Lunes 21.10.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
6 de agosto de 2019 | Municipales

Entrevista REALPOLITIK.TEL

Julio Garro: “Siempre estoy con la mujer, pero lamento que la política meta la cola porque empaña”

El jefe comunal de la ciudad de La Plata, Julio Garro, dialogó con REALPOLITIK TELEVISIÓN (www.realpolitik.tel) y contó cómo es su vida desde que asumió la intendencia de la municipalidad, la relación con su familia, los momentos difíciles por los que tuvo que pasar y el rol de la mujer en la política y sociedad.

HORACIO DELGUY

por:
Rosario Castagnet

El jefe comunal de la ciudad de La Plata, Julio Garro, dialogó con REALPOLITIK TELEVISIÓN (www.realpolitik.tel) y contó cómo es su vida desde que asumió la intendencia de la municipalidad, la relación con su familia, los momentos difíciles por los que tuvo que pasar y el rol de la mujer en la política y sociedad. “Yo lo que quiero es caminar por la calle tranquilo, que mis hijas caminen con la frente alta, con cosas que hayamos hecho y otras que no se pudo, pero que no haya nada que ocultar, no tener que irse escondido.”, aseguró.

A continuación, lo más destacado de la entrevista.

RP.- ¿Cuál es el regalo más lindo que te dieron?

Los mejores regalos me los dio la vida, con mis hijas, cuatro nenas y una mujer que es incondicional y me banca a muerte. Después de los momentos complejos que tuvimos, la vida me regaló esa familia y para mí es lo más importante. 

RP.- ¿Lo apoya su familia en todo esto?

Muchas veces mis hijas me preguntan: "¿Vos tenés ganas de seguir siendo intendente?". Yo les dije: "Sí, me apasiona lo que hago, para mí es un sueño y lo hago con muchísimo amor y dedicación". Es lo que elegí para mi vida, lo bueno que tiene esto es que en todo caso, si la sociedad platense decide cuatro años más, son ocho y te tenés que ir. Esto es muy sano, que no se quede un intendente más de ocho años, por una cuestión de que lo que no se hizo en ocho años difícilmente se haga en doce. 

Creo que les cuesta comprender cómo uno se banca un montón de cosas que ellas ven en las redes, dicen: "Mirá papi esto que salió", se hacen un problema enorme y vos ves que es parte del folklore. Lo fueron entendiendo con el tiempo, no hizo falta sentarnos, explicar cada cosa que nos pasa, fueron entendiendo que la política tiene reglas, cosas muy buenas y muy ingratas. 

RP.- ¿El tema del robo a tu casa fue una de estas cosas?

Eso fue una de las grandes cosas donde, sin ninguna duda, en mi familia hubo un antes y un después. Sinceramente fue un momento de mucha tensión, yo estaba acá en la municipalidad, me llaman y me dicen: "Nos ataron a todas, están los chorros en casa". Salí corriendo y cuando llegué estaba la policía, pero fue una situación de mucha tensión, muchos nervios. No podíamos encontrar una razón, una causal. Yo era intendente hace tres meses, fue todo muy raro. 

RP.- ¿Se replanteó en ese momento renunciar?

No, nunca se me cruzó por la cabeza eso. Sí me imaginé que todo iba a ser más sencillo y me encontré con un panorama muy complejo, donde el municipio estaba sin herramientas, prácticamente "tomado" en cada uno de los rincones de cada área del municipio. Sabía que iba a haber que dar esa pelea, que iba a tomar unos meses, pero de a poquito empezamos a acomodar un montón de cosas y arrancó la rueda. 

Siempre es complejo, pero me acuerdo de esa foto de todos los ex funcionarios del gobierno anterior en la calle tirando piedras. Es lo mismo que, cuando yo deje de ser intendente, mi secretario de Seguridad salga a la calle a tirar piedras, es algo que no había visto en mi vida. Eso se fue superando hasta que nos acomodamos, empezamos a ponernos al día con la recolección en la ciudad. Si no nos olvidamos, hubo dos meses que no se juntaba ninguna bolsa, los pastos altos, se llevaban los juegos de las plazas, las máquinas fundidas. 

Por eso yo digo: ¿Hasta dónde llega muchas veces la política?. ¿Hay necesidad, cuando está el cambio de mandato, de desarmar todo lo que uno hizo para que el que viene reciba un quilombo? Si el quilombo no lo recibe el intendente, lo recibe la gente. 

Cuando uno asume este lugar que es tan importante, lo primero que piensa es cómo se quiere ir, cómo querés salir el día de mañana con tu paso por la gestión. Y yo lo que quiero es caminar por la calle tranquilo, que mis hijas caminen con la frente alta, con cosas que hayamos hecho y otras que no se pudo. Pero que no haya nada que ocultar, no tener que irse escondido.

RP.- ¿Cómo es para tus hijas salir siendo las hijas del intendente?

El otro día hablé con una de mis hijas y me dijo: "Mira papi, cuando salgo con mis amigas nadie me habla de vos, yo tengo mi grupo". Nadie es amiga de ella por ser la hija del intendente. En todo momento le sacaron importancia a quienes les tocaba ser, sinceramente por un lado es muy bueno pero por el otro es preocupante. Tienen que darse cuenta que de alguna manera son las hijas de una persona que tiene estado público, que le toca gobernar una ciudad. Ellas siguieron sus vidas, son muy independientes. Lo que sí siempre les digo es que si me quieren hacer algo alguna vez se lo van a hacer primero a ellas. 

Uno sale pendiente de que a donde van estén con sus amigas, van a los mismos bares y boliches que va toda la ciudad. Lo único que les digo es que se cuiden, que tomen conciencia que la noche tiene ciertas complejidades, que vayan y vengan con alguien en lo posible y muchas veces que se junten en casa y se queden ahí. Como padre me pasa lo mismo que a cualquier otro padre que tiene hijas. 

RP.- Con su esposa, al principio de su relación, pasaron por una tragedia, la pérdida de un hijo. ¿Cómo hicieron para sobrellevarlo? 

Alquilábamos un departamento en 15 y 46, mis suegros se iban de vacaciones quince días y nos ofrecieron ir a la casa de ellos. Era más cómoda, tenía una pileta, estaba la casa a disposición para nosotros. Fuimos allí y en ese lugar fue donde tuvimos este gran drama para nuestras vidas. Tuvimos un accidente con el nene en la pileta, tenía diez meses él, es el golpe más grande que puede tener cualquier ser humano. Esto causó un gran impacto con mi mujer, quedamos solos. Cuando volvimos al departamento había dos habitaciones, la que era de él y la nuestra. Entonces, con apoyo profesional fuimos saliendo. 

Siempre sentí la responsabilidad de ser quien se mantenga más erguido, por la cuestión de seguir formando una familia y de acompañar a la persona que amo, la madre de mi hijo. En ese sentido, todo fue más fácil, ella demostró ser una persona que salió adelante, quiso volver a formar una familia, después la vida me dio cuatro nenas. Son cosas terribles que en ese momento uno se plantea cómo querés seguir tu vida hacia adelante, si la querés continuar como si fueses un potus, o tocás fondo y salís para adelante con todo. Fue un poco lo que hicimos, seguimos con todo, para adelante. Me recibí de abogado, vino Mili, después Juanita, Julita e Isabel, que nació un año antes de las elecciones del 2015, ella nació el 25 de octubre de 2014 y el 25 de octubre de 2015 cuando fui electo intendente cumplió un año. 

Al principio no lo comprendía, por qué me había pasado eso a mí, pero con el paso del tiempo terminé preguntándome para qué nos habían pasado estas cosas. El dolor no se pierde nunca, pero uno aprende a vivir con lo que le pasó. Son cosas que hacen que uno valore muchos más las cosas importantes. 

RP.- ¿Cómo es la relación con su madre? ¿Y con su padre?

Muy buena. Les da una mano muy grande a mis hermanas con sus hijos. Hablo todo el tiempo con ella, nos vemos en las fechas importantes, la relación es muy buena al igual que con mi viejo. Nos habíamos distanciados con él por pavadas que tiene la vida, la política. Yo nunca le pondría un palo en la rueda a un hijo mío para que le vaya mal o le cueste más, siempre trataría de acompañarlo en su vida, que le vaya de la mejor forma, que triunfe, que no se confunda. Tiene que ser un orgullo si a una hija mía le va bien. Después con el tiempo lo comprendió, hablamos, nos vemos. En la vida no hay que manejarse con rencores, pero son cosas que te marcan. 

RP.- ¿Cuándo se recibió de abogado?

En diciembre del 2001. Me acuerdo que estaba dando el último final, entró el secretario de la universidad y dijo que se decretaba el estado de sitio. Apuré el examen y me recibí. Al otro año me había alquilado un localcito que era una verdulería, empecé a trabajar, esa fue la época del famoso corralito, me empezó a venir a ver gente y de golpe en un mes tenía en el estudio como 30 metros de cola. Estaba aprendiendo, tuve que arreglar muchas cosas. El trabajo que había que hacer ahí era más de psicólogo, de escuchar a la gente, que solucionar solamente ese problema que tenían con sus fondos. 

RP.- Gracias a Boca usted está sentado en ese sillón…

Cuando comencé con la peña lo hice por mi fanatismo por Boca. En el momento en el que Mauricio quiso incursionar en la política, lo primero que consultó era ver si los que estaban trabajando en las peñas tenían vocación de laburar en esto. Muchos dijeron que no pero yo dije que sí. 

RP.- ¿Qué cosas le exige a su equipo en la municipalidad?

Yo soy un tipo muy inquieto, busco permanentemente posibilidades, proyectos. A mi equipo le exijo lo mismo todos los días. Lo que entendí es que no todos los seres humanos somos iguales, hay personas que se conforman con menos sueños, hay otros que son más inquietos. Muchos amigos míos a veces me dicen: “¿Para qué vas a hacer esto, Julio? Dejate de joder", entonces me di cuenta que no todos somos iguales, no tenemos el mismo sentido común, otros tienen más la iniciativa, a algunos hay que plantearles las ideas para que las hagan y a otros le salen solos. Una vez que aprendés eso, sabés que a determinado funcionario tenés que contarle las ideas a ver qué le parecen. 

Yo tengo la convicción de que nos debemos a la gente. Cuando uno está en esto, desde este lugar uno puede hacer, por supuesto que hay limitaciones, pero siempre tenés proyectos que podés materializar. Uno trata de exigir las cosas que sabe que puede cumplir y que quizás hacen falta hace mucho tiempo. 

RP.- En cuanto al rol de la mujer y el hombre, hubo casos que repercutieron fuertemente como el de Mosca o el de Fernando Ponce...

Hay temas que son delicados, la mujer tiene derecho a hablar después de mucho tiempo. Yo creo que las mujeres hoy se animaron y se animan mucho más a cosas que antes no, siempre voy a estar a favor de la mujer. Lamentablemente, como suele pasar en muchos ámbitos de la vida, cuando la política mete la cola, empieza a confundir muchas cosas, surgen especulaciones, extorsiones como es el caso de lo de Mosca, pantallas que yo pude ver y las denuncié en la Justicia, después tener la grandeza que si hay cualquier tipo de dudas uno se ponga a disposición de la Justicia, se investigue y se lleven las pruebas ahí. 

Cuando uno tiene la conciencia tranquila que en su vida se manejó de manera sana, frontal, con sinceridad, con verdad, son situaciones que hoy en la sociedad pasan pero bienvenidas sean, porque las mujeres necesitaban un ámbito donde contar ciertas cosas. En la mayoría creo mucho en las declaraciones de las mujeres, ante la duda siempre va a tener la mujer toda la razón del mundo, pero lamento que la política meta la cola porque empaña todo lo que la mujer está consiguiendo. Siento que la mujer ha conquistado un lugar que no tenía hace muchos años, como la lista de candidatos, derechos, ser gobernadora, entonces que la política se meta ahí sea del color que fuese me parece que desdibuja un laburo excepcional que hizo la mujer y sobre todo la sociedad. Cuando pintás de un color político empiezan las dudas. Las mujeres no necesitan ningún color político, por sí solas tienen sus posibilidades, todo lo que tienen lo conquistaron por ellas. 

RP.- ¿María Eugenia Vidal lo ayudó a entender el rol de la mujer y lo que representa?

Mucho, es una de las personas que está pasando por la provincia de Buenos Aires que difícilmente se le borre de la mente a la gente. Es una persona que está en cada detalle de la provincia. Cada vez que llueve me pregunta: “¿Julio cómo están laburando las obras, cómo corre el agua?”, le paso informes de los niveles de los arroyos con las mediciones que llevamos adelante. Vos tenés una gobernadora que se preocupa por los problemas de tu ciudad, porque al intendente le salgan bien las cosas que encara, una gobernadora que está poniendo en valor todos los hospitales y guardias de las provincias, que nos dijo: "Arreglemos los colegios públicos con el fondo educativo", desatarle las manos a la Justicia que durante muchos años la política se las tuvo atadas, que pueda investigar y avanzar. 

Acá, en esta ciudad, surgió la causa de los sobres de la policía, donde hay sindicalistas presos, jueces corruptos, era imposible imaginarse gobernar con todo ese descalabro social. Hay una decisión política y por muchos años vamos a decir que la provincia de Buenos Aires tuvo una gobernadora que se obsesiona con los temas, es una obsesionada de que las cosas sucedan, esta desde el detalle más chico al más grande. 

RP.- ¿Qué es lo que va a extrañar cuando sea intendente y qué es lo que no? 

No lo sé. Lo que menos quiero extrañar es el poder, porque es algo que no es de uno, te lo prestan por un rato. Hay que entender que este sillón es por un rato y hay que aprender a entrar y salir. Lo que menos voy a extrañar es la custodia. (www.REALPOLITIK.com.ar)

ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Julio Garro

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.