Sábado 14.12.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
15 de noviembre de 2019 | Internacionales

Libanización en América del Sur

¿Se exiliará Evo Morales en la Argentina?

La situación en Bolivia se agrava día a día. Así como desde el gobierno de Macri se planteó una negativa cerrada al definir la destitución de Evo Morales como un golpe de estado, aunque la realidad lo desmienta de plano, la evolución de los sucesos permiten caracterizarla de un modo aún más tenebroso: en Bolivia se ha instalado la guerra civil.

HORACIO DELGUY

por:
Alberto Lettieri

La situación en Bolivia se agrava día a día. Así como desde el gobierno de Macri se planteó una negativa cerrada al definir la destitución de Evo Morales como un golpe de estado, aunque la realidad lo desmienta de plano, la evolución de los sucesos permiten caracterizarla de un modo aún más tenebroso. Guste o no, en Bolivia se ha instalado la guerra civil. 

La política en la hermana nación ha desaparecido. No hay posibilidad de entendimiento pacífico entre dos grandes colectivos que difícilmente podrían alcanzar un entendimiento. De un lado la aristocracia boliviana, la Bolivia blanca y excluyente, que no admite compartir el poder con las mayorías indígenas, y pretende recuperar sus tradicionales privilegios y propiedades aunque para ello deba concretar un baño de sangre, una verdadera catástrofe demográfica. 

La violentísima represión implementada en los últimos días demuestra que no hay límites ni condicionamientos para llevar adelante ese proyecto. Se llevaron puestas las instituciones, impusieron a una presidenta sin quorum en la Asamblea Legislativa, encarcelaron a Tribunal Electoral entero, propinaron una golpiza a los legisladores del MAS, incluida la senadora que tiene preeminencia en la sucesión presidencial según lo dispone la ley de Acefalía. Y, este jueves, el régimen dictatorial terminó poniendo en riesgo la vida de periodistas argentinos y extranjeros, a punto tal que nuestro embajador debió aceptar que no podía garantizarles la integridad física. 

Pero toda acción tiene su reacción, y así han comenzado a rebelarse las sociedades indígenas, que comenzaron con sus movilizaciones y desplazamientos. Dinamita versus armas provistas por los grandes traficantes. La libanización de Bolivia parece estar asegurada. 

Después de muchos intentos reprimidos por el ejército y la policía, los legisladores que se oponen al golpe consiguieron reunirse en la madrugada del jueves, y reafirmaron su determinación de reconocer a Evo Morales como presidente legítimo boliviano. Desde su exilio mexicano, antes de las 24 horas de residencia, el presidente renunciante explicitó su disposición de retornar a su patria, si eso servía para la pacificación. No para convertirse en candidato. 

En el plano internacional, Donad Trump y Jair Bolsonaro se apresuraron a reconocer a las autoridades de facto. También el venezolano Juan Guaidó, que no tiene territorio ni poder alguno. Las miradas estaban puestas en Rusia. Y Vladímir Putin demostró su pragmatismo: denunció el golpe de estado, pero también reconoció al nuevo gobierno como última alternativa para convocar a elecciones y tratar de acceder a una solución pacífica. 

El gobierno de Macri quedó inmerso en una trampa. Por sus alianzas y compromisos, no pudo aceptar siquiera la caracterización de golpe de estado. También se encuentra en situación riesgosa, ya que son muchos los que aseguran que la visita de Ivanka Trump a Jujuy, a principios de septiembre, estuvo asociada al financiamiento del golpe y a la provisión de instructores para llevarlo a cabo. En las fotos aparecen la hija mayor del presidente norteamericano, el subsecretario del Departamento de Estado, el gobernador jujeño Gerardo Morales, el canciller Jorge Faurie  y el golpista Luis Fernando Camacho. ¿Estuvo involucrado el gobierno de Cambiemos en el golpe de estado boliviano? 

Las sospechas al respecto son cada vez mayores. Correlativamente, la determinación de los senadores y diputados nacionales, liderados por los legisladores del Frente de Todos, de repudiar institucionalmente el golpe, coloca en situación aún más incómoda al macrismo en sus semanas finales. Si reconoce al gobierno boliviano proclamado por el golpe, forzaría una crisis institucional en la Argentina, ya que asistiríamos a la gravísima contradicción entre un Congreso Nacional que condena el golpe de estado y un gobierno derrotado en las urnas que lo avala. Por ahora, la administración Macri ha demorado su decisión. ¿Cuánto tiempo más podrá seguir haciéndolo?

Este jueves, en su visita a Tabaré Vázquez en tierras uruguayas, el presidente electo, Alberto Fernández, redobló la apuesta, y en una informal conferencia de prensa invitó a Evo Morales a exiliarse en la Argentina, a partir del 10 de diciembre.  

“Sería un orgullo recibir en la Argentina después del 10 de diciembre a Evo Morales”, aseguró. Y, por si hiciera falta una aclaración mayor, agregó que la Argentina”"es la casa de todos los bolivianos”. “Para mí será un orgullo recibirlo en la Argentina a él y a Álvaro García Linera”.

“Si yo hubiera sido presidente en este momento les hubiera ofrecido asilo desde el primer día. Argentina es su casa así que encantado los recibiré”, aseguró, tensando la cuerda con Mauricio Macri, para dejarlo, una vez más, en evidencia.

La libanización de Bolivia entraña el riesgo cierto de extender la guerra civil por todo el continente. Muchos están convencidos de que este es el plan de las grandes potencias –con los Estados Unidos a la cabeza- para apropiarse de nuestros recursos ante la demolición de los estados nacionales que dicho escenario supondría. 

Desde hace mucho tiempo el Papa Francisco viene anunciando que nos encontramos en una tercera guerra mundial, no convencional, y convocó a cuidar la casa común, nuestro planeta, con la encíclica Laudato Si. 

Para los creyentes, el Papa es infalible. No puede equivocarse. ¿Terminará siéndolo también para los incrédulos?. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.