Domingo 15.09.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
4 de julio de 2019 | CABA

Entrevista REALPOLITIK.TEL

Vinculan a Larreta con el negocio de la droga: “La Ciudad de Buenos Aires es una gran zona liberada”

Jorge Rodríguez, escritor del libro “Laboratorios de Cocaína en la Ciudad de Buenos Aires”, dialogó con REALPOLITIK TELEVISIÓN (www.realpolitik.tel) sobre el negocio del narcotráfico, tanto en Argentina como en el mundo.

HORACIO DELGUY

por:
Santiago Sautel

Jorge Rodríguez, escritor del libro “Laboratorios de Cocaína en la Ciudad de Buenos Aires”, dialogó con REALPOLITIK TELEVISIÓN (www.realpolitik.tel) sobre el negocio del narcotráfico, tanto en Argentina como en el mundo. "Hacen grandes capturas aparentes, porque no sabés si están encontrando orégano en lugar de cannabis o harina cuatro ceros en lugar de cocaína”, aseguró.

A continuación, lo más destacado de la entrevista.

RP.- ¿Cómo surge la primera edición de este libro?

La primera edición es en un documento oficial de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, en la comisión de Trata de Personas. Yo en ese momento colaboraba, tenía un cargo de asesor con gente de la comisión y se planteó un tema, yo había trabajado varios años como asesor y antes de eso había tenido un par de investigaciones. Primero, el tema de la corrupción policial de la comisaría de Policía Federal y paralelamente el tema concatenado de cómo se está empezando a producir el narcotráfico en Argentina, a principios del 2000. 

RP.- Lo que puede verse en detalle es dónde están distribuidos los puntos de venta de cocaína en la Ciudad. ¿Cómo se hace un relevamiento este tipo? ¿Es peligroso esto?

Un amigo mexicano dice que los más peligrosos no son los narcos sino los políticos. En realidad yo empecé a analizar en la gestión de Nilda Garré algunas de las villas pero, paralelamente, profundice el tema de la corrupción policial, comisaría por comisaría. Analicé 19, en ese momento eran 53, después 54. Hacía una muestra en términos estadísticos, una muy buena muestra poblacional en relación a la población total de 53 o 54 comisarías, y empecé a ver cómo eran los hechos, cómo arreglaban con los traficantes, cómo les cobraban peaje a las transexuales o a las prostitutas, cómo se armaban los circuitos de droga y la coima resultante de protección a los comercios. Comercios que muchas veces la misma comisaría mandaba, y aún hoy en día lo hace, a robar para luego vender protección. 

Me fui metiendo poco a poco y fui viendo como que había un manual de corrupción policial, como que todas las comisarías metodológicamente se manejan igual. Pero modelos calcados, no había ninguna diferencia. Tenía la brigada con sus informantes, el comisario, el subcomisario, tenían cobradores. Después arreglaban, a veces se trompeaban y un porcentaje muy importante de la recaudación no quedaba en la comisaría. Tenía que subir en todos los estamentos de Policía Federal, la dirección General de Comisarías, Seguridad Metropolitana y después subir al departamento de Policía. El gran porcentaje necesariamente se tenía que ir a parar a la política. Esto viene de la década del 30 y del 40. La diferencia es que antes las comisarías arreglaban con juego clandestino, con algunos prostíbulos, hasta que empezó a explotar el tema del consumo de drogas y el narcotráfico. 

RP.- ¿Qué tan metido podría decirse que está el problema del narcotráfico en nuestro país?

Sin duda somos productores de distintos tipos de estupefacientes, especialmente de cocaína, pero en realidad lo del productor es medio intangible. El problema es cuando vos tenés estadísticas muy malas, que reflejan que los números de adictos crecen no tanto en progresiones aritméticas sino en progresiones geométricas. Entonces si va existiendo una demanda tan alta, ¿dónde está la oferta que le satisface?

Eso se entra en un ciclo de la gran mentira de la guerra contra las drogas, o sea, la única solución para el narcotráfico es legalizar toda la sustancia estupefaciente, como están haciendo en Europa, como Portugal e Inglaterra, porque no hay otra forma de solucionar el tema. Lo que lo que pasa es que hay un gran negocio, porque si Estados Unidos tiene entre 110 y 120 millones de habitantes y la tercera parte de población es consumidor de estupefacientes, ¿qué es lo que hace la DEA traída por Patricia Bullrich a la Argentina? No puede asesorar a nadie porque evidentemente tienen que estar metida en lo que es su propio negocio de ventas internas de droga.  

RP.- Usted trabajó con la gestión anterior. ¿Desempeñaba el rol de asesor?

Estuve casi toda la gestión de Nilda Garré, hasta que la presidenta la echó en mayo del 2013. La gestión de Garré empezó con muy buenas intenciones, tomó gente mínimamente capacitada pero a los pocos meses se empezó a ver algo que se rompió. Yo escribí 235 informes. Al principio los informes causaban algo, o sea una devolución, llamados telefónicos, preguntas, asesores, otro funcionario de Garré que quería saber. En un momento hubo como un corte, donde pasé de reportar a Garré a una secretaria, su mano derecha en su momento, la fiscal Cristina Caamaño y después pasó a reportar a un director nacional. La importancia de lo que se hacía era desjerarquizada por ellos mismos. 

RP.- Desde el lugar donde está, ¿puede seguir sabiendo sobre el avance del narcotráfico?

No solo de este gobierno sino de todos los grandes países narcos. Primero se arma el negocio y después el circo. O sea, yo, funcionario político: ¿Cómo arreglo con los distintos narcos? ¿Cómo lo siento de a uno diciendo: “Vos vas a producir tal, se la vende en tal lugar”?. A partir de eso armó un circo con grandes acontecimientos televisivos, donde el jefe de la Federal o la Gendarmería, con la ministra Bullrich, o con cualquiera de estos muchachos, hacen grandes capturas aparentes, porque no sabes si están encontrando orégano en lugar de cannabis o harina cuatro ceros en lugar de cocaína. No hay expertos internacionales que visualicen, no se hacen las pruebas del colorante a ver si da azul.

RP.- ¿Dice que el gobierno ha montado operativos con materia prima falsa?

No hay prueba de que lo que ellos dicen ocurra en la realidad. No hay pruebas que sean cannabis, éxtasis o cocaína. 

Lo que se hace en otros países es llamar a veedores de las embajadas para participar del procesamiento y del análisis de la sustancia. Vos sos productor de TN, Carlitos de América 24,  tal es de Infobae, y yo secretario de prensa de Bullrich, llamo y digo: “Mirá, se hizo la captura de 500 kilos de cocaína en Corrientes, cubran la nota”. Van los periodistas u operadores políticos, travestidos de periodistas, entonces dicen: "Ah, aquí el gobierno nacional encontró 500 kilos de cocaína", y no lo es. 

La gestión de Bullrich es coherente con un gobierno nacional de depredadores, que efectuó la mayor transferencia de ingresos de pobres a ricos de la historia argentina. Entonces, en ese marco, no puede haber ni buena gestión cultural, ni social, ni económica y obviamente menos de seguridad. 

RP.- ¿Cómo está la Ciudad de Buenos Aires en materia de narcotráfico, consumo y venta? 

La Ciudad está igual o peor que el panorama nacional. O sea, tenemos al señor Larreta, que armó una Policía Metropolitana a los apurones, que terminó transformándose en Policía de la Ciudad, donde algunos son jefes exonerados de Policía Federal, con nombres y apellidos. Hemos escrito en REALPOLITIK que un señor ex comisario, de una comisaría, la 16 de Constitución, aparentemente regentea tres cuevas. 

A la noche la Ciudad de Buenos Aires es una gran zona liberada, no hay policías por ningún lugar y esto es una suma de locuras. 

RP.- ¿Cómo ingresa la droga a nuestro país y cómo se envía hacia el exterior?

La Cuenca del Amazonas, que alcanza siete países, está totalmente liberada. O sea, con algo que produzco en Perú, puedo distribuirlo, llevarlo a Brasil, de ahí a los países africanos y abastece a toda Europa. La cocaína colombiana es la que abastece el mercado norteamericano vía México. Hay países que son puentes de lanzamiento.

RP.- ¿Quién pone la espalda en la Ciudad para generar todo este negocio? ¿Cree que hay un financiamiento de parte del narcotráfico hacia la política?

Todos. Los gobiernos, el poder judicial, el ministerio Público, los fiscales, fuerzas de seguridad. 

Sobre la lista de aportantes truchos, ¿vamos a seguir creyendo que eran empresas que ponían guita por abajo de la mesa o vamos a empezar a pensar que es dinero de narcotráfico, trata de personas y delitos complejos? Ya no es creíble que un tipo tiraba 10 mil pesos. 

Esto se va a décadas. Yo creo que terminó de explotar con este gobierno, donde no hay valores morales, no hay ideología, lo único que hay es suma de negocios. Entonces, era lógico que las cosas que ocurrieron hace veinte o treinta años lleguen al punto más alto en la curva de producción. (www.REALPOLITIK.com.ar)

 


*La entrevista se realizó en el marco del programa Prefacio TV que se transmite los jueves a las 22.00 por REALPOLITIK TELEVISIÓN.

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.