Domingo 25.10.2020 | Whatsapp: (221) 5710138
12 de febrero de 2020 | Nacionales

Momentos decisivos

¿Habrá default?

El ministro de Economía, Martín Guzmán, se presentará este miércoles en la Cámara de Diputados. Si bien hay voluntad mayoritaria de pago, tras el reperfilamiento del bono dual crecen las presiones para proclamar el default.

Las ingentes acciones del presidente Alberto Fernández para conseguir el respaldo de la comunidad internacional en la negociación con el FMI no parecen haber tenido eco en el mercado financiero privado, por lo que el ministerio de Economía debió declarar desierta la licitación para conseguir los fondos para afrontar el pago del bono dual, que terminó siendo reperfilado para el 30 de septiembre. 

El manejo del tema de la deuda por parte del discípulo de Stiglitz generan cada vez más objeciones entre los economistas especializados, quienes subrayan graves errores en la estrategia diseñada. El propio Domingo Felipe Cavallo llegó a señalar que fue un absurdo el lanzamiento de una licitación para conseguir fondos, cuando no estaba en claro si se llegaría a pagar o no, y sugirió que la manera correcta hubiera sido emitir casi 100 mil pesos, pagar las obligaciones en pesos en tiempo y forma, para luego salir a recaudar. Nadie pone su dinero en un deudor que no se sabe si pagará, ya que se convertirá en la próxima víctima de un nuevo incumplimiento…

Hoy el ministro Guzmán visitará la Cámara de Diputados, para ofrecer mayores precisiones sobre la marcha del proceso de reestructuración de la deuda argentina. Se sabe que no habrán grandes anuncios, por lo que el interés radica, sobre todo, en el diagnóstico macro que hará el funcionario y las pocas señales que pueda agregarle, para tratar de pronosticar qué es lo que cabe esperar. 

Se tratará de una exposición verbal, de a lo sumo 30 minutos, con 15 adicionales para responder preguntas que ya fueron anticipadas hasta este martes por la noche. Nada quedará librado a la improvisación, de acuerdo con el formato dispuesto. 

Más que nada, lo que busca el gobierno es recibir un respaldo unánime de los legisladores sobre el curso de la negociación de la deuda y explicitar la voluntad unívoca de pago, ya que en simultáneo con la exposición del ministro estará arribando una misión del FMI, para iniciar las reuniones con las autoridades argentinas a partir del día jueves. 

Si bien se prevé que la oposición ofrecerá su respaldo a la gestión del ministro, en las afueras del Congreso la situación parece ser muy otra. Este martes, organizaciones sociales y políticas de izquierda ocuparon en una enorme manifestación el centro porteño, reclamando el no pago al FMI para privilegiar la deuda social existente en nuestro país, y el miércoles será el turno de sus similares que forman parte del Frente de Todos. Tal vez sus consignas no sean tan explícitas, pero, en definitiva, exigirán lo mismo: postergar los compromisos externos, generados de manera ilegal en la mayoría de los casos, para dar respuesta a las impostergables necesidades que afectan a buena parte de la sociedad argentina. 

El cuestionamiento que empieza a surgir de las organizaciones y políticas -incluso de las que revistan en el Frente de Todos- es que si, de todos modos, el gobierno se ve obligado a reperfilar los pagos, lo cual pone en cuestión su política de seducción de los mercados, para qué seguir gastando divisas en la cancelación de intereses, en lugar de destinarlas a mejorar las condiciones de vida y de trabajo de los argentinos.

Adicionalmente, el decreto de congelamiento de las designaciones en la administración pública, sólo dos días antes de la llegada de la misión del FMI, generó un rechazo generalizado dentro de la militancia y de las segundas y terceras líneas del Frente de Todos, que aún esperan sus nombramientos como retribución a su participación activa en la campaña presidencial.

Aunque no se lo exprese públicamente aún, varios son los referentes que aceptan, en off, que resultará muy difícil mantener el respaldo social en caso de que el gobierno no dé un profundo golpe de timón respecto de las políticas que viene implementando. Y no son pocos los que miran en dirección a Ezeiza, esperando el retorno de Cristina Fernández. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Habrá default?

El ministro de Economía, Martín Guzmán, se presentará este miércoles en la Cámara de Diputados. Si bien hay voluntad mayoritaria de pago, tras el reperfilamiento del bono dual crecen las presiones para proclamar el default.

Las ingentes acciones del presidente Alberto Fernández para conseguir el respaldo de la comunidad internacional en la negociación con el FMI no parecen haber tenido eco en el mercado financiero privado, por lo que el ministerio de Economía debió declarar desierta la licitación para conseguir los fondos para afrontar el pago del bono dual, que terminó siendo reperfilado para el 30 de septiembre. 

El manejo del tema de la deuda por parte del discípulo de Stiglitz generan cada vez más objeciones entre los economistas especializados, quienes subrayan graves errores en la estrategia diseñada. El propio Domingo Felipe Cavallo llegó a señalar que fue un absurdo el lanzamiento de una licitación para conseguir fondos, cuando no estaba en claro si se llegaría a pagar o no, y sugirió que la manera correcta hubiera sido emitir casi 100 mil pesos, pagar las obligaciones en pesos en tiempo y forma, para luego salir a recaudar. Nadie pone su dinero en un deudor que no se sabe si pagará, ya que se convertirá en la próxima víctima de un nuevo incumplimiento…

Hoy el ministro Guzmán visitará la Cámara de Diputados, para ofrecer mayores precisiones sobre la marcha del proceso de reestructuración de la deuda argentina. Se sabe que no habrán grandes anuncios, por lo que el interés radica, sobre todo, en el diagnóstico macro que hará el funcionario y las pocas señales que pueda agregarle, para tratar de pronosticar qué es lo que cabe esperar. 

Se tratará de una exposición verbal, de a lo sumo 30 minutos, con 15 adicionales para responder preguntas que ya fueron anticipadas hasta este martes por la noche. Nada quedará librado a la improvisación, de acuerdo con el formato dispuesto. 

Más que nada, lo que busca el gobierno es recibir un respaldo unánime de los legisladores sobre el curso de la negociación de la deuda y explicitar la voluntad unívoca de pago, ya que en simultáneo con la exposición del ministro estará arribando una misión del FMI, para iniciar las reuniones con las autoridades argentinas a partir del día jueves. 

Si bien se prevé que la oposición ofrecerá su respaldo a la gestión del ministro, en las afueras del Congreso la situación parece ser muy otra. Este martes, organizaciones sociales y políticas de izquierda ocuparon en una enorme manifestación el centro porteño, reclamando el no pago al FMI para privilegiar la deuda social existente en nuestro país, y el miércoles será el turno de sus similares que forman parte del Frente de Todos. Tal vez sus consignas no sean tan explícitas, pero, en definitiva, exigirán lo mismo: postergar los compromisos externos, generados de manera ilegal en la mayoría de los casos, para dar respuesta a las impostergables necesidades que afectan a buena parte de la sociedad argentina. 

El cuestionamiento que empieza a surgir de las organizaciones y políticas -incluso de las que revistan en el Frente de Todos- es que si, de todos modos, el gobierno se ve obligado a reperfilar los pagos, lo cual pone en cuestión su política de seducción de los mercados, para qué seguir gastando divisas en la cancelación de intereses, en lugar de destinarlas a mejorar las condiciones de vida y de trabajo de los argentinos.

Adicionalmente, el decreto de congelamiento de las designaciones en la administración pública, sólo dos días antes de la llegada de la misión del FMI, generó un rechazo generalizado dentro de la militancia y de las segundas y terceras líneas del Frente de Todos, que aún esperan sus nombramientos como retribución a su participación activa en la campaña presidencial.

Aunque no se lo exprese públicamente aún, varios son los referentes que aceptan, en off, que resultará muy difícil mantener el respaldo social en caso de que el gobierno no dé un profundo golpe de timón respecto de las políticas que viene implementando. Y no son pocos los que miran en dirección a Ezeiza, esperando el retorno de Cristina Fernández. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.