Jueves 02.07.2020 | Whatsapp: (221) 5710138
26 de mayo de 2020 | Interior

Desidia estatal

San Juan: Las desoladoras condiciones de los aislados del gobernador Sergio Uñac

Las treinta personas en cuarentena, producto del último caso positivo por coronavirus en la provincia, fueron derivadas a otras instalaciones tras las pésimas condiciones en las que se encontraban. Un edificio en construcción, sin luz, agua de red ni gas, con obreros trabajando en el lugar, entre las circunstancias que atravesaron los recluidos.

El mal desempeño del gobierno sanjuanino para controlar la pandemia quedó en evidencia luego de la confirmación con COVID-19 de Laura G., una médica reumatóloga que incumplió todas las normas de prevención a pesar de la responsabilidad que debería tener en materia sanitaria. Ella visitó en el hospital a su hermano, otro infectado, que fue trasladado con síntomas del virus desde Buenos Aires a San Juan y con el avión sanitario provincial. Pero Sergio Uñac no está dispuesto a pagar los costos políticos. 

Tanto él como su ministra de Salud, Alejandra Venerando, iniciaron una “persecución”, según declararon los damnificados, a los profesionales médicos de la provincia. Ante la imposibilidad de demostrar que ellos no fueron cómplices, ya que su tarea -como funcionarios públicos- consiste en monitorear estos vuelos, insisten en instalar la versión de que una jefa de Infectología y el coordinador de los viajes sanitarios son los inmediatos culpables por autorizar el traslado “a sus espaldas”. 

Más allá de estos polémicos casos, el gobierno cuyano volvió a comprobar que no está a la altura de las circunstancias ante una enfermedad que causa temor en la población mundial. La desidia estatal de Uñac y sus ministros, Venerando y Claudia Grynszpan, de Turismo y Cultura respectivamente, expusieron la negligencia con la que asisten a los pacientes aislados. 


Imágenes de la vida de los aislados por el gobernador de San Juan.

El hecho en cuestión ocurrió el sábado, cuando ambas funcionarias decidieron enviar a estas personas a un hotel con mejores prestaciones que el que se situaban. Sin embargo, nunca tuvieron en cuenta los 1.5 grados bajo cero que se vivían a esas horas; toda una invitación a las enfermedades respiratorias habituales en esta época del año. Finalmente, en tres combis de la secretaria de Deportes, fueron derivados del hospedaje en Concepción Capital a otro ubicado en Santa Lucía. 

Ahora bien, la pregunta que cabe formularse es por qué fueron cambiados de lugar. Las treinta personas separadas por contacto estrecho con Laura G. se encontraban en un hotel con deplorables condiciones de infraestructura. En primer lugar, se trataba de un edificio en construcción y prueba de ello son los obreros que trabajan en el interior del complejo habitacional. Además, no había luz, agua de red ni gas. A ello se suma el hecho de que una noche el grupo electrógeno dejó de funcionar y, por ende, se quedaron sin energía eléctrica.

No obstante, el bochornoso entuerto no concluye aquí.

Los baños se hallaban sin agua caliente, un servicio indispensable debido a las bajas temperaturas en aquella región. Por último, no faltó el rubro alimenticio y su deficiente estado. La comida en mala calidad era habitué, como se observa en la imagen. Una imagen vale más que mil palabras. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.