Domingo 08.12.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
1 de diciembre de 2019 | Historia

Versiones

La muerte de Atila, el “azote de Dios”

Atila, el rey de los Hunos, fue uno de los enemigos más temibles que debió afrontar el Imperio Romano. En occidente se lo denominó “El azote de Dios”. Fue capaz de aglutinar un ejército de tales dimensiones que instaló el mito de que “por donde pasaba su caballo no volvía a crecer el pasto”. 

HORACIO DELGUY

por:
Alberto Lettieri

En sólo ocho años, Atila llegó a sitiar Constantinopla y estuvo a punto de conquistar Roma. Sin embargo, su gesta terminó tan súbitamente como comenzó. Su imprevisible muerte no se produjo en el campo de batalla, sino en su lecho, desnudo y alcoholizado. 

A comienzos del año 453 dc, Atila se casó con Ildico, una joven obesa y muy hermosa en un palacio de madera situado junto al río Tisza. La fiesta se prolongó por horas, entre ríos de vino y cerveza y alegres bailes y excesos de todo tipo. Nada hacía suponer que el retiro a su habitación de los cónyuges sería la última aparición pública del guerrero. Al día siguiente, cuando sus guardias fueron a despertarlo, se encontraron con su cuerpo desnudo, rodeado de un gigantesco charco de sangre. 

Según Prisco, historiador tracio del siglo V, la causa de la muerte de Atila habría sido una hemorragia nasal, producto del estallido de un vaso sanguíneo mientras dormía. El “azote de Dios” habría muerto ahogado en su propia sangre, sin heridas visibles en su cuerpo desnudo. En una esquina de la habitación, Idilco lloraba desconsoladamente. 

También existe una segunda versión sobre su muerte, que afirma que Atila fue asesinado por Ildico, en complicidad con el emperador romano de oriente, Marciano. Su mujer le habría clavado una daga mientras dormía, aprovechando su manifiesto estado de ebriedad. Esta tesis es la que sostiene el cronista romano Conde MarcelinoAtila, rey de los Hunos y saqueador de las provincias de Europa, fue atravesado por la mano y la daga de su mujer”. También en la Saga de los Volsung y la Edda poética se afirma que el rey Atli (Atila) fue asesinado por su mujer, a la que denominan como Gudrun. Sin embargo, se trata de relatos legendarios y poco documentados, por lo que, en general, es aceptada la explicación de Prisco

Tras encontrar su cuerpo sin vida, su guardia procedió de acuerdo con las tradiciones de los Hunos. Inmediatamente recogieron su cuerpo, le cortaron la cabellera y le provocaron varias heridas en el rostro con espadas y dagas. El historiador Jordanes explica que esto se debió a que “el más grande de todos los guerreros no había de ser llorado con lamentos de mujer ni con lágrimas, sino con sangre de hombres”. 

Atila fue enterrado en un sarcófago triple de oro, plata y bronce para celebrar sus grandes victorias. Un rey que había conquistado en ocho años una extensión de territorio superior a la del propio Imperio Romano, y que se disolvió inmediatamente después de su inesperado deceso. (www.REALPOLITIK.com.ar) 

ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Atila, Hunos

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.