Domingo 20.10.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
14 de agosto de 2019 | Nacionales

Argentina, otra vez en crisis

De cara a octubre, Macri analiza pedir otro préstamo para frenar el industricidio

El Financial Times, sin medias tintas, afirmó que el juego concluyó para el gobierno de Mauricio Macri. El prestigioso periódico británico aseguró que la comunidad financiera internacional coincidió en que la drástica victoria en las PASO significó un golpe letal para su gestión. 

HORACIO DELGUY

por:
Alberto Lettieri

Pero, como siempre se puede seguir descendiendo, en otro artículo completó el análisis, asegurando que el desempeño del presidente argentino con los resultados sobre la mesa, potenció aún más la crisis y la desconfianza de los mercados.  

“El presidente de Argentina, Mauricio Macri, ha aprovechado los temores de los inversores sobre el regreso de los populistas para tratar de recuperar el apoyo antes de las elecciones en octubre, después de que el mercado de valores local sufriera uno de los mayores colapsos de un día de cualquier bolsa en la historia moderna”. 

El diario consigna que, si bien el “presidente Macri de Argentina promete ganar la reelección en medio de la agitación del mercado”, sus afirmaciones fueron tomadas con escepticismo y preocupación por los mercados. No sin razón, ya que al “lunes negro” le sucedió un martes no menos oscuro, en el que el dólar terminó cerca de los 60 pesos, y el riesgo país superó los 1800 puntos básicos. La tasa de Leliqs ascendió a 74,854 por ciento anual, y el Banco Central vendió 150 millones de dólares, más otros 60 millones verdes que salieron de las arcas del tesoro. Los precios sufrieron una remarcación general por encima del 15 por ciento, y algunos productos dejaron de ser distribuidos, como por ejemplo la harina o la línea de gaseosas más cotizada, ante la falta de parámetros precisos para fijar los precios. Las terminales automotrices emitieron nuevas listas de precios con ajustes elevadísimos, y las internas dentro del gobierno llegaron a resolverse, en algún caso, a golpes de puño, en el seno mismo de la Casa de Gobierno. 

La diputada Fernanda Vallejos publicó dos informaciones muy preocupantes en su cuenta de Twitter: “En lo que va de agosto, el BCRA perdió 2.849 millones de dólares de Reservas. En las últimas dos jornadas la pérdida fue de 1.268 millones”, señaló. A lo que agregó que “el descalabro financiero tendrá graves consecuencias en la economía real. No obstante, la industria ya venía severamente dañada. El uso de la capacidad instalada volvió a caer en junio y es 11,7 puntos menor a la del mismo periodo de 2015. La caída es generalizada. Una industria parada mucho tiempo implica pérdidas de capacidades cada vez más difíciles de recomponer. Por eso, es tan importante frenar este #industricidio. Sobresale la baja actividad de la industria automotriz. Hoy mismo Honda anunció que dejará de producir autos en la Argentina”.

Las certezas reclamadas por los inversores no llegaron. Sólo durante la tarde se anunció que el gabinete se encontraba preparando una batería de medidas. "Hay que tomar medidas urgentes para llevar calma a la gente y atender el reclamo de una mejora económica que nos pidieron en las urnas. Pero seguiremos en campaña para ganar las elecciones”, afirmó un funcionario de primera línea. Paradójicamente, mientras la sociedad y la comunidad económica internacional le pide al gobierno que se dedique a gobernar para tratar de sobrellevar la crisis que la propia administración Macri propició con su inacción y el bochornoso contenido de su conferencia de prensa del día lunes, que cosechó unánime repudio a lo largo del planeta, la cúpula de Cambiemos insiste en poner la mira en la reversión de un resultado electoral categórico en su contra. 

Entre las medidas económicas que considera el equipo de gobierno se cuentan la elevación del mínimo para el cálculo del impuesto a las Ganancias, una moratoria o congelamiento de las deudas de las pymes, la posibilidad de acordar precios de referencia para los productos de la canasta básica con las grandes cadenas de supermercados y establecer un aumento del salario mínimo del 25 por ciento. Al enterarse por los medios, Luis Etchevehere corrió a la disparada a impedir que la iniciativa tomara cuerpo. La discusión que se entabló duró varias horas, con alto nivel de confrontación, y no consiguió alcanzarse un resultado definitivo.

El gobierno considera también solicitar un nuevo préstamo al FMI o al gobierno de los Estados Unidos, aunque no está seguro de que se lo concedan. Sobre todo cuando queda claro que lanzar dólares al mercado significa “tirar dólares por la canaleta”, ya que terminarían destinados a la fuga de capitales, sin efecto concreto alguno para la contención de la espiral inflacionaria. 

Otro problema adicional que tiene el gobierno es que las medidas en consideración contradicen los acuerdos firmados con el FMI, por lo que habría que solicitar un nuevo perdón por incumplimiento. Esto se suma, además, a que las expectativas de inflación para este año subieron drásticamente, esperándose un indicador de al menos 55 o 60 puntos.  

Mientras la sociedad aguardaba, desesperada, alguna señal concreta sobre la estrategia del gobierno para afrontar la gravísima crisis, el presidente Macri destinó casi dos horas del mediodía para almorzar con Daniel Angelici, con quien conversó animadamente sobre el futuro de su querido Boca Juniors. Al respecto, la Telam informó que “el presidente adelantó que vería el partido especialmente para seguir a De Rossi”, la nueva adquisición del equipo de la ribera. Y Macri hasta tuvo tiempo de tuitear: “Estamos todos curiosos por ver lo que hace”. Toda una definición sobre las prioridades del presidente. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.