Jueves 30.06.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
30 de abril de 2020 | Nacionales

Crisis y pandemia

PSA: Los contagios en el grupo de elite evidenciaron la falta de insumos para enfrentar la emergencia

Un total de catorce agentes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) que revisten tareas en el Grupo de Infantería (GIA) con asiento en Ezeiza, se contagiaron de coronavirus. Los verdaderos motivos detrás de la polémica.

Los efectivos, que no prestaban servicio en un área de contacto con pasajeros, según informaron fuentes de la fuerza, están en buenas condiciones de salud, la mayoría, asintomáticos. Otros veintiún oficiales y suboficiales se encuentran preventivamente aislados del resto, a la espera del resultado de los hisopados y estudios correspondientes.

Fuentes de la fuerza de seguridad federal explicaron que, días atrás, cuatro efectivos del GIA (un grupo especial integrado por setenta y siete agentes de la Regional I del Este, con sede en Ezeiza) manifestaron síntomas compatibles con COVID-19. El GIA de la Regional I del Este se divide en cuatro secciones, y en las secciones 3 y 4 hubo agentes con síntomas. De los 35 agentes aislados preventivamente, 14 dieron positivos y 4 negativos. El resto todavía espera el resultado.

Pero la realidad del organismo que dirige José Glinski dista mucho de las versiones oficiales de esta fuerza civil armada.

Según pudo saber REALPOLITIK de los altos mandos, a través de una fuente confiable del Consejo de Seguridad Interior de la Nación, ese grupo de elite de la PSA no realiza servicios ordinarios como el personal que está apostado en los aeropuertos del país. El GIA pertenece a una especie de guardia de infantería antidisturbios y contención, utilizada principalmente para realizar allanamientos para la Justicia Federal u ordinaria en zonas peligrosas como ciertas villas.

En ese marco, el personal en cuestión, mediante sistemas electrónicos, hizo saber el descontento que reina en cierto sector de la fuerza porque, según denuncian, los jefes no le darían los elementos de seguridad que se requieren por protocolo en el marco de la emergencia sanitaria. Ese descontento llegó a varios funcionarios que integran ese Consejo de Seguridad.

Ya a principio de abril la Policía Aeroportuaria con asiento en Bariloche había tenido episodios de contagio por no usar los elementos apropiados y confinar al personal varias horas más de lo habitual por capricho de sus jefes, en la provincia de Río negro.

Uno de los audios que circuló durante los últimos días -a los que, a la luz de los resultados de los análisis y la confirmación de tres casos relacionados con la PSA, se le puede dar crédito-, decía: “Tenemos varios casos de compañeros internados con síntomas pero la orden es que sigamos yendo a trabajar como si nada hubiera pasado”. Y agregaba: “Pedimos que nos aíslen en nuestra casa”, porque “estuvimos en contacto con casos positivos y no hacen nada”. Finalmente, el trabajador que grabó el audio afirma: “Puedo estar contagiado y me obligan a ir a trabajar”. 

Los agentes de la PSA que desempeñaron tareas en las últimas semanas, así como sus familias, deberán cumplir con el aislamiento obligatorio en sus hogares, llevando el riesgo a todo el grupo familiar por negligencia e impericia de los jefes. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Río Negro, PSA, José Glinski

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!