Miércoles 16.10.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
14 de septiembre de 2019 | Nacionales

Señales de alarma 

La economía no mejora y ya se habla de una hiperinflación 

Con el paso de los días, las señales de alarma que se encienden sobre la economía argentina se van volviendo más intensas. Entre el jueves y viernes de esta semana el Banco Central experimentó una caída de reservas de 148 millones de dólares, acumulando 4.013 en los diez días hábiles del mes de septiembre.

HORACIO DELGUY

por:
Alberto Lettieri

El panorama se presenta aún más sombrío si se considera que, desde el registro de los ingresos extraordinarios provistos por el acuerdo con el FMI y la ampliación del Swap con China, el Central perdió 51.852 millones de dólares.

La situación se agrava aún más habida cuenta de que ya tiene tránsito legal la denuncia que pesa sobre el presidente Mauricio Macri y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, referida a la decisión de no intervenir para frenar la corrida cambiaria del 12 de agosto –día siguiente de las PASO-, en la que la cotización del dólar oficial arrancó excediendo largamente la zona de no intervención acordada con el FMI. De este modo, se sostiene la denuncia de que las autoridades habrían propiciado la devaluación monetaria de alrededor de un 25 por ciento, como represalia a la desaprobación a la administración Macri que expresó a través de las urnas el 70 por ciento de los argentinos. 

Pero, como si esto fuera poco, en el día de ayer la Oficina de Presupuesto del Congreso comunicó que el reperfilamiento de la deuda pública por 9.300 millones de dólares dispuesto por el ministro Hernán Lacunza a través de un default selectivo costará al erario público casi 1.500 millones de dólares adicionales el año próximo. 

La cifra es la sumatoria de los intereses adicionales que deberá devengar el tesoro público por la decisión de Lacunza de pagar a los tenedores institucionales solo un 15 por ciento de los vencimientos de las letras del tesoro (Lelink, Lecap, Lecer, Letes) en tiempo y forma, otro 25 por ciento a los tres meses y el resto a un plazo de seis meses.

De este modo, antes de la toma de la decisión de defaultear esa deuda, el 77 por ciento de los pagos debía realizarse en 2019. Ahora, en cambio, el 72 por ciento se cancelará en el 2020, por lo que será responsabilidad de Alberto Fernández la resolución de esa carga agobiante. En números concretos, los vencimientos por 15.283 millones de dólares se reducirán este año a 5.977 millones, lo que implica la transferencia de este abultado pasivo al próximo gobierno. 

Según el documento emitido por la Oficina de Presupuesto, "El reperfilamiento de las letras del tesoro permitió una reducción estimada de 5.586 millones de dólares de vencimientos de Letes y Lelink en 2019 (8.751 millones vs. 3.165 millones en moneda extranjera) y de 223.222 millones de pesos en los vencimientos de Lecap y Lecer (391.923 millones vs. 168.700 millones de pesos)". La cotización del dólar sobre la que se realizó dicho cálculo fue de 60 pesos.

De este modo, la deuda de corto término para el 2020 pasó de 4.665 millones de dólares a 15.443 millones de dólares, ya que incluyen la sumatoria de un adicional de 1.472 millones de dólares en concepto de intereses. 

El informe de la Oficina de Presupuesto agrega, además, que estas sumas sólo corresponden a los títulos públicos en manos de privados, ya que da por descontado que la deuda al interior del sector público será refinanciada en un 100 por ciento. 

Con los números en la mano, y en vistas del comportamiento recesivo de la economía y el incremento de la cotización del dólar, son varios los economistas más destacados que prevén una hiperinflación en puertas, antes o después de las elecciones generales del 27 de octubre. Este escenario no sería sino el desenlace de una situación de estanflación –estancamiento con inflación- que viene experimentando la economía argentina, y que sólo podría profundizarse en las próximas semanas, con un gobierno en situación de retirada desordenada y cuando aún faltan más de noventa días para la asunción del próximo. 

Los más optimistas, por el contrario, no descartan la hiper, pero consideran que recién la bomba estallará en el marco del próximo gobierno, ya que contará con herramientas muy limitadas para afrontar la “pesadísima herencia” que dejará el macrismo. Tal como caracterizó un economista de consulta permanente por parte del futuro presidente, “esta situación en mucho peor que ‘tierra arrasada’. Nos dejarán un campo minado en lo económico y lo social. Sólo puede esperarse que la sociedad tenga en cuenta las condiciones en que Cambiemos transferirá el mando, aunque, a esta altura de las cosas, pedirle a la sociedad que tenga paciencia no parece una tarea sencilla”. (www.REALPOLITIK.com.ar)  

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.