Lunes 06.04.2020 | Whatsapp: (221) 5710138
18 de febrero de 2020 | Municipales

Villa Gesell

El asesinato de Fernando sacó a la luz una red de complicidades que llega al intendente Barrera

Los ojos se posan sobre el rol de Sebastián Álvarez, un ex funcionario que actúa como defensor del boliche Le Brique y el municipio que conduce Gustavo Barrera. La red se completa con la figura de un dueño, al que nadie reconoce como tal.

La causa por el asesinato de Fernando Báez Sosa avanza en dirección a establecer el grado de culpabilidad de cada uno de los diez acusados. En el ámbito judicial y en los corrillos de cada esquina de Villa Gesell, luego de la clausura del boliche Le Brique y de otros locales, creció la inquietud por develar un misterio inexpugnable: quiénes son sus dueños y por qué nunca fue sancionado por sus notorias irregularidades.

Un alto funcionario municipal catalogó el hecho como un “misterio”: nadie sabe, a ciencia cierta, la identidad de los propietarios porque en la práctica el local figura a nombre de quien consideran “sólo un testaferro”. Se trata de Fernando Fernández Carretero, un hombre de 37 años que desempeña el rol de “encargado” y es amigo personal y socio en los hechos de Sebastián Álvarez, funcionario del ANSES y abogado particular del intendente Gustavo Barrera y Le Brique.


Historial laboral de Sebastián Álvarez.

 

Tanto el “encargado” como Álvarez fueron candidatos en la lista que encabezaba este último como aspirante a concejal en el 2017.

Por su parte, Fernández Carretero aparece cumpliendo igual función en otro comercio de expendio de bebidas alcohólicas llamado “Full Escabio”, que se encuentra en el Paseo 105 entre las calles 2 y 3, en una zona de la ciudad en la que no debería estar autorizada la venta de alcohol.

Las habilitaciones como la que adquirió “Full Escabio” son otorgadas por la secretaría de Comercio de la comuna, cuya titular es Sofía Tineo, quien ocuparía al mismo tiempo la prosecretaría de Unión de Comercio e Industria local.

Por todo esto, una de las versiones más fuertes es que los dos locales, es decir, tanto el boliche bailable como el despacho de bebidas, sean propiedad de las mismas personas. Así lo acreditaría la presencia del mismo “testaferro”, Fernández Carretero, y la figura de Álvarez, a quien lo une una relación de amistad de hace años con Tineo.


Sebastián Álvarez junto al intendente Barrera y Alejandro Vanoli, actual titular de ANSES.

En otro orden, no son pocos los que consideran que el que tiene la llave para conducir a los propietarios de Le Brique es el abogado del boliche, Sebastián Álvarez, sindicado como socio en las sombras y quien fuera director de la ANSES local y ocupara varios cargos públicos, incluso como secretario de Comercio de la municipalidad.

De fuentes locales se desprende no solo el conocimiento que Álvarez tiene en la materia sino también su vinculación como protegido del intendente Barrera y el negocio de la noche geselina. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.