Domingo 17.01.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
20 de enero de 2020 | Municipales

Horror en la costa

Homicidio en Gesell: El peligroso silencio de los detenidos, el tuit polémico y un dato del boliche

Los imputados por el crimen de Fernando Báez Sosa serían trasladados a la cárcel de dolores. Vía redes sociales, uno de ellos anticipó que irían a la ciudad costera “a romper lo que nos faltó el año pasado”.

En la noche del domingo y la madrugada del lunes, los diez rugbiers aprehendidos por el brutal homicidio del joven a la salida de Le Brique fueron citados a declarar en la unidad fiscal de Villa Gesell, aunque ninguno de ellos expuso. La estrategia judicial de todos modos no parece haber sido efectiva: los detenidos pasaron de ser imputados a acusados y el juez de Garantías autorizó que ya no estén alojados en la comisaría segunda de Gesell, sino en la cárcel de Dolores. El penal es prácticamente el único de toda la zona, lo cual los obliga a convivir con reos de distintas procedencias y acusaciones.

En ese contexto, quizás sea esperable algún reclamo de parte del abogado defensor Hugo Tomei, quien patrocina a los diez rugbiers, para evitar que sus clientes sean derivados a un lugar más hostil, arguyendo que el presidio de la ciudad donde se ubican los juzgados penales y federales de toda la zona están desbordados de presos. 

“No hay un pacto de silencio, es un ejercicio del derecho negarse a declarar. En su momento lo harán”, señaló el abogado a la prensa.

El que aceptó dar testimonio fue Pablo Ventura, a quien los acusados habían señalado como partícipe de la golpiza que acabó con la vida de Báez. Fue capturado en su casa de Zárate y circuló la versión de que se había fugado de Gesell junto a su padre, pese a que éste aclaró que su hijo jamás estuvo en la ciudad costera e incluso aportó un video en el que se los ve cenando juntos en una parrilla zarateña la noche del crimen. Además, declaró ante los medios que hubo una rencilla personal entre su hijo y algunos miembros del grupo, a quienes tildó de “hijos de puta” por una acusación que él señala como falsa.

Entre la decena de detenidos hay tres con el apellido Pertossi. Por un lado, Lucas, quien diez días antes había publicado un tuit en su cuenta personal donde afirmaba: “No falta nada para irnos a Gesell (sic) con los pibes, a romper lo que nos faltó el año pasado”. Los otros dos son sus primos: Luciano y Ciro, este último especialmente comprometido porque en las cámaras de seguridad parece ser quien efectúa la patada que termina con la vida de Báez Sosa. También se encuentra en los videos, por detrás del joven asesinado, Máximo Thomsen, y se lo observa en el circuito cerrado del boliche resistiéndose ante dos patovicas.

El fiscal subrogante Walter Mércuri, de Madariaga, que tomó el caso hasta que su colega geselina Verónica Zamboni regresó de vacaciones, narró en declaraciones periodísticas detalles sobre la pelea dentro de la disco Le Brique, que luego devino en la golpiza a la salida: “La discusión fue porque un amigo de Fernando roza a uno de los chicos en el medio del boliche. Este reacciona mal y le pega una bofetada. Fernando intenta separar y en ese momento otro de los jóvenes, que ahora están detenidos, le pega a él”.

A pesar de que Báez Sosa no parece haber participado de la pelea de manera activa o violenta, la seguridad privada del boliche decidió igualmente echarlo, sin hacerse cargo de lo que eventualmente podría pasar en la vereda. El resto es historia conocida: fue atacado por varios, incluso cuando ya se encontraba inconsciente.

El propio ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, declaró esta mañana que el hecho “se pudo haber evitado”, dejando en el aire acaso un tiro por elevación para el propio boliche, quien expulsó injustamente a Fernando y lo expuso a una paliza que nadie intentó frenar (ni siquiera los propios patovicas que vieron la redada en la puerta). ¿Deberá Le Brique dar explicaciones sobre lo sucedido? Hasta el momento no lo hizo más que a través de un ambiguo y escueto comunicado.

En otro sentido, también parece haber una crítica de Berni al propio municipio de Villa Gesell y su desatinada estrategia de seguridad que deriva en constantes riñas callejeras: “Si no tenemos conciencia como sociedad de que tenemos que generar políticas públicas donde se intervenga a esos jóvenes que consumen los fines de semana antes de salir a la noche, me parece que no vamos a afrontar el problema”. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS