteriza además por el alto nivel de ocultamiento en diferentes causas vinculadas al crimen.

HORACIO DELGUY

por:
Alejandro Ahuerma

El doble crimen de las investigadoras francesas Cassandre Bouvier y Houria Moumni, cometidos en julio del 2011, y el doble crimen de Yanina Nüesch y Luján Peñalba, cometido un año después en julio del 2012, tienen varios puntos en común, lo que haría suponer de que en ambos crímenes participaron los mismos sicarios, pero lo que sí podemos afirmar es que al menos participan los mismos encubridores, desde el poder ejecutivo y el poder judicial, gente oscura ligada al poder político que garantiza la impunidad de los asesinos y de quienes ordenaron tan espantosas muertes. Sin olvidarnos la previa desaparición en Salta de María Cash, y que el propio gobernador, lejos de recibir a los padres, se encargó de tratar de desviar la investigación diciendo que Cash había desaparecido en Jujuy.

Uno de los puntos vinculantes que hacen posible esta afirmación, es la participación del gobernador Juan Manuel Urtubey en ambos crímenes.

En el crimen de “las francesas” el gobernador en conferencia de prensa del día 30 de julio, al día siguiente de encontrados los cuerpos, dijo sentirse consternado y ordenó una urgente investigación, y agregó que estaban seguros que los asesinos estaban entre la gente del lugar, lo que desató de manera urgente una serie de allanamientos y detenciones que incluyeron torturas por parte del personal policial de la brigada de Investigaciones a varios de los detenidos para que se hicieran cargo, que luego resultaron absueltos.

En el caso de Yanina y Luján, el gobernador dio una conferencia de prensa secundado por el ministro de Seguridad Eduardo Sylvester y por el presidente de la Cámara de Diputados Santiago Godoy, para afirmar que se trataba de “un doble pacto suicida” y que los cuerpos no tenían signos de violencia, cuando ni siquiera habían sido descolgados de donde los plantaron para simular el suicidio.

En ambos crímenes, los cuerpos fueron retirados en la oscuridad, pisoteando la supuesta “escena del crimen”. 

Pero vamos a enfocarnos en algunos detalles del encubrimiento en el crimen de las investigadoras francesas.

LA“DISSIMULATION”, O EL “OCULTAMIENTO” EN CRIOLLO

En el crimen de las francesas, el gobernador de Salta llevó personalmente un informe realizado a poco más de un mes del hallazgo de los cuerpos, originalmente realizado por su secretario de Seguridad Aldo Rogelio Saravia, y entregó en propias manos a la entonces presidenta de la Nación, Cristina Kirchner, para que, previa corrección y sumándole el aval de gendarmería nacional, de la SIDE y la presidencia de la Nación, se la entregaran al presidente francés Nicolás Sarkozy y a los familiares de las víctimas, donde se explicaba que el doble crimen estaba resuelto. 

En dicho crimen, la instrucción estuvo a cargo del juez Martín Pérez, quien determinó como fecha del mismo el 15 de julio aproximadamente entre las 17.30 y 19.00 hora argentina, y en ese mismo lugar, debido a que la última foto de la cámara de Houria mostraba tres fotos tomadas en el Mirador de la Quebrada de San Lorenzo, la misma tarde en que habrían subido. Sin embargo, los cuerpos estaban en un estado de conservación que no coincidía con los catorce días que separaban a la fecha del crimen con la del hallazgo, y sin signos de haber sido mordidas por animales de carroña (ratas, caranchos, zorros, etcétera) en un mirador donde abunda la fauna que se encarga de comerse en menos de dos días cualquier cuerpo que allí perezca.

Otra de las grandes contradicciones del juez a cargo de la causa al determinar lugar y fecha basados en esas tres últimas fotos, es el hecho de que la autopsia realizada en el hospital San Barnardo en la misma madrugada en que bajaron los cuerpos, determina que los mismos tenían apenas 48 horas de muerte. El dato coincide con un informe de autopsia presentado ante la Justicia posterior al juicio, y firmado por un médico forense de Orán, el doctor Pirona, donde además de establecer en base a las fotos de la autopsia original y de las fotos del hallazgo de los cuerpos que los mismos tienen 48 horas de fallecidos (por el tamaño de la fauna cadavérica y por el estado de conservación), también se observa que Cassandre Bouvier tiene marcas de ataduras en sus piernas, se ven claramente en la espalda de Houria Moumni dos manchas de lividez cadavérica (que demuestra que el cuerpo estuvo apoyado de espalda en las primeras 24 horas después de asesinada, cuando su cuerpo fue hallado en posición de cúbito dorsal), se demuestra la ausencia de sangre, tanto en los orificios de entrada y salida de la herida de bala que le atravesara el pulmón a Houria, como así también en su ropa y en el lugar del hallazgo, lo que hace suponer que fueron asesinadas en otro lugar y puestos en el mirador el mismo 29 de julio de 2011.

LAS CÁMARAS FOTOGRÁFICAS

De las dos cámaras fotográficas de las denominadas “turistas” francesas, durante el juicio, en donde como ya dijimos se encuentran condenados dos “perejiles”, solamente se habló de una, la de Houria. Según el juez de Instrucción, Martín Pérez,  tanto la otra cámara como el celular de Cassandre, jamás aparecieron.

Sin embargo, revisando el expediente, podemos demostrar que la cámara Sony Powershot de 7.2 MPixeles plateada, no solamente fue encontrada sino que fue secuestrada el mismo día que la Casio de Houria, y en el mismo lugar: en el domicilio de María Fernanda Cañizares, la novia del principal acusado, el ex empleado del ministerio de Medio Ambiente, Gustavo Lasi. Fue peritada por el mismo perito de la Brigada de Investigaciones, solo que doce días después que la Casio, cuyo informe perital consta de más de 30 fojas, con fotos impresas y varios álbumes bajados en formato digital. Sin embargo la cámara de Cassandre solo consta de 3 fojas y sus resultados entregados a la Justicia en el contenido de dos DVD’s nunca se mostraron, y se supone que hoy que la causa está en manos de la Corte Suprema de Justicia para su revisión, están en custodia en poder de la Justicia, junto con la cámara, su tarjeta de memoria, su estuche Sony y su batería. 

A pesar que estos datos se encuentran dentro del expediente en dos actas de allanamiento y secuestro, en fojas 533 y 566, sobre esta cámara y su contenido (donde podría verse con quienes estuvieron en contacto en Salta) no se habló en ninguna de las jornadas del extenso juicio que se realizó, para continuar con el encubrimiento de los verdaderos autores materiales e intelectuales del doble crimen.

Este dato no menor (sumado a un sinfín de irregularidades) debiera ser prueba suficiente como para reabrir la causa y volverla a foja cero, dado que no es un dato menor que estamos hablando de una causa donde el juez de instrucción Martín Pérez determinó lugar y fecha del crimen, basándose en una foto de la única cámara que nos mostraron.

Los jueces siguen sin resolver y sin ver. La prensa dejó de preguntar. Y el gobernador dejó de contestar cuando se le pregunta del caso, al igual que hace con el de Yanina y Luján. Total, este es un año electoral y ya se va.

Y lo más probable, es que piensen que además la gente se olvida. O peor todavía, no se quiere meter en nada hasta que les toca, así es el pensamiento provinciano, medio adormecido hasta que un nuevo crimen impune (y van…) los vuelva a sacudir en lo más íntimo.

Para el poder es así de fácil, mientras no reaccionemos como antigua tribu o como avanzada sociedad, mientras no comprendamos que el problema es de todos, nos seguirán asesinando como si nada y ocultando las razones.

Mientras sigamos reaccionando solo cuando nos pasa, seguiremos siendo para el resto solamente esa provincia que vende el gobernador, la del slogan “Salta, tan linda que enamora”. Y quizás sea verdad, porque es muy linda, pero es a la vez tan linda, tan perversa y tan impune, que no enamora, sino que cada vez espanta más.

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
08 May | 09:06
Y Piccolo?
07 May | 02:37
Alejandro Ahuerma | [email protected]
Gracias! Sí, hay demasiadas causas impunes y vinculadas entre sí. Sin ir más lejos la causa del jefe de la brigada de investigaciones, el comisario Píccolo, asesinado en pleno mediodíafte a la brigada y cerrada la causa como suicidio.
07 May | 08:59
Excelente su nota señor Ahuerma. Y estoy en un todo de acuerdo con la misma. Y creo tambien muchos salteños.deberian reabrir las causas.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.