Domingo 24.01.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
3 de octubre de 2019 | CABA

Video

Imperdible: Filmación de cámara de seguridad detona interna dentro de La Cámpora

Desde su surgimiento, la agrupación ultra K ha demostrado ser fuente de vasto material periodístico de la más baja estofa: desde los abusos sexuales del senador Jorge Romero hasta la icardiada de Máximo Kirchner, la saga suma ahora una historia increíble.

El 7 de agosto se desarrollaron las elecciones en la Asociación Trabajadores del Estado (ATE). Luego del cierre del acto electoral, un nutrido grupo de militantes y dirigentes se reunió para celebrar la victoria en la sede del gremio. El festejo se extendió hasta que el sol asomó al día siguiente.

Pero mientras la mayoría de los presentes festejaba el fruto de su esfuerzo, esa noche, una cuestión netamente personal, generaría una grieta difícil de superar dentro de La Cámpora.

Uno de los protagonistas del hecho es Luciano Fernández, uno de los referentes de La Cámpora en el sindicato ATE Capital. Allí, desempeña tareas como secretario Gremial y mantiene fuertes internas con la conducción de la seccional porque, como si eso no fuera poco, se proclama “hombre” de Andrés “Cuervo” Larroque y “pichón” gremial de Edgardo López y Víctor De Gennaro.

Pero el CV de Fernández no termina allí. El camporista está casado con la legisladora porteña Paula Penacca, casualmente ex novia de Larroque, y actualmente candidata a diputada nacional del Frente de Todos por la ciudad de Buenos Aires. 

La otra protagonista de la historia es la joven dirigente Malena Rubinstein, quien se desempeña como delegada de ATE en el INAES, el organismo encargado de regular el trabajo cooperativo en Argentina. Rubinstein es, además, una militante de género, “del pañuelo verde” y la sororidad. Actualmente está en pareja con Sebastián Di Giorgio, un periodista y comunicador que conduce un programa en FM La Patriada.

El video que acompaña este artículo muestra las cámaras de seguridad del gremio, aquel 8 de agosto. La secuencia habla por sí sola: cerca de las 4.00 de la mañana, dos personas en aparente estado de ebriedad descienden al subsuelo sosteniendo botellas de alcohol. 

Se trataría, claro está, de Fernández y Rubinstein. 

Tras aparecer en cámara, el primero comienza a buscar un lugar dónde “esconderse” junto a su acompañante. Entran a un depósito y, luego de revisar que no haya nadie vigilando la escena, proceden a encerrarse. Juntos.

El video retoma unos veinte minutos posteriores. Ambos salen del pequeño cuarto y, luego de acompañar a Rubinstein hasta el ascensor, Fernández decide tomar otro camino y volver a la fiesta usando las escaleras como si nada hubiera pasado.

La Cámpora ha demostrado ser eje de denuncias de todo tipo. Comportamientos de esta clase, entre compañeros, no hacen más que arrojar más leña al fuego. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS