Sábado 28.11.2020 | Whatsapp: (221) 5710138
30 de octubre de 2020 | Judiciales

COVID-19

Denuncian a Pedro Cahn por presentarse para desarrollar la vacuna a pesar de ser asesor presidencial

La abogada y especialista en derecho de familia, Elizabeth Márquez, presentó un escrito judicial solicitando la no obligatoriedad para darse la vacuna ante tal situación, que involucra al médico infectólogo. “Turbio que un asesor presidencial sea el que trae una vacuna”, cuestionó la letrada.

La demanda internacional de la vacuna contra el coronavirus provocó avances científicos inesperados para otras épocas, ya que los tiempos de su desarrollo se han acelerado notablemente en pos de hallar la inmunización para la población mundial. En esta carrera, Argentina no se queda atrás y fabricará la vacuna de Oxford de la farmacéutica Astra - Zeneca, lo que representa un privilegio en plena pandemia. Sin embargo, el reconocido médico y asesor presidencial, Pedro Cahn, también se ha presentado para desarrollar la vacuna y ya han sido aprobados la realización de los estudios correspondientes.

En este sentido, la abogada y especialista en derecho de familia, Elizabeth Márquez, presentó un escrito judicial pidiendo que la vacuna no sea obligatoria. En su carácter de gestora oficiosa de la fundación Visión Médica Humanista denunció y advirtió “un grave daño por la sanción del proyecto de ley sobre el desarrollo, fabricación y adquisición de las vacunas destinadas a generar inmunidad adquirida contra el COVID-19 y que dicho daño acarrearía el delito de lesa humanidad contemplado por el Estatuto de Roma”. 

Ante tal acusación, solicitó al Senado de la Nación que “se abstenga de dar sanción al proyecto de ley” o que, en su defecto, se incorpore el siguiente artículo: “Todas las vacunas que se aprueben consecuencia de los beneficios extraordinarios que confiere la presente ley, quedan exceptuadas de la obligatoriedad establecida por ley 27.491 y por lo tanto no podrá ser inducida por autoridad alguna como parte del calendario de vacunación obligatoria”.

Cabe destacar que la disposición del poder ejecutivo nacional, con fecha el 13 de agosto, establece que “la firma de laboratorio Elea Phoenix SA solicita autorización para efectuar el denominado “ensayo clínico de fase III”, aleatorizado, de doble enmascaramiento, controlado con placebo, en grupos paralelos para evaluar la eficacia, inmunogenicidad y la seguridad de la vacuna inactivada contra el SARS-CoV-2 en una población sana entre los 18 años y los 85 años de edad”. A tal efecto, solicita “autorización para ingresar al país la droga necesaria y enviar material biológico al exterior”.

Finalmente, la resolución del gobierno nacional aclara que el estudio clínico autorizado “se llevará a cabo en el centro a cargo del investigador principal y con el / los modelo / s de consentimiento/s aprobados por el comité de Ética en Investigación”. En esta línea, uno de los peticionantes, según figura en el documento oficial de la administración nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología médica, es ni más ni menos que Pedro Cahn, uno de los asesores del presidente Alberto Fernández. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
30 Oct | 10:10
Peronista | [email protected]
Pedro Cahn Judío asesino y traidor. Éstos parásitos nos quieren exterminar para seguir viviendo del estado. No sean boludos, investiguen a éste señor y cuestionen todo
30 Oct | 03:00
Roberto | Mail
Che hector damiani que es lo que no entendes, pelotudo?
30 Oct | 02:16
Horacio | Mail
HOY ESTOS HIJOS DE RE MIL PUTAS HIENAS MALDITAS, APROBARON LA LEY DE VACUNACION OBLIGATORIA. LA VACUNA ES MORTAL. NOS QUIEREN INOCULAR CANCER Y MODIFICAR EL ADN. O LOS DERROCAMOS, O NOS MATAN A TODOS COMO RATAS.
30 Oct | 01:39
Chiquito Reyes | [email protected]
ESTAMOS VIVIENDO UNA DICTADURA EN MANOS DE TERRORISTAS QUE NO SOLO VIOLAN LA PROPIEDAD PRIVADA, SINO QUE ATENTAN CONTRA LOS DERECHOS HUMANOS MÁS ELEMENTALES, ME PREGUNTO CUÁL ES LA RAZONABILIDAD PARA QUE ESTE GOBIERNO DE TRAIDORES Y CORRUPTOS DECIDA POR MÍ, CUANDO HAN DEMOSTRADO QUE NO SIRVEN PARA NADA, QUE HAN QUEBRADO EL PAIS EN SOLO MESES Y PRETENDEN OBLIGARME A VACUNARME CON UNA VACUNA CUYOS RESULTADOS HAN DEMOSTRADO HASTA AHORA QUE SON PERJUDICIALES PARA MI SALUD, ADEMÁS DE LA ENORME CONTRARIEDAD Y GRAVEDAD DE QUE ESTÁ SIENDO ELABORADA POR EL ENEMIGO. DICEN QUE LA GENTE NO TIENE EL DERECHO DE DECIDIR PORQUE ESTÁ EN JUEGO LA SALUD SOCIAL, BUENO ESTAMOS DE ACUERDO, ENTONCES ESTAMOS A TIEMPO DE HACER UN PLEBISCITO PARA ELEGIR LA VACUNA CON LA CUÁL LOS ARGENTINOS NOS VAMOS A INOCULAR EN NUESTRO CUERPO. A MÍ POR LO MENOS NADIE ME IMPONE NADA, ESTÁ BAJO MI RESPONSABILIDAD CUIDARME Y CUIDAR A MI FAMILIA. CON LA VACUNA DE OXFORD EN MI CASA NO SE VACUNA NADIE Y CON CUALQUIERA QUE PROMUEVA ESTE GOBIERNO DE CORRUPTOS Y MAL NACIDOS, VAYANLO SABIENDO.
30 Oct | 12:46
...véanse la entrevista que Cúneo les hizo a la Dra. Brandolino y al Dr. Cristian Duré: https://youtu.be/EBqSK1drdjo?t=4062 ...encontrarán alguna "data" sobre este MISERABLE HIJO DE MIL PUTAS. (..."gilberto", DEJÁ DE HACERLE HONOR a tu triste nombre, imbécil...)
30 Oct | 11:37
Chiquito Reyes | [email protected]
QUE SE VAYAN TODOS, TIENEN QUE RENUNCIAR TODOS, DIPUTADOS, SENADORES, MINISTROS, JUECES A UNA ASAMBLEA LEGISLATIVA QUE DESPUES DE SESIONAR Y DE RESOLVER COMO SE SIGUE, TAMBIEN DEBE RENUNCIAR. LOS ARGENTINOS NO NOS SENTAMOS CON SOROS, NI CON MAGNETTO, NI CON MINDLIN, NI CON LEWIS, NI CON CRISTINA, NI CON MACRI,, NI CON NINGÚN ENEMIGO, RENUNCIEN ANTES QUE CORRA SANGRE, ESTO NO VA MÁS... CARCEL PARA TODOS LOS DELINCUENTES. QUEREMOS JUSTICIA, LIBERTAD Y PATRIA, DEVUELVAN LA ARGENTINA HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS, HIJOS DE MIL PUTAS,
30 Oct | 11:31
GILBERTO EMANUEL FILIBERTO | [email protected]
DA GUSTO Y UN INMENSO PLACER PODER LEER COMENTARIOS TAN SESUDOS Y PROFUNDOS.....SI ESTOS SON LOS MACRISTAS QUE SECUNDAN A MACRI...POBRE MACRI Y CAMBIEMOS.
30 Oct | 11:09
Horacio | Mail
ESTE VIEJO PUTO CRIMINAL, CHUPA PIJAS Y EMPLEADO DE LOS GENOCIDAS ENEMIGOS DE LA HUMANIDAD, SOROS, BILL GATES Y RESTO DE LA SINARQUIA MALDITA, TIENE QUE IR EN CANA YA. Y EN LA GAYOLA HAY QUE MATARLO COMO SE MATA A LAS RATAS. QUE LA VACUNA MORTAL SE LA PONGAN LOS IMBECILES. LA GENTE INTELIGENTE NO SE VACUNA
30 Oct | 10:19
Chiquito Reyes | [email protected]
VOS SOS TAN PELOTUDO QUE VAS A SER FILA PARA VACUNARTE CON LA VACUNA DE OXFORD Y SABES POR QUÉ, PORQUE ADEMÁS TENES MIERDA EN EL CEREBRO... AH!!! EN LAS PROXIMAS ELECCIONES SALÍ COMOSIEMPRE DE TU CASA Y ANDÁ A VOTAR A ALBERTO, CRISTINA, MACRI Y LARRETA Y A TODA ESTA MIERDA QUE SE LE AGREGA, ASÍ COMPLETAS EL ACCIONAR MISERABLE DE HIJOPUTEZ QUE TE CARACTERIZA...
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.