Miércoles 23.09.2020 | Whatsapp: (221) 5710138
12 de septiembre de 2020 | Séptimo Arte

Entrevista REALPOLITIK

Triunfos robados: Una película que “celebra el momento de revancha”

Jessica Bendinger, guionista del film sobre porristas protagonizada por Kirsten Dunst, cuenta cómo nació la historia y el origen de los cantos más populares. “Cada vez que vemos que se corrige un curso y pasa lo correcto, se siente bien como espectador. Ese es el sentimiento universal en juego”, aseguró.

HORACIO DELGUY

por:
Federico Carestia

20 años atrás, cuando la cartelera anunciaba la llegada de "Triunfos robados" (Bring it on), ni el más optimista de los miembros de la producción hubiera pensado que se transformaría en semejante clásico. Con miles de repeticiones anuales en los canales de películas tradicionales, la historia protagonizada por Kirsten Dunst se volvió un ícono para toda una generación.

El film se centra en un grupo de estudiantes de secundaria que son porristas y que de pronto descubren que el éxito sobre el que construyeron su estatus es una mentira. Todos sus números musicales fueron robados al equipo de otra escuela que luchará por recuperar su lugar.

Cuando Jessica Bendinger vio por primera vez el deporte, algo le hizo click y la dejó pensando en todo lo que transmitía. Esa idea sobrevivió al paso del tiempo e hizo que quisiera volcarla en el guión de lo que terminó siendo este éxito. A dos décadas de su lanzamiento, habló con REALPOLITIK sobre el detrás de escena de este clásico del nuevo milenio.

RP.- ¿Cómo nació "Triunfos robados"?

Las ideas aparecen de muchas formas. Si seguís eso, se queda con vos cuando quieras vender la idea, tenés diversión haciéndolo. Así que seguí esta guía. Me interesaban las historias de competencias deportivas porque de chica hice gimnasia y me encantaba en especial Nadia Comaneci, que la vi en las olimpiadas de 1976, y cuando encontré el núcleo de amor, ese amor vino por ver a una chica que no era mucho más grande que yo y estaba ganando una medalla de oro. Ganando la atención del mundo tan joven, cuando sos chico y ves eso con cualquier deportista, hay una pureza y una inocencia en ese amor y creo que eso nunca lo perdí. Ver gimnasia, gente arrojándose al aire, haciendo piruetas, había algo que emocionaba de ver esa libertad. Desde ahí, pensé que era divertido porque era gente por lo general relegada en Estados Unidos, sobre la que se proyectan arquetipos femeninos, cuando en realidad hacen cosas increíbles y me gustó esa tensión. Y eso se quedó conmigo, escribí la película que quería ver.

RP.- La música juega un rol muy importante, ¿de qué manera la penso´?

Era fan del hip hop, fui a la Universidad en Nueva York cuando la música empezó a ganar la conciencia de las masas y se volvió popular. Me encantaban sus shows y puse dos cosas que no estábamos acostumbrados a ver juntos, y se demostró que iban bien juntos. Creo que perdura porque es una prueba de que se hizo con amor.

RP.- Además de las piruetas, la película es muy recordada por los cantos ¿Ayudó a escribirlos?

Hay algunos que son famosos. Los compartí con el mundo. "Brrr hace frío aquí" era un paso de una fraternidad afroamericana que vi sobre los escalones de la biblioteca de la Universidad Columbia y nunca me los olvidé. El que dice que "algún día me vas a cargar la nafta", que es un canto con mucha maldad, lo vi en la Universidad del Noroeste de Chicago, que siempre perdían entonces le cantaban eso a los equipos que eran mejores que ellos. Y el del principio lo escribí yo, la canción del final estaba en el primer borrador.

RP.- ¿Qué fue lo que más le gustó del rodaje?

Lo más divertido fue ver cómo rodaban las nacionales en Oceanside California, no esperaba un escenario tan grande. Ver el producto final y el rodaje de lo que había estado haciendo por tantos años, vendí la idea en 1996 y rodamos en 1999, se estrenó en el 2000, fue mucho tiempo. Muy emotivo, estaba llorando de felicidad.

RP.- ¿Por qué piensa que la historia se sigue recordando después de todos estos años?

Creo que a todos nos gusta el que no es el favorito y es una película que celebra el momento de su revancha. Es algo con lo que nos podemos identificar y es lo que esperamos, sobre todo cuando es emotivo, con ese perdedor que gana, pero que también lo maltrataron y que no había llegado a la instancia nacional por muchas cosas, que además les robaron (sus canciones) y al final lo ves reivindicado. Cada vez que vemos que se corrige un curso y pasa lo correcto, se siente bien como espectador. Ese es el sentimiento universal en juego. Además, en EE.UU. tenemos una historia de fraude con la raza. Creo que de manera muy torpe tratamos de resolver eso como país y la película representa algo esperanzador para todos. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.