Sábado 04.07.2020 | Whatsapp: (221) 5710138
20 de junio de 2020 | Nacionales

Economía en crisis

Deuda y cuarentena, el cóctel que dejó en jaque a la economía argentina

De no acceder a un acuerdo en las próximas semanas, el país se vería obligado a aumentar aún más una emisión que parece descontrolada. Los niveles esperados de inflación y devaluación para el último trimestre preocupan a los economistas de Alberto Fernández.

En las últimas horas, los ADRs, bonos y acciones argentinas se hundieron hasta un 13,8 por ciento, un número inaceptable en cualquier economía equilibrada. Además, el índice S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos cedió un 6,1 por ciento, como consecuencia de las complicaciones en las negociaciones entre el gobierno y los acreedores en torno a la deuda.

Las malas noticias parecieran acumularse unas sobre otras en un momento tan excepcional como preocupante. La pandemia de coronavirus no da respiro y el gobierno opta por continuar con una cuarentena que se acerca a superar los cien días, más allá de los límites de tolerancia de cualquier empresario o comerciante argentino.

Horas atrás, el jefe de Gabinete nacional Santiago Cafiero admitió ante el Senado que “con la pandemia, la Argentina informal quedó visible a los ojos de todos”. Durante su repaso, el funcionario aseguró que el país se encuentra ante una severa crisis de ingresos.

A pesar de destacar las medidas paliativas del gobierno, lo cierto es que Cafiero sabe que no han funcionado. El IFE llegó tarde y mal organizado, existen numerosas empresas que se fundieron esperando el ATP y los créditos a tasas del 24 por ciento beneficiaron a muchas menos personas de las esperadas. Aún así, el estado nacional estiró tanto sus límites financieros que ya no puede agregar nada más. Allá fue su mejor esfuerzo.

El Fondo Monetario Internacional, que hasta el momento había oficiado de mediador entre los acreedores y el gobierno, decidió hacerse a un lado. En una reciente conferencia de prensa en Washington, Gerry Rice, vocero del organismo, aseguró que “las negociaciones entre las autoridades argentinas y los acreedores es una cuestión entre ellos”.

A la deriva, los comerciantes quedaron huérfanos de protección alguna. Los créditos al 24 por ciento sólo abarcan una nómina salarial, lo que la extensión de la cuarentena los obligaría a pedir un crédito por mes tan sólo para sobrevivir, lo cual es lógicamente inviable. Las consecuencias de ello están en la calle. Los centros comerciales invadidos de carteles de venta y alquiler son la muestra gratis de un escenario que nadie esperaba tan sólo seis meses atrás.

Lo que ocurra en las próximas semanas decidirá qué tan negro será el panorama para la economía argentina en el último trimestre del año. Según los especialistas, si no hay acuerdo con los acreedores el país será empujado a aumentar la emisión de pesos a pesar de que hoy ya presenta niveles descomunales. Mientras tanto, el fantasma de lo que promete ser una peligrosa mezcla de inflación y devaluación se vuelve rápidamente la realidad menos deseada. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.