Viernes 05.06.2020 | Whatsapp: (221) 5710138
14 de abril de 2020 | Opinión

Democracia en tiempos de pandemia

La cuarentena restringe la circulación, no las garantías

Entre 1347 y 1353, la peste negra mató a 80 millones de personas en Europa y modificó costumbres e instituciones políticas y económicas. Influyentes ciudades decayeron, como la República Veneciana, y terminó con casi todo el clero, en el encierro de los monasterios. En la semana santa de 1350 se llevó también al rey Alfonso XI de Castilla.

HORACIO DELGUY

por:
Daniel Montes

Es cierto que hubo una relativa prosperidad posterior al consolidarse un campesinado propietario a causa de tierras abandonadas y que se resquebrajó la servidumbre, surgiendo nuevas ciudades con nuevas perspectivas, las que terminarían en el Renacimiento. No conmovió, sin embargo, la estructura de poder. No apuró revueltas ni tampoco la participación popular en el gobierno

Lo que sí hizo fue facilitar un brote de persecuciones hacia lo diferente, lo distinto, por responsabilizarlo de la peste, la que consideraron un castigo de Dios por los pecados del mundo. Las víctimas fueron mendigos y familias muy pobres, enfermos (especialmente leprosos y locos). En el caso de los  judíos, casi todas las ciudades europeas exterminaron sus comunidades, en una matanza gigantesca, y los  romaníes corrieron la misma suerte.

En estos tiempos de peste coronavirus, donde se denuncia al vecino, se desconfía del peatón sin barbijo y las respuestas debieran ser lideradas por la democracia, sin Congreso federal, ni Legislatura provincial, hay algunos brotes autoritarios de intendentes que toman decisiones inconstitucionales: la cuarentena restringe la circulación pero no suspende las garantías constitucionales ni la representación popular. Y la oposición está llamada a oponerse, revisar, mejorar, proponer. Esto, claro está, sin que implique obstaculizar las acciones del gobierno en su esfuerzo de controlar la peste. Por lo tanto, acompañar significa integrar los comités o grupos de emergencia que se formen y votar las normas necesarias para el gobierno.

En momentos en los que puede pensarse que solo hacen falta veinte políticos para gobernar (la situación extraordinaria le da centralidad al poder ejecutivo), algún intendente puede pensar que está libre para actuar sin el  Concejo Deliberante, cuyos miembros no son empleados municipales sino representantes del pueblo y por lo tanto sujetos a su mandato. No hay subordinación sino áreas jurisdiccionales diferentes.

El gobernante sabio, asesorado por un consejo científico, que emergía luego de una hecatombe, es el tema de mucha literatura de los años 50. Quizás ese tiempo haya llegado. 

 

 

(*) Daniel Montes es concejal de Juntos por el Cambio – UCR, en la localidad de Ensenada.

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Coronavirus

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
11 May | 07:59
Estanislao Zeballos | [email protected]
Lindas palabras don Montes, pero sabe una cosa, A LOS INTENDENTES LES IMPORTA UN RÁBANO LA GENTE Y A LOS CONCEJALES MENOS, UNOS HACEN DE LAS LEYES SU INSTRUMENTO DE TIRANÍA, ARROGÁNDOSE FACULTADES QUE LO LES DA LA CONSTITUCIÓN NI LAS LEYES EN MATERIA DE GOBIERNO MUNICIPAL Y LOS OTROS, LES VIENE BIEN PARA RESCARSE COBRANDO SUCULENTOS DINERILLOS SIN HACER NADA (COMO HA SIDO SIEMPRE) DE IGUAL ,MANERA A NIVEL CONGRESO Y LEGISLATIVO, COMO PARA LOS GOBERNADORES, QUE LINDA EXCUSA LES DIO ESTA FALSA PANDEMIA PARA ADUEÑARSE DE LAS PROVINCIAS Y ERIGIRSE EN CAPANGAS DE LA POBLACIÓN.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.