Viernes 03.04.2020 | Whatsapp: (221) 5710138
28 de diciembre de 2019 | Opinión

Ley de Solidaridad

Acerca de las jubilaciones de privilegio 

Desde la Asociación de Magistrados y Funcionarios Jubilados y Pensionados del Poder Judicial de provincia de Buenos Aires, consideramos necesario aclarar las expresiones mediáticas en referencia al régimen previsional para jueces.

HORACIO DELGUY

por:
Ana del Carmen Machado

Habiendo sido aprobada la ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva en el marco de la Emergencia Económica (ley 27.541), el presidente de la república suscribió el decreto 56, convocando a sesiones extraordinarias del Congreso de la Nación para tratar un proyecto de modificación de la ley 18.464 de jubilaciones y retiros para magistrados y funcionarios del poder judicial de la nación. 

En nuestra provincia, el sistema previsional para los magistrados y funcionarios judiciales, desde 1972 a la fecha, se halla normativamente regulado por el decreto - ley 7.918, por el que se exige, ante todo, haber llegado a la edad de 62 años, con 30 años de servicios y, además, haber computado un mínimo de 15 años continuos –o 20 discontinuos– de servicios efectivos en la administración de Justicia, ya sea como magistrado o funcionario judicial letrado. 

No puede ignorarse –ni debe dejar de decirse, si se ignora– que los aportes de cada juez provincial al Instituto de Previsión Social (IPS), son cuantitativa y porcentualmente superiores a los de cualquier otro agente del poder judicial, incluida la administración pública bonaerense. No es un privilegio. Lo que hay en la base del régimen previsional provincial son mayores haberes, en adecuada proporción a los mayores aportes de la magistratura. 

Asimismo se ha instalado la equívoca idea de que todos los jueces cobran los mismos salarios; jueces de la Corte Suprema, Suprema Corte, fuero federal o de la ciudad de Buenos Aires. La realidad muestra una gran diferencia en detrimento de nuestros salarios. La constitución nacional garantiza la inamovilidad jurisdiccional e intangibilidad de las remuneraciones, consagrados en su manda del artículo 110, siendo pilares fundamentales para asegurar la independencia del poder judicial. Son derechos instrumentales, pero indispensables e inalienables, cuya finalidad es la de prevenir que los otros poderes puedan, a través de represalias o restricciones salariales, menoscabar el debido funcionamiento de la administración de Justicia. 

En esa inteligencia, cualquier proyecto de variación normativa al régimen jubilatorio de la judicatura no puede desconocer que, si se afectan derechos legítimamente adquiridos, se contravienen las bases jurídicas del estado de derecho. Los haberes jubilatorios de la magistratura superan a los de otras actividades profesionales, es preciso decir que ese es el resultado de 25, 30 o 35 años de aportes significativamente superiores a los del sistema común. Tales asignaciones previsionales, establecidas por ley desde hace medio siglo, guardan directa relación con la magnitud de las contribuciones al sistema jubilatorio, hechas a lo largo de dilatadas trayectorias judiciales, en cargos a los que se accede –luego de las reformas constitucionales de 1994– a través de concursos públicos ante los consejos de la Magistratura. Donde hay proporcionalidad, no hay privilegios. 

Finalmente, advertimos que el repetido uso mediático y político de eslóganes erróneos como la referencia a las “jubilaciones de privilegio”, en alusión al régimen previsional especial para jueces y funcionarios del poder judicial, es una falacia que distorsiona la verdad jurídicamente objetiva. 


 

(*) La doctora Ana del Cármen Machado es presidenta de la Asociación de Magistrados y Funcionarios Jubilados y Pensionados del Poder Judicial de provincia de Buenos Aires.

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Argentina, Alberto Fernández

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
29 Dec | 03:47
Pedro Benítez. 45 días de licencia anual lo tiene cualquier agente de la administración pública, a partir de cierta antigüedad.
28 Dec | 07:08
Pedro Benitez | [email protected]
Los jueces son una corporación....tienen 45 días de vacaciones el año, no pagan ganancias, tienen secretarios auxiliares empleados peritos etc que laboran por ellos....si eso no es privilegio !!!
28 Dec | 12:04
Carlos Rodriguez | Mail
Una juvilación de privilegio es la que le dan a alguien que jamás trabajó ni aportó absolutamente nada. Ese dinero sale de quienes sí lo hicieron y demuestra el nivel de decadencia al que puede llegar un gobierno en su afán por comprar votos.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.