Domingo 15.09.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
30 de junio de 2019 | CABA

Apertura y convocatoria

Con la venia de Lousteau, Larreta prepara su candidatura presidencial 2023

Todos los espacios políticos, por estas horas, continúan haciendo el balance de beneficios y de pérdidas que surgen del cierre de listas del pasado sábado (algunos para planificar sus estrategias electorales, otros para decidir a dónde mudarse), con su mirada puesta en las PASO y las elecciones generales del mes de octubre.

HORACIO DELGUY

por:
Alberto Lettieri

Mientras tanto, la atención de Horacio Rodríguez Larreta parece estar puesta en un objetivo mucho más ambicioso: la competencia por la presidencia de la Nación en 2023. 

Para la mayoría de los argentinos, pensar nuestro país a cuatro años parecería una entelequia. No es ese el caso del jefe de Gobierno porteño, cuya gestión -tanto como cerebro y responsable excluyente de los primeros ocho años de gestión del Pro en la CABA, cuanto en su primer período como alcalde- ha estado siempre marcada por la planificación y el ordenamiento estratégico de metas y objetivos. 

La jugada política que ensayó de cara a su reelección sólo puede entenderse a partir de esa pretensión nacional. Para garantizarse la reelección y el mayor grado de tranquilidad posible en el frente porteño, convocó a todo el arco político (excluidos el PJ - UC y la izquierda radicalizada) a formar parte de una alianza de gobierno, y no solo electoral. “Va a ser un gobierno de coalición, no una mera coalición electoral”, afirmó. 

Uno a uno, fueron incorporándose al armado la Coalición Cívica, Graciela Ocaña, Roy Hora (Partido Socialista) y, finalmente, Evolución, el partido de Martín Lousteau, que incluye a la mayor parte del radicalismo porteño. La repetición de la fórmula Rodríguez Larreta - Diego Santilli los excluye a ambos de la posibilidad de postularse para un próximo período en la Ciudad, por lo que quedaría la pista libre para Lousteau, dejándole manos libres y espaldas cubiertas al actual alcalde para su proyección nacional.  

Para contener a esta alianza progresista, Rodríguez Larreta acepta que tendrá que modificar sus políticas de salud y educación, y hacer espacio dentro de la gestión a sus aliados. “Van a integrarse, pero antes hay que encontrar los perfiles adecuados”, adelantaron desde su entorno. "No estamos apurados por liderar un ministerio, pero sí queremos intervenir en el diseño y debate de las políticas públicas", respondieron desde Evolución. 

Por lo pronto, algunas carteras de la Ciudad quedarán liberadas con las elecciones. Las ministras de Desarrollo Social, Guadalupe Tagliaferri, y de Salud, Ana María Bou Pérez, se proyectarán a la acción parlamentaria, y el vice, Santilli, delegará el ministerio de Justicia y Seguridad, que asumió el año pasado en un contexto crítico.

El punto de tensión entre el Pro porteño y el resto de sus aliados es la ministra de Educación, Soledad Acuña, ya que muchas de sus iniciativas fueron cuestionadas, a punto tal que el Unicaba, el Instituto de Formación Docente de la Ciudad, se terminó aprobando exclusivamente con votos propios. 

Si bien la relación es armónica, desde Evolución sostuvieron la necesidad de reformar las políticas públicas no sólo en Salud y Educación, sino también en Seguridad, ya se considera que, en el último año, hubo un giro hacia la “bolsonarización” del área, que no es compartida.  

“Es más fácil que cambien las políticas públicas que echar a un funcionario”, se resignaron en el loustoísmo, donde saben que Acuña actuó con la venia del gobierno capitalino. Por eso creen que el alcalde no le soltará la mano a su ministra. Sin embargo aseguran que rechazarán la implementación de la reforma: “No queremos la demagogia punitiva de Bullrich ni tampoco la demagogia de plantear que la pobreza justifique el delito”, aseguraron.

Lo más destacado de la estrategia de Rodríguez Larreta es, justamente, su convocatoria a una coalición de gobierno y no puramente electoral, a diferencia de lo que sucede con Cambiemos, Juntos por el Cambio o Consenso 2030. Al respecto, debe recordarse que, cerca de dos meses atrás, se realizó en Patio Bullrich una reunión de informal del rodríguezlarretismo, de la que participaron activamente las dos grandes espadas políticas que tuvo el gobierno de Mauricio Macri, aunque siempre resistida dentro de la mesa chica presidencial por su origen peronista: Emilio Monzó y Rogelio Frigerio

Como siempre, sólo se trata de atar los cabos correctos. (www.REALPOLITIK.com.ar)  

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.