Martes 13.04.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
16 de junio de 2020 | Judiciales

Entrevista REALPOLITIK.FM

Para el fiscal Federico Delgado, “la vida pública de la Argentina está fuera del estado de derecho”

El fiscal federal dialogó con RADIO REALPOLITIK FM (www.realpolitik.fm) sobre el papel de los servicios de inteligencia en la gestión de Mauricio Macri y la intervención del gobierno en el Servicio Penitenciario Federal. “La democracia ha tenido muchos problemas para subordinar al aparato de inteligencia a los fines de la república”, aseguró.

HORACIO DELGUY

por:
Alejandro Costanzo

La red de espionaje ilegal en la gestión macrista dejó al descubierto la vulnerabilidad de las instituciones democráticas. La lista de funcionarios de la oposición, de la cúpula del oficialismo y de periodistas espiados durante el gobierno de Mauricio Macri no hace más que demostrar la debilidad de la república ante los servicios de inteligencia, que funcionan como un sottogoverno y se mantienen pese a los cambios de gestión.

La intervención al Servicio Penitenciario Federal no es casual. El espionaje a ex funcionarios y empresarios detenidos es una prueba más de la utilización del estado para fines persecutorios hacia opositores políticos, cuestión que ya quedó demostrada a través de procedimientos en el penal de Ezeiza que evidencian la instalación de micrófonos, cámaras e intervenciones a teléfonos públicos. La causa, que tramita el juzgado federal de Villena en Lomas de Zamora, además, involucra al narcotráfico. 

El fiscal federal Federico Delgado, idóneo sobre la materia y autor del reciente libro “República de la impunidad”, expresó que “la vida pública de la Argentina está fuera del estado de derecho”, y que “el tema de los servicios y la corrupción en el Servicio Penitenciario son temas que han atravesado a muchas administraciones durante mucho tiempo”.  

“Al quebrantar al estado de derecho, se conculcan derechos individuales. Más allá de la comisión de los delitos, vemos una brutal utilización de recursos públicos para fines particulares”, detalló.  

Sobre los servicios de inteligencia, el letrado señaló que “son una suerte de auto permiso que se da el estado, porque su lenguaje es la ley y los servicios son un lugar que pueden trabajar al margen o fuera de la misma, supuestamente para prevenir o descubrir cuestiones que ponen en peligro la vigencia del propio estado”. Asimismo, agregó: “Han funcionado de manera diferente en los últimos años, pero se agudizado su rol en éste último tiempo”.  

Abogado y licenciado en Ciencias Políticas de la UBA, Federico Delgado planteó que es una “magnífica oportunidad” para prevenir que “estas cosas no funcionen más”, a lo que se llega con “compromisos públicos de la dirigencia”. Además, sostuvo que tienen que ver con la ética y moral públicas, como así también la responsabilidad de no usar estas cuestiones para fines particulares.  

LA IMPUNIDAD DE LOS SERVICIOS DE INTELIGENCIA

La Ley de Seguridad Interior, promulgada por Raúl Alfonsín en 1988, y la Ley de Inteligencia, normas que están vigentes en el estado argentino, según explicó Delgado, establecen que los datos son privados y no los puede usar ninguna agencia para hacer inteligencia interior. “Hay algunos espacios de nuestro país y de nuestra vida pública a los que la ley de la democracia aún no llegó. Hay un problema muy fuerte de los poderes que persisten cuando cambian los gobiernos”, expresó. 

“Las autoridades que ocupan roles en el gobierno tienen la tentación de utilizar el aparato de inteligencia como un insumo para conseguir información a los efectos de tomar decisiones. Esto sin lugar a dudas son prácticas inmorales e ilegales, pero están informalmente institucionalizadas”, destacó el fiscal.  

Federico Delgado planteó que es muy importante que esta cuestión sea un precedente, un ejemplo de lo que no se debe hacer. “Nos hemos acostumbrado a vivir en una sociedad habitada por la impunidad, donde el crimen no paga y donde se tolera socialmente que algunas personas puedan cometer faltas graves y que puedan violar la ley”, aseguró.

Finalmente, el fiscal federal remarcó que la crisis del coronavirus “es un fantasma que recorre al mundo y está mostrando las instituciones y la vida tal cual como son”. En este sentido, sostuvo que los valores de occidente están en crisis, la ley de oferta y demanda está casi suspendida y que los estados en todo el mundo están interviniendo.

“Hay una oportunidad global de rehacer el mundo. El mundo tal y como lo conocimos se cayó a pedazos, los valores están en crisis. Nos queda la responsabilidad de edificar un nuevo formato de sociedad”, concluyó. (www.REALPOLITIK.com.ar)

 

*La entrevista se realizó en el marco del programa Te la Debo que se transmite de lunes a viernes de 14.00 a 16.00 por RADIO REALPOLITIK.

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS