Domingo 02.10.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
31 de julio de 2019 | Municipales

Enroscados

Olavarría podría saltar la grieta y dividirse en tercios de cara a las PASO

Mientras el oficialismo pierde votos por la interna de los partidos que componen la alianza de Juntos por el Cambio, el eseverrismo gana poder y se instala como favorito para pelearle el sillón del palacio municipal. Por su parte, desde el Frente de Todos sueñan con un arrastre de la nación y la provincia que les permita dar batalla.

La rosca olavarriense se encuentra al dente desde que la UCR hizo oficial su decisión de no acompañar a la lista que encabeza el actual intendente Ezequiel Galli. Es que el cierre de listas desparramó una interesante sangría que deja al distrito envuelto en una incógnita que dependerá de la buena fiscalización y de lo que pase en gran medida a nivel nacional y provincial con respecto a un arrastre que podría potenciar o enviar al subsuelo a los distintos candidatos.

El cuadrilátero en este caso muestra a tres competidores: dos de peso pesado como lo son el actual mandatario de la comuna y el ex, José Eseverri. Sin embargo, el tercero en discordia, Federico Aguilera, no se queda atrás y sueña con una ayudita por medio de la cosecha de Axel Kiciloff y Alberto Fernández, acompañado de los votos “K” de la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner.

Este coctel de candidatos desarma la grieta dicotómica que el duranbarbismo introdujo de arriba hacia abajo y pierde así eficacia en los distritos donde lo que se discute va por una ancha avenida que las PASO determinarán si es la del medio, la de la centroderecha o la de la centroizquierda. Lo cierto es que la ilusión representa el bien más intangible de las tres fuerzas.

Si bien Eseverri ha logrado escabullirse por medio de una especie de vecinalismo, orgulloso de su pertenencia local, mechado con el pragmatismo y la sapiencia académica del lavagnismo a nivel nacional, se sabe que con eso sólo no le alcanza para acceder nuevamente al palacio que él y su padre supieron alguna vez gobernar.

Por otro lado, Galli se guarece en una gestión aceptable pero que no recibió el viento de cola de la economía macro y que trajo problemas nacionales a las arcas de la comuna. La corrupción, el narcotráfico y las mafias no son temas que puedan captar votos entre los vecinos indecisos que ya lo han apoyado, pero de todas formas el intendente trata de colgarse de la figura de María Eugenia Vidal -líder de opinión en este tipo de discursos claroscuros- para aumentar su caudal.  

Por el lado de Aguilera, se apunta a la polarización nacional y provincial como modelo a seguir para lograr subir en las encuestas que lo muestran como la fuerza menos privilegiada por parte del ciudadano olavarriense. Sin embargo, si este postulante obtiene el empuje por parte de la boleta que complementan los cargos de arriba, podría escabullirse y dar lo que sería el batacazo local.

En ese marco, Aguilera se reunirá el próximo viernes con el dueño del "kicimóvil" para una nueva jornada de militancia en la ciudad de la séptima sección bonaerense, donde desembarcará con su tropa. En esta ocasión, el club El Fortín le abrirá sus puertas para repetir un encuentro que ya ha tenido citas en otras localidades y permitirá al público en general acercarse para que se lo vea junto al precandidato a intendente que Todos presenta en Olavarría.

En el medio de la campaña, se cruza un tema vital para Galli que son las paritarias y el acuerdo por un nuevo convenio colectivo entre los trabajadores públicos del distrito y el municipio. Si bien el aumento estaría cerrado, aún se están acordando los detalles para llegar a completar un convenio que satisfaga a las dos partes y mañana se realizará una nueva reunión para trabajar en esto. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Olavarría, Alberto Fernández, Ezequiel Galli, Federico Aguilera, José Eseverri

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!