Domingo 09.08.2020 | Whatsapp: (221) 5710138
4 de agosto de 2019 | Nacionales

A días de las PASO

“Cambiada”: CFK, cordial y autocrítica, se reconcilió públicamente con Massa

En el tramo final de la campaña, finalmente llegó el reencuentro entre Cristina Fernández de Kirchner y Sergio Massa, con la consabida foto y un reconocimiento mutuo. La cita fue en el distrito de Malvinas Argentinas y la excusa, una nueva presentación de su libro Sinceramente. 

HORACIO DELGUY

por:
Alberto Lettieri

Un rato antes del inicio del evento en el DirectTV Arena se produjo la dilatada reunión, de la que también participaron Axel Kicillof, Verónica Magario y Malena Galmarini. El tono fue cordial y el jefe del Frente Renovador anticipó un pronóstico: el Frente con Todos ganará las PASO por 6 puntos. 

Sorprendida por la precisión de la cifra, Cristina le preguntó a Massa si era un “pálpito” o tenía datos concretos. La respuesta de Massa fue que, habida cuenta de la diferencia que se espera en la provincia de Buenos Aires en favor de la fórmula Fernández - Fernández, sumada a las del resto de las provincias del NEA y el NOA y el emparejamiento de los votos en Santa Fe y Córdoba, la diferencia no debería ser inferior a ese porcentaje, aunque él suponía que “la diferencia va a ser mucho más amplia".

La figura de Sergio Massa y su involucramiento en la campaña, en la que acompañó en varios actos a Alberto Fernández, son juzgadas en el FDT como determinantes para atraer el voto de los empresarios pymes. No es casual que a partir del acto realizado en San Martín -con la organización del líder del FR y el intendente Gabriel Katopodis- comenzara a instalarse a José Ignacio de Mendiguren como probable ministro o secretario de Industria de un eventual gobierno de Alberto Fernández

Ya en medio de la presentación, Cristina dio una señal bastante clara de su acuerdo para que Massa desempeñe la presidencia de la Cámara de Diputados de la Nación, algo que hasta hoy había sido puesto en duda. "Creo, Sergio, que deberían pensar en algún mecanismo (para controlar el endeudamiento externo). No podemos estar librados a la mano de cualquiera que se le ocurra, en virtud de que ganó una elección, hacer cosas que comprometan a generaciones y generaciones de argentinos”, afirmó. "Nadie está en desacuerdo con el endeudamiento, si esos créditos son para infraestructura. Pero para hacer la bicicleta financiera, es algo criminal".

Cristina formuló críticas frontales a la gestión de Cambiemos, sobre todo en materia económica y social: "Este es un modelo de especulación donde ganan los bancos y todos los demás pierden. Son tan primarios. En algún momento podíamos discutir cuestiones que generan posiciones encontradas. Pero frente a los alimentos, la comida, tener trabajo… tenemos que volver a discutir cosas que ya estaban resueltas".

"Por eso, las metáforas de la mitad del río y el final del túnel –en obvia referencia a las expresiones preferidas de la administración Macri- intentan explicar lo que desde esa perspectiva es inexplicable y solo es entendible desde la perspectiva del pueblo. Capacidad y sensibilidad de la política. Son esenciales”.

En el cierre de su discurso, Cristina hizo una especie de imprevista autocrítica, al señalar que “si hay que pedir perdón porque alguien se siente ofendido, las pedimos, pero nunca le erramos en la defensa de los argentinos”. Y ni siquiera faltó un guiño a Daniel Scioli, cuando sostuvo que espera la victoria del Frente de Todos “con mucha fe y mucha esperanza”. 

“Los que nos habíamos distanciado –celebró en el cierre del evento-, nos volvimos a juntar porque es mucho más importante la Argentina que nuestras diferencias”. Y remató con una mención al Martín Fierro: “Quiero decirles que ya nos dimos cuenta que cuando nos peleamos entre nosotros nos devoran los de afuera".

Cristina pasó por Tortuguitas con tono distendido, dispuesta a no poner estorbo alguno para impedir el cierre de viejas heridas internas y confiada en la victoria electoral. Llamó la atención su ensayo de autocrítica, lo que llevó a que muchos volvieran a formularse la pregunta que viene repiqueteando desde la proclamación de Alberto Fernández como candidato presidencial. ¿Ha cambiado Cristina? ¿Los embates sufridos en el plano político, judicial y personal la han vuelto menos intransigente, más reflexiva, mucho más dispuesta a participar de una empresa política sin reclamar la jefatura absoluta? 

Quienes la rodean afirman que sí. Y, a la luz de sus últimas apariciones públicas, parecen estar en lo cierto. (www.REALPOLITIK.com.ar)  

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.