Domingo 20.06.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
18 de mayo de 2020 | CABA

Plan de contingencia 

Haciendo uso de los superpoderes, Larreta pondrá a todos los empleados en combate contra el COVID-19

El 7 de mayo la Legislatura Porteña aprobó la asignación de la suma del poder público al jefe de Gobierno para combatir el COVID-19. Las primeras decisiones adoptadas, y que todavía no han trascendido, dan la pauta del nuevo estilo de gobierno que imperará durante la pandemia.  

La Legislatura Porteña le asignó una inédita dotación de superpoderes al jefe de Gobierno, como por ejemplo la suspensión de la vigencia de leyes ambientales, de seguridad, de transporte, de planeamiento urbano, etcétera. También le permite suspender los mecanismos de democracia participativa y programas comunales, entre otros. Una capacidad que no tuvo ningún poder ejecutivo democrático. 

Horacio Rodríguez Larreta podrá distribuir a voluntad la totalidad del presupuesto sin límites. El destino de todos los recursos de la ciudad los definirá exclusivamente el jefe de Gobierno. Así podrá modificar contratos, permisos, concesiones y compras reguladas por las leyes sin límite alguno, por lo que podrá avanzar en sus políticas de venta de tierras y edificios públicos, de privatización de los servicios y prestaciones, recorte del presupuesto de vivienda y reurbanización de los barrios populares, etcétera.

Este fin de semana comenzaron a conocerse las primeras decisiones tomadas por el jefe de Gobierno de la Ciudad para combatir el COVID-19, a través de comunicaciones reservadas destinadas a los agentes con responsabilidades de gestión, y que incluyen la movilización y reasignación de tareas de todos los empleados públicos de la ciudad. 

Se trata los primeros lineamientos de un plan de contingencia que iría redefiniéndose en sintonía con la evolución que adopte la pandemia. 

En este primer movimiento, la decisión de las autoridades porteñas consiste en poner a disposición a todos los empleados del gobierno de la CABA para desarrollar tareas para combatir al COVID-19, clasificándolos del siguiente modo:  

1) Población de riesgo: se les asignarán tareas en sus domicilios. 

2) Personal indispensable para la operación. 

3) Personal disponible para el COVID-19 (incluye a los que ya están participando en cualquiera de las modalidades: Ezeiza, hoteles, vacunatorios, concientización, call center, logística, salud, etcétera).

El desempeño de las nuevas tareas no será voluntario, sino que implica una reasignación de funciones que dispondrá el ejecutivo de la CABA haciendo uso de las atribuciones conferidas por la ley de Superpoderes. 

En los próximos días está prevista la publicación de un decreto que incluirá esta reasignación de funciones, así como de otras pautas y decisiones que están discutiéndose desde hace algunos días en los más altos niveles del gobierno de la Ciudad. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS