Jueves 12.12.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
12 de noviembre de 2019 | Nacionales

América convulsionada

Macri teme que el golpe de estado en Bolivia interfiera en su futuro político

Por si hiciera falta una confirmación mayor de que en Bolivia se concretó un golpe de estado, Donald Trump saludó el derrocamiento de Evo Morales y aseguró que su renuncia abre "un momento significativo para la democracia en el hemisferio occidental".

HORACIO DELGUY

por:
Alberto Lettieri

Trump felicitó al ejército "por acatar su juramento de proteger no solo a una persona, sino a la constitución", aseguró que Evo Morales estaba en el poder “después de casi catorce años” y que pretendía “anular la constitución boliviana y la voluntad del pueblo”. Además, afirmó su convencimiento de que el hemisferio occidental está “un paso más cerca de un hemisferio occidental completamente democrático, próspero y libre”.

También Trump también lanzó una clara advertencia a “los regímenes ilegítimos en Venezuela y Nicaragua” y subrayó que la democracia y la voluntad del pueblo siempre prevalecerán.  “La partida de Morales preserva la democracia y allana el camino para que el pueblo boliviano escuche sus voces”.

No es esa, ciertamente, la opinión imperante a nivel internacional. Pero la intervención de Trump pone en situación incómoda al canciller Jorge Faurie, quien aseguró reiteradamente que no se trata de un golpe de estado lo sucedido en Bolivia, ya que los militares no se hicieron cargo del poder.

Pero tanto las exigencias de renuncia al mandatario por parte de las fuerzas armadas y de la policía lo desmienten. Más aún cuando el ejército anunció finalmente que intervendría en el control de la situación interna, y se proclamó el estado de sitio antes de que se reuniera la asamblea legislativa. Como el estado de sitio sólo puede ser proclamado por autoridad ejecutiva, y Bolivia se encuentra en situación de anarquía institucional, quienes anunciaron su sanción han sido los uniformados, asumiendo así el ejecutivo de hecho.

Adicionalmente debe destacarse que la constitución boliviana no prevé el estado de sitio, por lo que su sanción desmiente las felicitaciones de Trump al ejército por “acatar su juramento a la constitución”, cuando de hecho actúan en contradicción con su letra y con su espíritu.

De este modo, los malabares a los que recurrió Faurie para denegar la existencia de un golpe no sólo quedaron desmentidos, sino que, ya desde el momento mismo de la renuncia de Evo Morales, se produjo una profunda fractura interna en Juntos por el Cambio, ya que la mayoría de los radicales condenaron el desenlace de la situación boliviana, y coincidieron en que se trataba de un típico golpe de estado.

Para tratar de mantener el equilibrio interno, Alfredo Cornejo, presidente del comité nacional de la UCR, afirmó: “Da igual si es un golpe de estado o no”. “No me niego ni a decir que es un golpe de estado ni a decir que es un golpe de estado típico como plantea Cristina Kirchner”.

Las declaraciones de Cornejo, que tenían como finalidad aquietar las aguas, provocaron el efecto inverso, y les puso a todos en su contra.

Pero la prueba decisiva para Juntos por el Cambio será el próximo miércoles, en el caso de que se concrete finalmente la sesión especial de las Cámaras de Diputados y de Senadores de la Nación que solicitó el Frente de Todos. El gran temor de la conducción de Juntos por el Cambio es que se termine aprobando una condena al golpe de estado por abrumadora mayoría, incluyendo a la mayor parte de los radicales que participan de la coalición derrotada en las elecciones generales, ya que un resultado de tales características no sólo implicaría un grave revés para el gobierno actual, sino también un daño gravísimo para las pretensiones de Mauricio Macri de convertirse en jefe de la oposición al gobierno de Alberto Fernández. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.