Jueves 13.08.2020 | Whatsapp: (221) 5710138
20 de marzo de 2020 | Municipales

A través de Facebook Live

Quién es el militante de Espert que encabezó la insólita “pueblada” de Pinamar

Pocas horas antes de la cuarentena obligatoria, un grupo de vecinos se acantonó en el acceso a la localidad balnearia ante la mirada pasiva de la policía para impedir el ingreso de turistas.

El jueves 19 de marzo será recordado por la numerosa cantidad de hechos entre peligrosos y bizarros que se fueron sucediendo hasta que finalmente el presidente Alberto Fernández decretó la cuarentena obligatoria y todo se redujo a quietud y silencio.

La antesala del presagiado anuncio estuvo plagada de un creciente nerviosismo que llegó hasta situaciones insólitas. Las más notables se produjeron en las localidades turísticas, donde kilométricas filas de autos se apostaban para acceder a las mismas de cara al feriado largo, incluso contradiciendo el pedido que el propio Fernández había realizado en una de sus salidas públicas de la semana.

En la noche del martes el intendente de Pinamar Martín Yeza había pedido públicamente no sólo que no hubiera visitas, sino también que se cerraran alojamientos y comercios. Procuraba con eso evitar lo que se vio el lunes en Monte Hermoso, con decenas de autos haciendo fila para acceder a la localidad balnearia.

Pero por lo visto el exhorto de Yeza no alcanzó: el jueves circularon por redes sociales y medios de todo el país diversas fotos de vehículos atestándose alrededor de la rotonda de acceso sobre la ruta interbalnearia 11. 

Mientras el intendente explicaba por Twitter que “el único que puede restringir la libre circulación en el territorio de la república es el presidente, con autorización del Congreso, solicitando estado de sitio”, un grupo de vecinos decidió acantonarse en el acceso de la ciudad con el objetivo de impedir el ingreso de turistas y no residentes.

La escena era delirante, ya que se observaba a vecinos de civil exigiéndoles a los conductores alguna documentación que certificara su domicilio en Pinamar para, así, dejarlos pasar. De fondo, varios efectivos policiales observaban lo sucedido sin impedirlo.

Entre la ridiculez y la anarquía, la mecha se fue cortando y todo casi termina de volar por los aires cuando un conductor decidió bajarse de su vehículo de alta gama para pelearse con uno de los pinamarenses que protagonizaban el retén. La fuerte discusión (registrada por numerosos celulares) muestra en primer lugar a Héctor Lostri, ex funcionario macrista que protagonizó una polémica gestión como interventor de Fabricaciones Militares y luego fue reubicado como embajador de Paraguay.

El propio Lostri dice en el video que el domicilio que figura en su documento es de Capital Federal, pero que vive en Pinamar, algo que los propios pinamarenses presentes negaban.

Lo interesante es que el otro “contendiente” de la pelea inicial es Alejandro Oliveros, quien venía realizando una transmisión en vivo por Facebook relatando el retén de vecinos. 

“Vos estás muy cómodo en tu casa con el teléfono viéndome. (Pero) lo que tenés que hacer es venir acá y sumarte a esta manifestación para que los autos que no son de Pinamar no entren”, explica Oliveros, quien comienza el video discutiendo con una mujer que le reprochaba justamente lo obvio: las rutas en ese entonces no estaban cortadas y eso solo lo podía decidir el presidente. “Con ignorantes no hablo”, retrucó.

Alejandro Oliveros fue militante del frente Despertar en las últimas elecciones de 2019, donde se inscribió como precandidato a intendente de Pinamar por el partido que postuló a presidente a José Luis Espert. De hecho Oliveros anfitrionó una charla del referente liberal en el coqueto hotel del Bosque en julio del año pasado, poco antes del episodio que casi le impide al frente presentarse a las PASO tras la deserción del aliado Alberto Assef (a quien Oliveros calificó en una entrevista radial como “viejo choto”).

Lo curioso de todo esto es que en una carta publicada en el sitio El Cartero de Pinamar, Oliveros aseguraba: “No milito en ningún partido político. No aspiro a ningún cargo”. En ese mismo texto además explicaba que entonces administraba “propiedades en la zona norte de Pinamar”.

Con todo, no es la primera vez que Oliveros aparece entreverado en una situación rayana a lo polémico. En 2017 el intendente Martín Yeza acusó a él y a otras personas de haber sido agredido verbalmente en una galería de la localidad. Tiempo después Oliveros aseguró que el mandatario pinamarense había contratado en el municipio local a Ramón Cortéz Gil después de que este fuera despedido de la gobernación de Salta por negarse a un control de alcoholemia e increpar a agentes de tránsito de dicha provincia.

Como se ve, el encono de Oliveros con Yeza viene de larga data y encontró en un recodo de la ruta 11 apenas un capítulo más, aunque sin dudas se trató más público de todos. “Lo que te estoy pidiendo es que si vos sos de Pinamar y te interesa que esto se cierre, vengas con tu auto y hagas lo que estamos haciendo nosotros”, dice en un momento.  “Somos cinco vecinos, siete autos, haciendo esto, lo que el municipio no hace”, explica.

Y una vez desatado el conflicto (en el cual participaron terceros y finalmente debió intervenir la policía), Oliveros desató: “Que Yeza cierre el acceso definitivamente. No me me vengas con la constitución y con toda esa huevada. Esto es un caso de emergencia. No estamos hablando de quemar gomas ni ninguna de esas giladas”. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
22 Mar | 01:47
Nombre opcional | Mail
che espert, albertito y la Kretina te mandan las gracias
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.