Miércoles 16.10.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
9 de octubre de 2019 | Nacionales

Frente de Todos

En qué consiste la novedosa propuesta que incrementaría la recaudación sin generar impactos negativos

La situación financiera que heredará Alberto Fernandez será escalofriante. Todos los rubros se encuentran comprometidos, con altos vencimientos en puerta y una gravísima catástrofe social que impedirá una nueva suba generalizada de impuestos y contribuciones. 

HORACIO DELGUY

por:
Alberto Lettieri

¿Cómo conseguir recursos para hacer frente a las múltiples demandas, la mayoría de ellas justas e inmediatas?

El equipo de investigaciones Proyecto Económico, liderado por la diputada nacional Fernanda Vallejos, publicó un informe que contiene una propuesta concreta para incrementar la recaudación unos 2.800 millones de dólares, sin producir impacto alguno en el consumo, la cotización del dólar ni agravar aún más la situación social. 

En síntesis, la propuesta consiste en triplicar la alícuota para los patrimonios declarados fuera del país y, además, elevar el gravamen al nivel de 2015 para los bienes dentro del país: 0,75 por ciento para los patrimonios entre 2 y 3 millones, 1 por ciento para bienes entre 3 y 18 millones, y 1,25 por ciento para quienes poseen patrimonios superiores. 

"La propuesta de reforma sobre el impuesto a los Bienes Personales establece la mejora de las alícuotas y la penalización de la tenencia de riqueza en el exterior -indica el documento-, lo cual permitiría aumentar sustancialmente la recaudación, contribuir al repago de la deuda y fomentar la desdolarización y una mayor igualdad distributiva".

El informe analiza tres posibles escenarios para el impuesto a los Bienes Personales, tomando los casos de tributación de 2017, los últimos datos informados por la AFIP y su actualización a la cotización actual del dólar. 

El primer escenario consiste en las alícuotas vigentes, lo que permitiría al fisco recaudar unos 1.255 millones de dólares en 2020. 

El segundo considera retrotraer las tasas impositivas a las de 2015 y aplicarlas a los mínimos no imponibles actuales, lo que permitiría aumentar la recaudación un 75 por ciento y para alcanzar los 2.196 millones de dólares.

El tercero, finalmente, propone un desdoblamiento, aplicando las alícuotas de 2015 para los bienes locales y triplicando impuestos para bienes en el exterior. Esta opción permitiría incrementar la recaudación un 224,8 por ciento, llevándola a 4.076 dólares. De este modo, podría llegar a recaudarse un 1 por ciento adicional del PBI. 

"Si observamos la evolución del peso de Bienes Personales respecto del PBI –apunta el informe-, podemos ver que la Argentina, con 0,83 por ciento del PBI recaudado por impuestos a la riqueza, se encuentra por encima del promedio simple de América Latina (0,58), pero por debajo del promedio de los países desarrollados de la OCDE (1,89). Sin embargo, la serie en los últimos treinta años es creciente tanto para América Latina como para la OCDE, a diferencia de la Argentina".

La propuesta de Fernanda Vallejos permitiría incrementar la participación del impuesto a la riqueza del 0,83 del PBI actual hasta el 2,7 por ciento. Esta alternativa posibilitaría una disminución de la incidencia de los impuestos regresivos –aplicados al consumo-, que incrementaron su incidencia en el PIB en 5,3 puntos porcentuales durante la gestión de Mauricio Macri, y un aumento de los progresivos, aplicados a las mayores riquezas. Una solución en clave democrática, sin duda. 

La alternativa propuesta por Vallejos colocaría a la Argentina en el primer lugar en presión impositiva del impuesto a la riqueza, sobrepasando a Uruguay, que recauda así el 2,09 por ciento del PBI; Colombia, el 0,92; Chile, el 0,71; y Perú, el 0,37. Pero la medida sería razonablemente moderada en el plano internacional, ya que quedaría debajo de la presión tributaria vigente en  Grecia, Corea, Australia, Estados Unidos e Italia.

Según ilustra el informe, “en los países de la OCDE, el peso de dichos impuestos es muy superior. En algunos países, como Francia, Inglaterra y Canadá, el tributo a la riqueza ronda el 4 por ciento del PBI, una cifra que más que cuadruplica el equivalente argentino”.

El documento desautoriza además la tesis impuesta por los economistas el establishment, que sostienen que “la suba de este tipo de impuestos progresivos fomentará la desinversión de la economía privada”, restando incentivos al ahorro, la inversión, y el crecimiento. Sin embargo, la experiencia del macrismo demuestra exactamente lo inverso. 

“Nuestra visión es la contraria –concluye el informe-: atender la situación fiscal con impuestos regresivos quita capacidad de consumo a los sectores de menores ingresos y mayor propensión a consumir, lo cual reduce la demanda, la producción, y los incentivos a invertir de las empresas. Que el peso recaiga con mayor fuerza sobre los impuestos progresivos, permite pensar que se puede financiar la política fiscal expansiva que genera demanda, crecimiento, e inversión”.

Una propuesta a tener en cuenta para afrontar los graves desafíos que esperan al próximo gobierno. Y, también, para generar un reparto de tasas acorde al aplicado por las economías más exitosas de nuestro planeta. 

El juego, por ahora, está abierto. Pero el informe del equipo Proyecto Económico constituye un disparador para una cuestión urgente, que debe ser discutida dentro del nuevo modelo que será necesario desplegar en nuestro país para revertir la declinación. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
09 Oct | 10:25
Miguel Esculapio Lagrieta | Mail
ciudadanía y gobiernos que no piensan en el valor de su MONEDA de curso legal NO TIENEN DESTINO
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.