Domingo 08.12.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
25 de noviembre de 2019 | Provincia

Exclusivo REALPOLITIK

Hugo Matzkin, el mentor de la red de espionaje sciolista que trabajará con Milani en la Provincia

Tal y como lo dio a conocer este medio días atrás, el gobernador electo Axel Kicillof planea nombrar al frente de la cartera Seguridad bonaerense a Nilda Garré, quien desembarcaría acompañada de los equipos de César Milani y Hugo Matzkin. Este último, habría manejado una compleja red de espionaje en la gestión de Scioli. A quién y cómo espiaban.

En la carrera electoral de Daniel Scioli a la presidencia 2015, el gobierno bonaerense montó una estructura de inteligencia para cubrir las necesidades informativas de su equipo de trabajo. Mientras la parte “blanda” fue comercializada a través de consultoras que desembolsaron jugosas sumas de dinero, los datos más delicados fueron encargados a un ejército de espías montado por la Policía Bonaerense, conformado por uniformados y civiles exonerados de la SIDE.

Según reveló a REALPOLITIK gente del ingeniero Jaime Stiuso, este segundo grupo se encargo de investigar fundamentalmente a dirigentes políticos y financieros de relevancia. Todos los espías se reportaban personalmente con “el jefe” Hugo Matzkin. En aquel entonces, Matzkin contaba con más de treinta y treintaitrés años de servicio y algo más de veinte utilizando tecnología para interceptar teléfonos celulares en forma ilegal. De hecho, habría debutado en esta peculiar actividad en el caso Cabezas junto al comisario Víctor Fogelman, quien finalmente fue despedido en 1999 y enjuiciado por delitos de lesa humanidad.

Su primer momento de esplendor fue de la mano del ministro Carlos León Arslanian. Las circunstancias políticas obligaron al titular de la cartera de Seguridad bonaerense a ponerse como meta la limpieza de toda la “maldita policía”. Si bien había sido parte de ella, Matzkin fue uno de los pocos que leyó bien la jugada y le ofreció sus servicios al nuevo rey para hacer el trabajo sucio. Con permiso de Arslanián, utilizó fondos del ministerio para comprar sus primeros juguetes tecnológicos, espiar a todos los agentes de la fuerza y confeccionar listas con policías corruptos y otros que simplemente estaban en contra de la gestión.

Tras un paso sin penas ni glorias por la gestión de Carlos Stornelli, quien luego sería acusado por extorsionar a un diputado en la causa de los cuadernos, Matzkin llegaría a posicionarse como mano derecha del ministro Ricardo Casal y hasta se ganaría la confianza de Scioli a fuerza de información clasificada sobre dirigentes políticos y organizaciones sociales.

Si bien el epicentro de su actividad se encuentra en La Plata, su centro de comando se radicaba en un departamento que posee en Tigre, disfrazado bajo la fachada de un estudio de abogados, desde donde se interceptaban los celulares GSM y 3G, y hasta las radios de dos vías, con equipos israelíes y americanos, la mayoría de la empresa CEIEC. Desde allí, y con la ayuda del subcomisario Diego Giménez, hombre de su extrema confianza, se realizaron las actividades de espionaje y tráfico de llamadas sin necesidad de órdenes judiciales.

Según supo REALPOLITIK, el modus operandi consistía en escanear las frecuencias introduciéndose en las redes troncales de las compañías, rompiendo el sistema de encriptados y detectando al abonado de interés. Luego, se captaban las conversaciones en directo, se grababa la información de relevancia en un CD y se pasaba directamente al gobernador.

El principal proveedor de este tipo de tecnología a Hugo Matzkin fue Mario Montoto, padre de la diputada camporista Fernanda Raverta, a quien conoció en una de las tantas reuniones realizadas por Scioli en Villa La Ñata. Montoto, quien por entonces ya era integrante de prácticamente todas las principales sociedades de vigilancia del país (Surely SA, Global View SA, TCS SA y Codesur SA) sería desde entonces el principal socio estratégico del líder de la Bonaerense.

Otra “cueva” clave para Matzkin se habría ubicado en la calle Laprida al 125, de la localidad de San Isidro. Desde allí, según confirmaron documentos y fuentes de Inteligencia, se habría espiado fundamentalmente a Marcelo Balcedo (0221 5365-xxx), Sergio Berni (11 6180-0xxx), Andrés "Cuervo" Larroque (011 5695-9xxx), Federico Scarabino (11 154 402-3xxx), "Cacho" Álvarez (11 4089-7xxx), Sergio Massa (01140151xxx -1151840xxx) y su secretario (1144708xxx), Facundo Moyano (011 1544493xxx), Graciela Camaño (1144109xxx), Cristina Álvarez Rodríguez (11 5058-8xxx), Héctor Aguer (0221 15025xxx - 0221 14892xxx), Mauricio Macri (01143239xxx), Héctor Magnetto (01143097xxx), Gustavo Posse (01145123xxx - 0111549720xxx), Joaquín Morales Solá (01143125xxx), Alfredo Coto (01145867xxx), Hugo Curto (1144137xxx - 01147340xxx), José Manuel De la Sota (0351154087xxx), Fernando Espinoza (01144822xxx - 1149956xxx), María Del Carmen Falbo (2214592xxx - 2214764xxx) y Daniel Hadad (01148338xxx y 0111561812xxx).

En la oficina de Laprida, que no tiene identificación alguna, trabajaban treinta policías entrenados en espionaje que tenían la función de infiltrarse en marchas, medios periodísticos y fuerzas políticas. Además, contaban con financiamiento para pagar informantes "orgánicos". Desde allí se enviaban correos electrónicos al ministerio de Seguridad y subcomisario Claudio Spinelli, que oficiaba de nexo con Matzkin

Spinelli recibía fundamentalmente los correos con información sensible a su dirección [email protected] Él era el encargado de abrirlos, analizar el contenido y luego reenviarlo o no a la oficina de Daniel Scioli, cuya dirección de correo electrónico era llamativa: [email protected]

Se utilizaban para ello correos electrónicos extraoficiales del ministerio de Seguridad bonaerense, como [email protected] Desde y hacia estos correos se enviaron informes explicando los panoramas políticos de diferentes municipios, especialmente Húrlingham, Tigre, Merlo, Morón Chascomús y La Plata, e información confidencial sobre bancos, política exterior y el juego. 


Foto de fachada de la delegación de Inteligencia de San Isidro. Laprida 125.

A la oficina de Laprida 125 también llegaba información confidencial desde la secretaría de Inteligencia. Los mails eran dirigidos a la casilla [email protected] que solía usar Matzkin como correo alternativo y traficaban información sensible sobre Gabriela Michetti, movidas políticas, el periodista Ronen Szwarc, futuras movilizaciones, Jorge Macri y hasta conversaron sobre el calendario maya. 

Matzkin también tuvo una influencia decisiva en las horas siguientes al temporal sin precedentes que azotó a la ciudad de La Plata, provocando una inundación de proporciones bíblicas que dejó un tendal de muertos en toda la región. En aquel entonces, el gobernador Daniel Scioli le encargó a su ministro de Seguridad, Ricardo Casal, la conformación de un comité de crisis.

Aquel comité tuvo dos objetivos, uno público y uno secreto. Públicamente, se analizarían los datos que fueran llegando y se diagramarían estrategias de contención que se irían publicando en los medios de comunicación. En secreto, tal y como difundió oportunamente REALPOLITIK, se elaboró un informe que recabó información precisa y confidencial sobre las víctimas del temporal. Aquella misión recayó en manos del por entonces jefe de la Policía Bonaerense, Hugo Matzkin.

Según aquel informe secreto que salió a la luz cinco años después, las víctimas mortales no fueron 89, como publicó en los medios el gobierno de Scioli, sino algo más del doble. Precisamente, el 2 de abril se registraron 60 muertes, la enorme mayoría por sumersión. El 3 de abril fallecieron otros 29 ciudadanos, el jueves morían otros 20, el viernes 18 personas, el sábado y el domingo otros 9. El lunes siguiente la inundación aún se cobraba vidas de personas que habían quedado internadas pero con poco para hacer de parte de los médicos. Murieron 12. Recién el martes, el trágico conteo finalizó con una víctima más.

En total, el llamado “Informe Matzkin” registró 155 víctimas mortales de la inundación. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.