Domingo 17.01.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
9 de noviembre de 2020 | Nacionales

Preocupación tras los dichos de Todesca

Un gobierno nacional y popular con aires macristas

Si hay algo en lo que la mayoría de los miembros del gobierno de Alberto Fernández no parecen estar duchos es en el arte de declarar. Ahora fue el turno de Cecilia Todesca, vicejefa del Gabinete. Salió a hablar y dejó a todo el mundo preocupado.

Las declaraciones de Todesca deben interpretarse a partir de su condición de miembro clave del  equipo económico. Por ese motivo, su análisis sobre las políticas aplicadas por Martín Guzmán en el mercado cambiario, su anticipo de aumentos en las tarifas de los servicios públicos y su diagnóstico del duro impacto que tiene -y tendrá- la crisis mundial en Argentina, lejos están de tranquilizar los ánimos de una sociedad en la que precios e inflación han deteriorado decisivamente la capacidad de compra de los salarios. 

Si algún distraído pensaba que las penurias de los argentinos habían encontrado un límite con la baja de la cotización de los dólares que circulan en nuestro mercado, las palabras de la vicejefa de Gabinete significaron un durísimo baño de realidad. Por no hablar de sus comentarios sobre el nuevo acuerdo con el FMI que comenzará a discutirse este martes, o su lectura de la carta de CFK, a la que consideró "muy importante para los que estamos en el gobierno porque hay cosas que no han salido".

Respecto de  la política monetaria desarrollada desde que Martín Guzmán tomó las riendas de la economía argentina, Todesca afirma que se apuesta a estabilizar el dólar "mediante un camino de transición". "Venimos de una crisis de balanza de pagos muy grande, tanto que fuimos a pedirle un préstamo al FMI, que fue el préstamo más grande de la historia del Fondo. Entonces, el punto de partida ha sido muy difícil, y luego vino la pandemia. Primero hubo que pagar deuda, y mientras negociábamos la deuda decidimos pagar vencimientos y no caer en un default. Más de 2.600 millones de dólares gastamos en pagar deuda hasta el momento de la renegociación”, recordó. 

"Además, adentro del mercado argentino tenemos fondos especulativos que entraron durante el gobierno anterior para volver a salir, pero quedaron atrapados por el cepo y eso nos genera cierta tensión. Este año la Argentina se va a contraer un 12 por ciento, es muy fuerte para cualquier economía". En castellano liso y llano, Todesca advirtió que la baja del dólar no debe darse como definitiva, y que las presiones que recibe cotidianamente el gobierno para devaluar continúan intactas.

Esto queda muy claro en su diagnóstico sobre el mercado financiero. "El costo más alto es el mercado cambiario en turbulencia, que afecta toda la economía, hace perder empleos, hace quebrar empresas. En la renegociación de la deuda hemos bajado mucho las tasas. Cuando intervinimos en el mercado a través de títulos, la tasa implícita no es una tasa que nos guste, pero… ¿Cuál es el bien público más importante? En estas circunstancias, estabilizar el mercado cambiario. Como lo describe muy bien Guzmán, es una transición”.

"El costo más alto es el mercado cambiario en turbulencia que afecta toda la economía y hace perder empleos”, aseguró la vicejefa. Pero no dedicó una sola línea a referirse al desplome de los salarios, que hace que buena parte de los argentinos estén por debajo de los índices de pobreza, pese a tener empleo. Lo mismo que sucede con los jubilados.

Así como Todesca dejó en claro que el gobierno extremará los recursos a su alcance para contener al dólar, incluido el remate de bonos a precios subvaluados y con un altísimo nivel de rentabilidad atado a la cotización del dólar, también anticipó que el costo del ajustazo lo pagarán las familias argentinas, a través de un brutal recorte en los subsidios que destina hasta ahora el estado nacional. "Es muy importante porque los subsidios tienen un peso importante adentro del presupuesto y determinan la función de costo de las empresas y afectan el ingreso de las familias. Lo que hay que ir buscando es un equilibrio entre lo que es razonable subsidiar”, afirmó.

"Tiene que haber un aumento, una recomposición de las tarifas. Acá hay que estudiar un camino en el cual las tarifas no queden retrasadas y el esfuerzo del sector público tenga que ser tan grande en términos de subsidios y, al mismo tiempo, no tengas un impacto muy fuerte por el lado de la producción o en el ingreso disponible de las familias”, aseguró. Los economistas del macrismo no lo hubieran dicho de otro modo.

Llamativamente Todesca evitó hablar de la contribución por única vez a las grandes fortunas, una medida que al gobierno de Alberto Fernández cada vez le resulta más incómoda. Las palabras de Todesca parecen cerrar la discusión: el ajustazo se hará a la criolla. Unos se llevaron las divisas, y el pueblo será el que pague. Algo muy diferente a lo que sucede en las economías europeas, que han decidido incrementar la presión tributaria sobre los más favorecidos. Pero la convicción socialdemócrata del gobierno nacional no llega a tanto. Se queda en las declaraciones de principios.

Respecto de la negociación que se viene, Todesca adelantó que "la idea es cerrar un buen acuerdo con el FMI. Me encantaría que lo cerremos este año, pero tiene que ser un buen programa para que funcione, para que lo podamos cumplir. Creo que venimos bastante bien, es un diálogo franco, bueno, que iniciamos con el FMI en campaña y que creo que viene dando buenos resultados". Aquí la pregunta sería “buenos resultados” para quiénes. Para los trabajadores argentinos seguro que no.

"Lo que la Argentina le debe al FMI es una enormidad de dinero que no podemos pagar en el calendario que estaba establecido: en 2021, 4.000 millones; en 2022, 20.000 millones; en 2023, otros 20.000. Imposible para la economía argentina pagar eso con ese cronograma”, admitió Todesca. Sin embargo, la cuestión de qué castigo debería corresponderle a los responsables del endeudamiento para la fuga de divisas no es algo que desvele precisamente al gobierno nacional. ¿Pacto de impunidad?

Respecto de la carta de Cristina Fernández, Todesca se limitó a dar una declaración políticamente correcta: "Creo que es muy importante reconocer que hemos cometido errores y está bien que lo señalemos. A mí me parece saludable hacer críticas. Me parece que esa carta, para nosotros que estamos en el gobierno, es importante. Hubo cosas en las que participé que no salieron bien".

Para quien lea las declaraciones de la vicejefa de Gabinete sin reparar en la fecha en que se produjeron, le resultaría imposible determinar si se desempeña en el gobierno de Alberto Fernández o en el de Mauricio Macri. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS