Jueves 30.06.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
14 de abril de 2020 | Cultura

“Relámpago en la oscuridad”

Iorio: “Cuando nos vieron con el pelo largo y que no éramos travestis, dijeron ‘¿estos quiénes son?’”

Acaban de publicar una jugosa entrevista al fundador de V8 que había quedado afuera del documental “Relámpago en la oscuridad”, dedicado al cantante de aquella banda pionera del metal argentino.

HORACIO DELGUY

por:
Juan Provéndola

Detalles hasta ahora desconocidos sobre el logo de V8, la previa a la escandalosa (pero ya mítica) presentación en el festival BA Rock 1982, los entretelones de la grabación del disco “Luchando por el metal” y el accidentado viaje a Brasil (donde se terminaría desarmando la formación emblemática de la primera banda del metal argentino) acaban de salir a la luz casi cuatro décadas después.

Todo esto se debe a que los directores de “Relámpago en la oscuridad” decidieron subir a YouTube una entrevista hasta ahora inédita a Ricardo Iorio, quien había aceptado participar del rockumental dedicado al cantante Alberto Zamarbide. A lo largo de casi nueve minutos, Iorio recuerda algunos episodios conocidos por los fans de V8, pero también revela datos que no se conocían en profundidad.

El también creador de Hermética y Almafuerte cuenta, por ejemplo, que estuvieron toda una mañana recorriendo junto Zamarbide talleres mecánicos y casas de repuestos de la avenida Federico Lacroze (presumiblemente a la altura de Chacarita, barrio en el que vivía el cantante y donde la banda ensayaba) para encontrar un logo original del motor V8 para utilizarlo como distintivo. “Al principio era confuso todo, venían pibes con símbolos de la paz. ¡Una rueda de carreta así! Porque creían que el rock era eso. Después se fue puliendo”, reconoce. 

También recuerda la víspera a la presentación en el festival BA Rock 1982, donde el público repudió a V8 y el propio Ricardo Iorio gritó a viva voz en contra de los hippies. “Desde el día anterior estuvimos con Beto haciendo las muñequeras, el logotipo en el parche de la batería, a la guitarra que rompió Civile la estuvimos pintando, poniéndole las cuerdas, tratando de afinarla. Estuvimos todo el puto día… ¡Y toda la puta noche!”, cuenta Iorio. “Como éramos tan giles y tan responsables, fuimos a las 10.00 de la mañana, aunque tocábamos a las 4.00 de la tarde en colectivo. Para mí fue una cosa terrible, de terror”.

Respecto a la grabación del disco debut “Luchando por el metal” (hito iniciativo del heavy hecho en Argentina), Ricardo Iorio acepta la inocencia con la que vivieron la experiencia. “Al no venir de familia de músicos, no sabíamos ni de la sociedad de autores, ni de los derechos de propiedad intelectual. Lo único que queríamos era entrar a un estudio de grabación”.

“Salió ese disco y fue una cosa bonita. ¡Hasta ahora lo están editando!. Tengo una edición de España con la misma tapa, en vinilo. Cosa de loquitos”, afirma Iorio con una sonrisa que hacía tiempo no se le veía, quizás poco después de esa entrevista comenzó la etapa en la que cualquiera acude a él para tirarle la lengua y hacerlo hablar de cualquier cosa, menos de música.

Pero acaso lo más interesante de la entrevista es el tramo final, cuando el músico alude a una de las experiencias más divulgadas, pero menos detalladas de la breve e inolvidable historia de V8: el viaje a Brasil de 1985. “Estuvimos como tres meses allá. Hasta que con Zamarbide decidimos separarnos de estos dos pibes, de Rowek y de Civille”, dice Iorio, en alusión al baterista y al guitarrista de V8.

“En Brasil, cuando nos vieron con el pelo largo y que no éramos travestis, decían ‘y estos, ¿quiénes son?’”. Estuvimos tres meses y no nos cogimos a nadie, no tuvimos ningún amorío. Nosotros fuimos a poder cantarles la música. Y no lo pudimos lograr allá. Porque nos dimos cuenta que los ricos escuchaban heavy metal, pero no te iban a dar una guitarra para demostrar que vos, argentino, eras más loco que ellos”. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!