Lunes 16.12.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
18 de julio de 2019 | Nacionales

Pocino versus Larcher

En plena campaña, Tailhade y Albistur se disputan el control de la AFI

En plena campaña electoral por la presidencia, dos sectores del kirchnerismo compiten a contrarreloj por el futuro control de la AFI. El conflicto reaviva la interna entre Pocino, hombre de confianza de CFK, y Larcher y Stiuso, los encargados de los carpetazos en la gestión de Néstor.

Dentro del organismo se sabe que, en caso que Cristina Fernández de Kirchner logre un triunfo en el balotaje de noviembre, una de las posibilidades más fuertes es que la AFI quede bajo la tutela de Fernando Pocino. Intentando echar por tierra esa opción, del otro lado del escenario se encuentra Francisco “Paco” Larcher, un agente inorgánico de peso, hoy vinculado a la carriotista Silvia Majdalani, la subsecretaria (y jefa real) de la AFI.

Pocino sabe que, en caso de lograr el aval de Cristina, el elegido para desembarcar al frente del organismo sería Rodolfo Tailhade, ex director de Contrainteligencia de la AFI y actual diputado nacional. La elección de Tailhade no es un capricho: con experiencia dentro del organismo, el actual legislador desempeñó tareas en la reconocida “85”, la unidad de elite de Contrainteligencia donde Jaime Stiuso oficiaba de director General.

Pocino mantiene una férrea amistad con CFK desde épocas en las que el ex presidente Fernando De la Rúa lo envió al Senado de la Nación para “enfriarlo”. Allí se conocieron hasta que, cuando el kirchnerismo se decidió a combatir a Stiuso, Pocino quedó operativo dentro del servicio de inteligencia.

En la vereda de enfrente, apadrinado por Francisco “Paco” Larcher, el ex señor 8, se encuentra el ex secretario de Medios de la Nación de Néstor Kirchner, Enrique "Pepe" Albistur. El vínculo entre Larcher y Albistur existe gracias a la participación de Alberto Fernández y, a partir de allí, de Sergio Massa.

Las versiones esconden una interesante anécdota. Cuando Albistur es expulsado de su cargo, envuelto en escandalosas denuncias de corrupción, era el mismo Pocino, experto en infiltraciones, quien le acercaba los “carpetazos” al ejecutivo nacional. Es decir que la historia los reencuentra: uno de esos carpetazos fue el que devino en la desvinculación del hombre que hoy le presta el departamento en Puerto Madero a Alberto Fernández.

Es que, como ocurre habitualmente en nuestro país, el oficialismo utiliza los servicios de inteligencia más obsesionado en espiar a los propios que a la ajenos. E incluso en esa época, Cristina tenía en el entrecejo a funcionarios que respondían a Néstor y viceversa.

En un futuro próximo, Albistur, de nula formación en materia de inteligencia, podría ser el elegido para manejar una abultada caja que supera los 3 mil millones de pesos. Por eso, la pelea por el control de la AFI representa el clásico conflicto existente entre “profesionales”, con Pocino a la cabeza, y “no profesionales”, encarnados en la figura de Larcher.

A raíz de los vínculos que este último supo cosechar con Cambiemos, a través de su amistad con la “Turca” Majdalani, ambos vecinos de Abril, no son pocos los que creen que Larcher podría llegar a ser quien le garantice al macrismo la protección judicial para los tiempos que podrían llegar a venir. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
19 Jul | 03:17
no se pelien tanto che | Mail
todavía no los eligieron y ya se están peliando para ver quién manda en la AFI (asociación de fanancios integrales) - parami que tendrán que seguir participando.-
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.