Domingo 08.12.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
26 de noviembre de 2019 | Campo

La encrucijada del albertismo

A días del 10 de diciembre, el campo agita el fantasma de “la 125”

En plena cuenta regresiva para la asunción de Alberto Fernández como presidente y de Axel Kicillof como gobernador bonaerense, la política en materia agroindustrial empieza a adquirir un peso específico cada vez mayor.

Más allá de la representatividad de las entidades gremiales del campo, que deben oscilar entre los reclamos de sus bases y el trato con la clase política argentina, empieza a ser evidente el descontento de productores en todo el país sobre un tema por demás sensible: los derechos de exportación, también conocidas como “retenciones”.

El conflicto por las retenciones móviles en soja de marzo de 2008, marcó un antes y un después en la política argentina. Durante su campaña presidencial, el entonces candidato Mauricio Macri tomó nota de esta situación y entre sus promesas al agro anunció que eliminaría este tributo en todos los cultivos, salvo en soja. 

Esta promesa fue cumplida a medias. Al inicio del ciclo de Cambiemos en la Casa Rosada, se eliminaron los derechos de exportación en trigo, maíz y girasol y los de soja quedaron en un 26 por ciento, con la idea de implementar una rebaja gradual para llegar a diciembre 2019 con un 18 por ciento.

El tsunami que barrió con la economía argentina en septiembre del año pasado hizo estallar esta política tributaria y las retenciones regresaron con nuevo formato: de 3 a 4 pesos por dólar exportado para todos los productos, mientras que la soja –la gran caja de la política argenta- se le agregó un 18 por ciento más. 

El esquema tenía su letra chica. Si el valor del dólar decrecía (algo extraño en la economía nuestra de cada día) su incidencia era mayor pero si su cotización aumentaba su impacto se atenuaba. La cuenta es por demás simple: esta medida se implementó con un valor de la divisa norteamericana de 46 pesos. La devaluación que llevó al dólar a superar los 60 pesos licuó este tributo.

El futuro presidente Alberto Fernández se halla ante una encrucijada. Se descuenta que modificará este esquema y, los productores que solo refunfuñaron por lo bajo ante la promesa incumplida de Macri, se están organizando en todo el país y ya le mostraron los dientes a quienes serán gobierno a partir del 10 de diciembre.

Un video que circula estos días por las redes muestra a un grupo de productores, que estuvieron presentes en la marchas del “Sí, se puede” macrista. Si bien manifiestan respetar la voluntad popular expresada en las urnas el pasado 27 de octubre, responderán con tractorazos ante "cualquier medida autoritaria y abusiva" del próximo gobierno de Fernández, como los "delirios de una reforma agraria”, en clara alusión a las declaraciones del dirigente Juan Grabois.

La postura de estos grupos de productores es por demás clara: buscan la mínima excusa para agitar el fantasma de la “125”, que infligió un fuerte castigo al capital político a la entonces presidenta Cristina Fernández allá por 2008. En esos días aciagos, Alberto Fernández era el jefe de Gabinete de CFK y este conflicto le costó su puesto.

¿Cómo enfrentará el futuro presidente este dilema? Por un lado, asumirá con luces rojas en todo el tablero económico y quitar los derechos de exportación es el equivalente a dispararse un tiro en el pie. Y frente a un sector de productores radicalizados, la cuestión no pasa por algún punto más o menos en el porcentaje de las retenciones. El conflicto es claramente ideológico y tanto el presidente electo Fernández como su ministro de Agricultura (suena Gabriel Delgado, quien ya tuvo un paso por esa cartera) deberán transitar un campo minado. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.