Jueves 13.08.2020 | Whatsapp: (221) 5710138
29 de septiembre de 2019 | Historia

Apostilla del peronismo

Nilda Quartucci, la aventurera que pretendió ser hija de Eva Perón

Entre las historias sórdidas, y hasta fantásticas, que rodean a la figura de Eva Perón, se cuenta la de Nilda Argentina Quartucci. Su padre fue el actor Pedro Quartucci. Su madre, según acredita la documentación oficial, fue Felisa Bonorino, la esposa del actor. ¿La fecha de nacimiento? 26 de octubre de 1940. 

HORACIO DELGUY

por:
Alberto Lettieri

Sin embargo, Nilda Quartucci manifestó reiteradamente su descontento con esta versión. Su madre legal, a pedido suyo, escribió una carta fechada el 20 de julio de 1993, en la que afirma: "Sobre lo conversado en otras ocasiones, he tomado la decisión de hacerte este reconocimiento. Como mi escritura es poco clara, he pedido que se pase a máquina mi mensaje. Efectivamente, como también lo saben otras personas, vos no sos hija biológica mía, sino de María Eva Duarte. Cuando papá te trajo a nuestra casa de Sadi Carnot de recién nacida, me dijo que te trajo del hospital Ramos Mejía y que debíamos anotarte como nuestra hija, y así lo acepté. Tiempo después me confesó que eras hija de él y de María Eva Duarte. Luego me enteré que otras personas también lo sabían. Que sirvan estas líneas para lo que tú dispongas, pero quiero recordarte que te he considerado como mi hija verdadera y que el cariño que he sentido por vos está igual hoy, como siempre".

Nilda Quartucci inició un proceso legal de filiación, exigiendo la realización de un ADN del cadáver de Evita. Pero la Justicia argentina desestimó la solicitud, en vista de la debilidad de la argumentación presentada. La familia Duarte, por su parte, se negó a rajatabla a permitir la extracción de las muestras solicitadas por los letrados de Quartucci

Según Nilda Quartucci, su padre habría mantenido un romance con Eva Duarte a principios de 1940, durante la filmación de la película “Una novia en apuros”. Fruto de esa relación, el 26 de octubre habría nacido una niña, y el actor se habría quedado con ella, comunicándole a Evita que la bebe habría muerto al nacer. El actor habría trasladado a la recién nacida a su vivienda, ubicada en la calle Sadi Carnot 470, donde vivía con su esposa, Felisa Bonorino, y la habría inscripto a nombre de ambos.

La relación entre Felisa y Nidia nunca fue cordial. A punto tal que, a los quince años, se casó y abandonó su casa para librarse de la esposa de su padre. Según la demandante, Felisa la increpaba en tono descalificador: "¿Quién sos vos, más que la mucama?", "Vos sos una recogida de un tacho de basura", además de propinarle maltrato y todo tipo de palabras soeces. 

Sin embargo, a medida que la investigación avanzaba, las débiles pruebas presentadas por Nidia Quartucci se fueron desgajando una a una. Por ejemplo, nunca fue posible conseguir un testimonio favorable del listado de "actores y actrices que pueden testificar acerca de la conocida relación sentimental entre el actor Pedro Quartucci y la actriz Eva Duarte".

Muy por el contrario, las respuestas obtenidas fueron directamente en contra de sus argumentos. “Es un macanazo, querido”, afirmó Osvaldo Miranda ante una requisitoria periodística. Miranda era amigo íntimo de Quartucci. “Pedro y Eva se conocían de vista, nomás. Yo era muy amigo de Pedro y Felisa. Sé que Felisa no podía tener hijos y adoptaron una chica, que les salió una bala perdida”.

“Si hubiera habido romance yo me habría enterado, y no sé nada”, sostuvo la actriz Irma Córdoba, también amiga de Quartucci. “Eva trabajó muy poco en teatro. Empezó en la compañía de Eva Franco, me acuerdo bien porque yo era parte de esa compañía”.

Rosa Rosen, otra actriz que figura en la lista, sostuvo que: “Romance no hubo. Si hubo algo, debió ser una aventurita de un día o dos”.

La documentación presentada era tan débil que podía ser desmentida simplemente con la consulta de las revistas de espectáculos de la época. Evita tuvo una actividad constante, casi frenética, durante todo el año 1940. Y en la enorme cantidad de fotos que le tomaron ese año aparecía tan delgada que hacía temer a muchos por su estado de salud. Más aún, el día de la fecha de nacimiento de Nilda, Eva Duarte estaba trabajando.  

El abogado Carlos Vidal Taquini, letrado de las hermanas de Eva Duarte, descartó de manera taxativa la especie. “Eva no estuvo embarazada en 1940. A las flacas la panza se les nota, y Eva no paró de exhibirse en revistas de espectáculos mientras duró el supuesto embarazo”. Más aún, las revistas del espectáculo de la época dieron gran publicidad al nacimiento de la hija de Pedro Quartucci, quien por entonces estaba en el apogeo de su carrera. “¿Entonces cómo puede ser que la hayan convencido a Eva que su hija nació muerta, si las revistas cuentan que Pedro Quartucci tuvo una hija que nació viva? De ser cierta la historia, la oposición se hubiera enterado y a Eva la hubieran destrozado”. “A Eva Duarte, con la actividad pública que tenía, le hubiera sido imposible ocultar un embarazo en el año 1940”, concluyó. 

Hechos a la vista, el supuesto embarazo de Eva Perón queda convertido en una leyenda urbana. Nilda Quartucci no habría sido sino una aventurera deseosa de conseguir fama y fortuna con su fantástica historia. A punto tal que la oposición, siempre dispuesta a las descalificaciones y agresiones ante todo aquello que tenga algún tufillo a peronismo, ni siquiera convirtió esta falacia en motivo de escarnio. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

ETIQUETAS DE ESTA NOTA

María Eva Duarte, Nilda Quartucci

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
30 Sep | 10:22
Gandolf | [email protected]
siempre se dijo eso, y gente seria, no la de este pasquin
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.