Viernes 21.02.2020 | Whatsapp: (221) 5710138
11 de febrero de 2020 | Campo

La industria en alerta

Los efectos del coronavirus, un gran dolor de cabeza para los exportadores de carne argentinos

Los frigoríficos argentinos empiezan a sentir los efectos de la epidemia en China. El Consorcio Exportador de Carnes ABC advirtió en declaraciones periodísticas que comenzaron el año con una caída de la actividad que ronda el 30 por ciento, a lo que también debe sumarse la baja en el precio pagado por los chinos del 35 por ciento.

Este no es un dato menor, porque mientras más de mil contenedores están llegando al gigante asiático, se deben desviar a otros puertos por la cuarentena, que alcanza, entre otros, a los trabajadores portuarios. Esta situación genera un caos de puertos que se encuentran saturados y un gran dolor de cabeza para los empresarios argentinos, que deberán enfrentar grandes problemas de logística. Todo indica que el “boom chino” por la carne bovina argentina empieza a frenarse y, de extenderse los efectos del coronavirus, habrá que empezar a buscar alternativas.

En el caso de China, será una misión más que difícil, pues este destino representa un 75 por ciento del total exportado por Argentina, que, de acuerdo a estadísticas privadas, cerró el año pasado con 840 mil toneladas exportadas por unos 3.000 millones de dólares.

A este panorama por demás complejo, el otro escollo que enfrenta la industria frigorífica exportadora es la baja en los precios. Con un mercado asiático abastecido ante la llegada del Año Nuevo Chino, los asiáticos dieron un giro de 180 grados y empezaron a bajar los precios, con caídas de hasta 3 mil dólares por tonelada.

Este efecto negativo se extiende como un reguero de pólvora y a los inconvenientes mencionados con anterioridad se suman los problemas impositivos que tendrán los frigoríficos con AFIP por el menor ingreso de divisas, ya que se cerraron contratos por un monto (asentados ante el fisco) pero, con la baja de precios por parte de los compradores chinos, ingresarán al país menos dólares que los declarados a finales del año pasado.

Las plantas exportadoras nacionales avanzan con pies de plomo ante este escenario. Por un lado, algunas empezaron a cerrar sus negocios con China, mientras que otras apuestan a que este mercado se recomponga y guardan stocks a la espera de que se normalice la situación. Ante esto, la variante a explorar es el mercado ruso pero en la actualidad se encuentra parcialmente cerrado por problemas sanitarios.

Por el lado de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA), el panorama no es muy prometedor. En su último informe mensual estiman que, de extenderse esta situación, la dependencia de la industria frigorífica exportadora con China preocupa al sector: en 2019, los asiáticos compraron tres de cada cuatro kilos exportados. Desde la entidad ratificaron que el mercado interno no repunta y este año empezó con la misma tendencia que se registró el pasado, con un consumo que se no despega de los 50 kilos por habitante, cifra que se ubica entre las más bajas de la última década. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.