Miércoles 06.07.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
26 de enero de 2020 | Nacionales

En los estudios de REALPOLITIK.TEL

El Foro Naval Hipólito Bouchard busca la reactivación de la marina mercante y el ARS

Desde la organización impulsan también la creación de un ministerio de Asuntos Marítimos y Navales de la Nación, para tener una “política de unidad en términos marítimos que abarquen la totalidad de los temas que hacen a la Argentina del siglo XXI”.

El presidente del Foro Naval Hipólito Bouchard, Martín Ayerbe, visitó los estudios de REALPOLITIK TELEVISIÓN (www.realpolitik.tel) para presentar las propuestas de la organización y la importancia de tener una flota mercante y una industria nacional.

A continuación, lo más destacado de la entrevista.

RP.- ¿Qué propone el Foro para la Argentina?

Somos una organización libre del pueblo que impulsa la creación del Ministerio de Asuntos Marítimos y Navales de la Nación, dado que el 63 por ciento del territorio nacional está en el mar. Esta condición marítima hizo que el país creciera, lo que requiere atender las cuestiones con un Ministerio que pueda desarrollar una política de navegación de ultramar y de astilleros y se aborde la cuestión pesquera, de recursos hidrocarburíferos y minerales del Atlántico Sur, además de la proyección antártica de nuestro país.

RP.- ¿Por qué es tan necesario?

Porque dándole ese rango ayuda a la conciencia marítima del país y habría un área específica del Estado argentino que promueva las cuestiones marítimas y navales. Si no, queda librado a la libre iniciativa de los argentinos, como es nuestro caso.

Tiene que haber una política de Estado y, para que tenga la envergadura necesaria, tiene que ser un ministerio. Necesitamos una política de unidad en términos marítimos que abarquen la totalidad de los temas que hacen a la Argentina marítima del siglo XXI.

RP.- Otro de sus ejes es el de recuperar la flota mercante, ¿cuándo fue su destrucción?

La destrucción empieza con la dictadura militar, de Videla y Martínez de Hoz, con el principio de las privatizaciones y desregulaciones del mercado interno argentino. En los 90, con Menem y la Ley de Reforma del Estado, que este gobierno tiene que derogar para terminar con las injusticias que se han cometido en nuestra contra, se entregó la empresa de líneas marítimas argentinas, se destruyeron las juntas nacionales de granos y carne y se privatizaron los puertos. Todo quedó en manos extranjeras. La Argentina es una hoja en la tormenta de los mercados internacionales y no ejerce su comercio exterior.

El país tiene que crear una empresa de líneas multimodales argentina.

RP.- ¿Cuál es el punto de partida?

Partimos de la destrucción total. No tenemos marina mercante, los astilleros privados cerraron todos, solamente Río Santiago se mantuvo abierto porque peleó. En ese caso, el astillero está listo para construir la marina mercante argentina, que constaría de 118 graneleros, 39 petroleros y 14 portacontenedores. Valiéndonos de YPF y recuperando YPF flota, esos 39 petroleros nos permitirían operar con petróleo de Venezuela, trayendo el crudo en buques argentinos e independizarnos de la importación de las multinacionales.

RP.- ¿Cuántos barcos por año se podrían hacer?

Se podrían hacer cinco buques por año. También tenemos planes, además del Plan Naval, que es un rector general, para la vuelta a la construcción de grandes motores diesel en el Astillero Río Santiago. Son piezas de alto valor agregado, máquinas complejas que van adentro de los barcos. En la cadena de valor podemos ver que la chatarra naval vale 10 centavos de dólar el kilo, si esa chatarra la fundo y convierto en chapa, obtengo un dólar por kilo, si a esa chapa la utilizo para hacer casco, casillaje o calderería, la multiplico por tres más; si hago una pieza de fundición tendría 5 dólares por kilo y si la forjo podría cobrar 7 dólares. Si la mecanizo, puedo cobrar entre 9 y 12, pero si además se coloca esa pieza en una máquina compleja, como es un motor, se puede cobrar entre 18 y 28 dólares por kilo. El 2.800 por ciento de valor, que sólo lo da el trabajo.

Hace 30 años que no fabricamos motores diesel y nuestros planes van en ese sentido. Lo mismo con la producción de maquinaria de cubierta, el plan de alistamiento avanzado para Río Santiago y demás.

El proyecto que complementa esta actividad industrial es el ejercicio de la navegación. Cada vez que los astilleros fabrican un barco, lo hacen para dos industrias: crear un bien de capital y generar el flete. Importar flete es como importar aire, es de lo más estúpido que hay, porque se adquiere un servicio que no se compra finalmente. Para esto está el proyecto Empresas de Líneas Multimodales Argentinas del siglo XXI, que tiene estado parlamentario y crea una corporación estatal, que se vale del modo ferroviario, carretero, aeronáutico y naval para ejercer toda la cadena de valor.

RP.- ¿En qué situación está el Astillero Río Santiago para poder servir de base en lo que está proponiendo?

Está paralizado, hay que terminar los dos barcos para Venezuela. Nuestra propuesta era traernos los dos que están en Brasil, que se encuentran más atrasados que Río Santiago, a partir de ahí hacernos de la cláusula que tenían los contratos con PDVSA para poder adquirir la opción a dos más y hacer seis. Luego, dar uno de esos buques al muelle de YPF en Berisso y otro a los muelles de la rivera sur del riachuelo en Avellaneda. Eso sería compartir el trabajo y volver a poner a Río Santiago como padre de la industria local.

A su vez, el Plan Naval Argentino establece este ciclo de construcción, donde Astillero tiene que ocuparse de las tareas centrales pero distribuir en los astilleros privados, derivar en la PYME toda la procura, el 60 por ciento del barco, que lo dan los proveedores, a través de una política que impulsamos: el desarrollo de proveedores a partir de la capacitación del personal por parte del Astillero Río Santiago, la triangulación de deuda a partir de contratos con el astillero y la compra de la factura para anticipar los pagos al PYME.

RP.- ¿Por qué el foro tiene el nombre de Hipólito Bouchard?

A nosotros este tipo de personajes nos resultan atractivos. En el caso de Bouchard, sirvió al pabellón nacional, a los intereses argentinos y fue parte de la logística estratégica del cruce de los Andes. Cuando San Martín tiene que partir a Perú, él arregla con Güemes la guerra de guerrillas para mantener a los godos entretenidos en el norte, y la marina de Bouchard es la que permite llegar al puerto de Callao y al epicentro del poder realista, en el Alto Perú. Si no hubiera un hombre de coraje como él complementando la acción estratégica de San Martín, no sé cuál hubiera sido el destino. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!