Lunes 17.02.2020 | Whatsapp: (221) 5710138
1 de febrero de 2020 | Provincia

Delicada situación

Sin acuerdo con los bonistas, Kicillof pediría ayuda nuevamente a Alberto Fernández

La provincia anunció formalmente a los tenedores de bonos en dólares, que “ha extendido hasta las 17.00 del 3 de febrero el plazo para otorgar su consentimiento a diferir el vencimiento del pago de capital desde el 26 de enero hasta el 1 de mayo”.

HORACIO DELGUY

por:
Alberto Lettieri

Con el paso de los días, se va dilatando la posibilidad de un entendimiento con los acreedores. Las distintas propuestas, cada vez más generosas, de la gestión Kicillof, no han conseguido seducir a los tomadores de deuda pública provincial. La negociación no resulta sencilla. Por más que la provincia “mejoró la oferta ya realizada a los tenedores del bono, ofreciendo cancelar de manera anticipada y en su totalidad los intereses relacionados con el capital diferido”, según informa el citado comunicado, la dispersión de los acreedores, sumada a una posición inusualmente dura que ha adoptado la mayoría, ha impedido, hasta el momento, lograr el consenso del 75 por ciento indispensable de los tenedores del bono BP21. 

La nueva propuesta formulada es más generosa que las precedentes. “Los bonistas ahora recibirían, de ser aprobada la modificación, aproximadamente 28,698 de dólares cada mil de capital diferido”, anuncian las autoridades, que, de este modo, pretenden dejar en claro su “voluntad de pago", pese a la “compleja situación financiera existente”. “Vamos a extremar las medidas de negociación porque no queremos default bajo ningún concepto”, aseguraron fuentes oficiales. 

Por más que desde la gobernación se acepta que “todas las propuestas de los bonistas se analizan”, la realidad es que no existe un consenso entre los tenedores de deuda. Para peor, el plazo de corte para caer en default se estrecha, ya que, en caso de no haber acuerdo, el 5 de febrero deberían depositarse los 250 millones de dólares que vencen ese día. Algo materialmente imposible, habida cuenta del estado de las finanzas de la primera provincia argentina heredada de la gestión de María Eugenia Vidal.

La definición de la cuestión resulta crucial, no sólo para el estado provincial, sino también para la negociación que sostiene el estado nacional con el FMI sobre la deuda impagable emitida en tiempo récord por el gobierno de Mauricio Macri. Un cese de pagos de la provincia de Buenos Aires impactaría muy negativamente no sólo en esas conversaciones, sino también en las que deberán sostenerse con los tenedores privados de bonos y títulos de la deuda nacional. 

Desde el entorno del gobernador trascendió que un grupo de acreedores y fondos de inversión habrían ofrecido proveer al estado provincial de las divisas indispensables para afrontar el pago de estos compromisos. El gobierno provincial se habría mostrado sensible a los ofrecimientos, y no se descarta que, a último momento, el gobierno nacional le acerque los fondos indispensables para superar este desafío. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Alberto Fernández, Axel Kicillof

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.