Domingo 15.12.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
10 de agosto de 2019 | Séptimo Arte

Entrevista REALPOLITIK

“‘El fantasma escritor’ nació porque las productoras querían un programa infantil sobre literatura”

La creadora de la popular serie de los 90 habló con REALPOLITIK sobre el origen de las historias y lo difícil que era pensar los misterios manteniendo la complejidad en un relato que atrapara a los más chicos. Hoy, retirada del mundo televisivo, se dedica a representar nuevos autores en la industria de los libros para niños.

HORACIO DELGUY

por:
Federico Carestia

Pensar en la televisión educativa de principios de los 90 obliga inmediatamente a trasladarse a lo que a la Argentina llegaba por Discovery Kids. Si bien hubo producciones nacionales o diferentes programas que en otros canales tuvieron alguna injerencia en el plano formativo de las audiencias infantiles, la señal mencionada era por excelencia la que dedicaba su grilla casi exclusivamente a series como “Bob, el constructor”, “Art Attack” o tantos otros shows didácticos.

Entre ellos, aparecía “El fantasma escritor”. Originalmente producido por Children's Televisión Workshop y BBC, llegaba a la Argentina de la mano de la versión infantil de Discovery. Con el foco puesto en potenciar el amor por la literatura, la responsable de crear el show fue Liz Nealon, quien, sin ninguna experiencia en este rubro, fue contactada mientras trabajaba para MTV porque los productores creyeron que podía volcar cierta vibra juvenil en una ficción que no sólo entretuviera, sino que también educara.

Y así terminó siendo. Con dieciocho historias repartidas entre cuatro o cinco capítulos de 20 minutos, la serie se extendió a lo largo de tres temporadas y hoy es recordada vivamente por los niños de los 90. La responsable de esta ficción habló con este medio sobre el origen de la trama y las principales complicaciones que tenían en un show en el que Nike tuvo vital importancia, siendo el principal sponsor durante la temporada inicial.

RP.- ¿Cómo nació “El fantasma escritor”?

Estaba trabajando en MTV, las productoras de programas infantiles querían hacer algo para chicos sobre literatura. Me llamaron porque creían que iba a llevar esa vibra pop, aunque no tenía idea de la narrativa o de cómo hacerlo. Tuve que contratar guionistas. Empezamos a pensar de qué forma podríamos hacer que los chicos se sintieran atraídos por alguna ficción que tuviera palabras. Y se nos ocurrió algo sobre misterio. Los guionistas me enseñaron a escribir para televisión, lo pensamos como algo multicultural, lo ambientamos en Brooklyn y los mostramos mucho en la calle.

Cuando me trajeron el primer borrador de un guión, me aseguraba de que estuviera presente el fantasma, no solo por la historia. Si no para ver cuánto tardaba en aparecer.

RP.- ¿Por qué se lo plantearon como algo multiétnico, cuando no era tan común en la televisión?

Queríamos llegar a todos los chicos. Si los protagonistas iban a modelar la forma en la que se leía, teníamos que hacer que la audiencia se identificara; está bueno que un personaje se parezca a vos.

RP.- Nike fue uno de los principales auspiciantes. ¿Se metían en la parte creativa de la serie?

No participaban del proceso de escritura. Nos dieron una gran beca sin la cual no hubiéramos podido hacer la serie. Pero para el final de la primera temporada nos dijeron que no nos iban a financiar más así que les expliqué que estábamos por empezar la segunda temporada, que nos dieran tiempo para buscar otra empresa, y logramos que SEGA invirtiera. Lo único que Nike nos pidió en su momento fue que apareciera algún referente de la empresa en la serie y por eso estuvo Spike Lee, porque en ese momento él estaba haciendo sus comerciales.

RP.- Dividir las historias en cuatro o cinco capítulos, no era algo común en la televisión infantil...

Para hacer algo con literatura en televisión, tenían que ser historias complejas. Necesitábamos tiempo para desarrollar los personajes y que te sintieras identificado con ellos, para eso los tenías que conocer. Queríamos que los misterios fueran complejos para que los chicos se sintieran atraídos a resolverlos, por eso tenían que ser largos. Quizás también tenía que ver mi falta de experiencia. Cada dos semanas terminábamos rodando pequeñas películas de dos horas, era muy agotador.

RP.- ¿Intentaron hacer alguna historia sobre el origen del fantasma?

La hubo, pero nos quedamos sin plata antes de poder hacerla. Era un esclavo en el siglo XIX de los Estados Unidos, que había aprendido a leer y escribir, algo que estaba prohibido. Le estaba enseñando al resto de los chicos esclavos y una noche cayeron los amos con sus perros y los atraparon, lo mataron, y su espíritu quedó atrapado en el libro que estaba leyendo. Por eso, en el primer capítulo en el que Jamal abre el libro y sale el fantasma, lo primero que dice es: “¡Ayuda! ¿están bien los chicos?”.

RP.- El primer actor que habló en la historia de la serie fue Samuel L. Jackson. ¿Cómo llegó a la serie?

Lo contraté como el padre de Jamal porque parecía un padre canchero y moderno; en esa época hacía de narcotraficante en las películas de Spike Lee. Después de la primera temporada me llamó su manager para decirme que le estaban empezando a ofrecer grandes papeles, que sabía que había un contrato pero que necesitaban que le diera libertad y por supuesto se la di. No le pagaba nada casi, así que tuvimos que dejar que se fuera.

RP.- ¿Lo hablaron?

No, igual a él no le importaba el dinero porque amaba la serie, tenía una hija de la edad de los protagonistas. Le encantaba poder hacer de un personaje que su hija pudiera ver, hasta la llevaba al set.

RP.- ¿Vas a formar parte del revival de la serie que están preparando?

Escuché que viene, pero no tengo nada que ver, me gustaría que me llamaran porque soy la que mejor conoce al personaje. Pero hasta ahora no pasó. No trabajo más en la televisión, aunque sí trabajo en publicación digital para niños, con libros digitales. Ahora soy publicista de escritores para chicos.

RP.- Hoy en día todo es una pantalla, ¿qué te genera esto?

Amo la tecnología, pero creo que depende de los padres que se limite el tiempo en pantalla y que sepan que están viendo sus hijos. Los chicos aprenden de la interacción, así aprenden a socializar, el lenguaje, de ver gente interactuando. Me la paso viendo padres que llevan carritos con sus hijos mientras hablan por teléfono y me dan ganas de frenarlos y decirles que charlen con ellos. No creo que la pantalla sea mala, pero tenés que saber qué miran y que sea por tiempo limitado. Hay tantas cosas compitiendo por la atención de los chicos

RP.- ¿Pensás en volver a la televisión?

No, me encanta lo que estoy haciendo ahora. “El fantasma escritor” era tan poco ortodoxo que dudo que se pueda hacer en algún gran canal de hoy. Los chicos siempre están abiertos a cosas nuevas pero los adultos solo quieren una nueva versión del mismo show. (www.REALPOLITIK.com.ar)

ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Liz Nealon, El fantasma escritor

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.