Viernes 24.05.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
14 de noviembre de 2020 | Séptimo Arte

Entrevista REALPOLITIK

La magia detrás de ser un doble de riesgo

Daniel Stevens es el histórico doble de Hugh Jackman como Wolverine. Además, trabajó como actor en la saga “Avengers”, donde interpretó a prácticamente todos los personajes principales. "Es complejo ponerse en forma para hacer de un superhéroe. Soy muy flaco, por lo que tengo que ganar entre 9 y 15 kilos de musculatura para ese rol”, contó.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

por:
Federico Carestia

El mundo de los dobles de riesgo está cargado de magia y, como sucede con estas cosas, lo mejor es no conocer los trucos. Por eso, muchas veces estos actores pasan desapercibidos o sólo están registrados entre una lista infinita de nombres en los que aparece el equipo técnico que hace posible un film.

Daniel Stevens comenzó su carrera en este rubro en la década del 90’ y de inmediato tuvo uno de los mayores desafíos que podía pensar: encarnar a Anakin Skywalker en la saga de precuelas de “Star Wars”. Sin embargo, según recuerda, Hayden Christensen, que interpretaba al personaje, era “joven y lleno de energía” e hizo casi todas sus tomas de riesgo y él tuvo que conformarse con la experiencia y algunas escenas menores.

Sin embargo, la carrera le dio revancha y fue cuando le tocó convertirse en Wolverine, como doble de Hugh Jackman (que al día de la fecha ostenta el récord guiness como artista que más años se puso en la piel de un superhéroe). Así, hizo de este peculiar personaje al que nada lastima y tiene la habilidad de sanar rápidamente. Por supuesto, esto conlleva grandes desafíos, que implican cosas como estar en forma y comer sano.

En diálogo con REALPOLITIK, Stevens habló sobre cómo fueron algunos de sus trabajos más reconocidos en la industria, y comparó el cine de Marvel hecho por Disney y el realizado por Fox, antes de ser absorbida por el estudio del ratón: “El MCU (Disney) está hecho en su mayoría con computadora”.

RP.- ¿Cuál es el mayor desafío de ponerse en la piel de Wolverine?

Es complejo ponerse en forma para hacer de un superhéroe. Soy muy flaco, por lo que tengo que ganar entre 9 y 15 kilos de musculatura para ese rol. Fue un desafío, sobre todo porque trabajás todo el día y el resto lo pasás en el gimnasio. Tenés que comer, y de forma sana, para todo eso. Como sabés, Wolverine puede sanar de lo que sea, entonces tenés que soportar eso y recuperarte. La primera que hice, X-Men Origins, debe haber sido la más difícil, porque me golpearon muchísimo. Pero para cuando hicimos "Logan", como estaba más grande, ya no lo golpeaban tanto como antes. Fue físicamente más sencillo. De hecho, terminó siendo una mejor película.

RP.- ¿Qué diferencias notó entre las primeras películas de Wolverine y “Logan”?

Si bien "The Wolverine" y "Logan" son dirigidas por James Mangold, son muy diferentes. "The Wolverine" es como la cuestión del superhéroe al máximo, luchando con ninjas y samuráis, en cambio "Logan" es más contenida y es una película de personaje. Me gustó más, me pareció mejor, también porque era para mayores de edad, y si bien capaz era menos parecida a una película de superhéroes, podíamos hacer cosas más realistas, más violentas y sangrientas. 

RP.- ¿Cómo es trabajar en el universo cinematográfico de Marvel?

Increíble. Cuando me llamaron para Iron Man fue sobre el final del rodaje, no conocía mucho del personaje así que me puse a leer un poco. Me pareció genial. Cuando llegué al set y vi el traje fue increíble. En esa pude usar el traje y sentir el peso de la armadura. Para cuando hice “Civil War”, se hizo todo el traje con animación y solo tenía el casco y unas hombreras. Fue increíble rodar esa escena con todos los personajes.

RP.- ¿Cuál fue la más divertida de las que hizo?

Sin dudas, la más divertida y la más compleja fue “Thor: Ragnarok”. Llegué para el último mes porque el doble que siempre trabaja con Chris Hemsworth, Bobby Hanton, se había lesionado. Cuando llegué, estaba todo flaquito y Chris es inmenso. Hice una toma y después me pasé 3 semanas yendo todos los días al gimnasio para ponerme en forma, trabajando los brazos para que se parezcan más a los de él.

RP.- ¿Qué significó ser parte del mundo de “Star Wars?

Pude ensayar varias cosas y hacer tomas como cuando las naves se estrellaban. Pero Hayden Christensen tenía 19 años y estaba lleno de energía, así que hacía todo. Jugaba al hockey, estaba acostumbrado a los golpes. Fue una decepción en términos de carrera, pero fue genial estar en el universo "Star Wars". 

RP.- ¿Cómo se trabaja en esas películas?

Nos hacían correr en sets y había marcas que nos decían qué iban a ser las naves o cosas así. Eso no estaba bueno, lo que me gustaba de las originales era que todo era tangible. Capaz no era tan genial, pero se veía como un universo real, con cosas que podías tocar y sentir. Me gustaba la estética original. Pero supongo que las secuelas no estaban hechas para mí. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!