Viernes 25.09.2020 | Whatsapp: (221) 5710138
22 de marzo de 2020 | Opinión

Pandemia versus gobierno de científicos

El COVID-19 como salida de la retórica del victimismo

Mientras desde una ficticia oposición, tibia, torpe y apenas definida en las sombras, se exige al gobierno mantener los precios de los barbijos controlados (?), el ejecutivo nacional no cesa de boicotear las pocas medidas que con cierto halo de sensatez, fueron anunciadas.

HORACIO DELGUY

por:
Constanza Moragues Santos

Trascendida la ambivalencia de suspender las clases pero habilitar los comedores escolares, indicar la necesidad de restringir el contacto humano al tiempo que se reducían los horarios de circulación del transporte público y cerrar las fronteras para vuelos salientes sin su equivalente restricción a los vuelos de entrada, Fernández decidió, al fin, seguir el ejemplo tomado por otros países y decretó la cuarentena obligatoria en todo el territorio nacional.  En principio, hasta el 31 de marzo.

Sin embargo, este atisbo de racionalidad y cordura, emerge estrictamente como paliativo circunscripto a la superficialidad de las formas, sin llegar a destrabar la emergencia de fondo, que, en el caso de nuestro país, precede y excede las vicisitudes propias de un imponderable de la magnitud del coronavirus; Argentina transita ésta desgracia con la misma falta de criterio y oportunismo que transita todo lo demás. Basta con observar la cifra (3200 detenidos por violar la cuarentena a tan sólo tres días de haber sido ordenada) para reconocer el grado de desprecio que existe por la norma.

Tomando en consideración la llamada ley de correspondencia, que la metafísica propone  (“como es arriba es abajo”), el número estaría en consonancia perfecta con una vicepresidente que, haciendo gala de su psicopatía en primer lugar (ella está más allá y por encima de toda ley) y de la impunidad que le otorga su pertenencia a los privilegios de casta, en segundo lugar, supo imponer un modelo de conducta basado en la soberbia; legitimando la ausencia de empatía, la tergiversación y la mentira, como modalidades ideales de intercambio. 

Éste modelo generó la perversión radical de las dimensiones de la comunicación social y política a todo nivel. Y, en su reminiscencia, la destrucción de los valores morales acaecida por lo masivo de su práctica, hace espejo desde una masa de individuos que no consigue recuperar su capacidad pensante, poniendo en riesgo la vida de propios y ajenos, en una marcha irreversible al aumento de contagios y males asociados (colapso anticipado del sistema sanitario, extensión de los plazos de cuarentena, etcétera).

De la retórica del victimismo que se desprende de allí (de la reproducción del discurso y los disvalores inherentes a un liderazgo psicopático: la defensa aloplástica, el no reconocimiento del error, la culpa es siempre del otro, el que no es conmigo es contra mí, y el establecimiento de códigos propios para dotar de sentido una vida carente de ello -dada la ausencia de conciencia moral y el establecimiento de relaciones interpersonales, siempre, cosificadas-) poco logró diferenciarse Cambiemos, como fuerza política que prometía sacarnos de Agramante,  “haciendo lo que hay que hacer”…

En este contexto, y a la luz de repetidos y evidentes fracasos en la salida de emergencias previas a la pandemia (ver leyes: 23.697, 23.966, 27.430 y 27.541, entre otras), una nueva retórica basada en el sentido común, el respeto a la vida y a la libertad, viene a confirmar la invalidez ética y pragmática sobre la que se cierne la ficción heredada del supuesto de un “estado presente”; económicamente solvente (eficiente, solidario) y socialmente necesario. 

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
23 Mar | 04:46
Excelente columna Constanza Moragues Santos. Acá tenemos un gobierno con unos psicópatas y una oposición que como dice el refrán "el que calla otorga". Tibios porque acá no hay un Populismo de un solo lado. Eso es lo que la gente tiene que entender que el pais no se divide entre peronistas y globos si no entre toda la política sádica y demagoga y la Sociedad que compra el buzón de la grieta. Mientras tanto el país sufre las consecuencias de los políticos que nos gobernaron desde siempre. El "Estado presente" es una migajas y toda para los políticos y sus familias/amigos. El sistema de salud pública, educacional se colapsa porque duela a quien le duela el problema son la cantidad de gastos ridículos que hacen los políticos además de la corrupción. Cómo retórica es momento de pensar en reformas para achicarle el poder y el gasto a los políticos porque no pueden derrochar la plata de la gente en caprichos. Mientras el pais se cae a pedazos de tanto pagar impuestos para que los servicios públicos se caigan a pedazos.
23 Mar | 01:29
Guillermo | [email protected]
Muy buen artículo Constanza !! , Ojalá q con más gente como vos se frene el desarrollo de parásitos q viven del estado a costa de aquellos q nos esforzamos día a día ; la gente tiene q entender q la grieta no es entre populismo k y populismo amarillo , no es entre ricos y pobres , es entre los q no quieren perder sus comodas ventajas conseguidas por obsecuencia y dominio de obsecuentes ,y aquellos q la buscan con el sudor de su frente
23 Mar | 09:48
Constanza Moragues Santos: Excelente articulo. Con respecto al comentario de un tal @alejandro, no te preocupes. A los cabezas de termo no les gusta que le digan verdades que duelen.
23 Mar | 09:16
Alejandro | [email protected]
Constanza Moragues Santos, no tenés ni idea de nada! Por gente como vos el país paró su desarrollo en 2015 con la llegada del siniestro! Un persona con capacidades intelectuales tan buenas que tenga la desgracia de estar inmersa en un relato macrista (falso). Y si aunque no seas macrista, estás metida de lleno en esa retórica inventada a la perfección. Qué desperdicio de profesional que sos.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.