Sábado 27.02.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
23 de noviembre de 2020 | Provincia

Elecciones 2021 y 2023

La posible supresión de las PASO, el fantasma de los intendentes Pro

Las PASO fueron establecidas por Néstor Kirchner para tratar de organizar la interna del Frente para la Victoria. Si bien en un principio parecieron resultar de utilidad, rápidamente comenzó a advertirse que, en lugar de definir candidaturas al interior de las coaliciones, en la práctica funcionaron como una especie de primera vuelta electoral.

HORACIO DELGUY

por:
Alberto Lettieri

Ante la devaluación de las encuestas, armadas a menudo a voluntad del contratante, para generar determinados impactos sociales a través de la manipulación de las mediciones, las PASO mostraban una fotografía fiel de la voluntad de sufragio efectiva de la población. 

Pero el problema estaba en otro lado: el votante opositor al campo popular, que en las PASO votaba según sus preferencias, unificaba sus votos en la elección general en la opción no peronista más votada. De este modo, las PASO se convirtieron en un catalizador para que la derecha se aglutinara en la elección general en la alternativa más votada en las primarias, tal como pudieron comprobarlo amargamente Daniel Scioli en 2015 o Cristina Fernández en 2017.

La pandemia y la terrible herencia económica y de endeudamiento que dejó Cambiemos proporcionó este año el argumento de racionalización y recorte del gasto público que permite poner en duda la realización de las PASO en 2021. ¿Para qué hacer semejante dilapidación de fondos públicos en una elección que, en la práctica, no define más que una intención de sufragio, que en muchos casos será modificada en los comicios realmente decisorios?  Más aún, cuando su realización demostró sólo beneficia a la oposición al actual gobierno, al evidenciar cuáles son los candidatos y las fuerzas políticas con mayor capacidad de acumulación de sufragios vinculados con la derecha.

Se afirma habitualmente que, a diferencia de las elecciones presidenciales, las de medio término permiten que los electores voten con mayor fidelidad a sus inclinaciones naturales que por la utilidad de su voto en términos de definición de cargos ejecutivos. Esta verdad de perogrullo ha sido desmentida por la lógica propia de la política nacional, que desde los años de Alfonsín hasta ahora ha considerado a las elecciones intermedias como un plebiscito sobre la política desarrollada por los ejecutivos a niveles nacional, provincial y municipal. Por esta razón, es perfectamente comprensible que, aludiendo a razones de precariedad de recursos públicos –agravados por los auxilios realizados en el combate al COVID-19-, varios intendentes peronistas hayan salido a instalar la idea de la supresión de las PASO en 2021 y, si fuera posible, por su anulación definitiva.

Para la oposición el escenario no es tan claro. Para las opciones minoritarias del tipo Milei, Espert, Moreno o la izquierda y partidos provinciales y vecinales, la supresión de las PASO podría ser bien recibida, en la inteligencia de que el voto de las PASO podría registrarse en la elección general, sin el tamiz ordenador de las primarias, e incrementar así sus chances de obtener cargos legislativos. Para las opciones más potentes, en cambio, como el Pro y la UCR, o su alianza de Juntos por el Cambio, queda la duda respecto del comportamiento potencial de los votantes. ¿Votarán de acuerdo a sus inclinaciones naturales, diversificando sus votos, o bien se inclinarán directamente por las alternativas más potentes, como habitualmente sucede en las elecciones generales?

El problema, en estos casos, reside en cómo se definiría la composición de las listas, en el caso de una coalición como JxC que se encuentra en pleno estado deliberativo. Tampoco queda en claro si se convocará a alguna clase de elección interna en el caso de que la supresión de las PASO se concrete, y cuál sería el universo de votantes en este escenario. ¿Votarían sólo los afiliados o estarían abiertas al conjunto de los votantes?

Por ahora sólo tenemos especulaciones. Pero sin dudas será una cuestión que ocupará un lugar determinante en la agenda pública, a medida que transcurran las semanas y la contienda electoral incremente su vuelo. ¿Podría la supresión de las PASO ser la carta de intercambio a la extensión de las reelecciones indefinidas, para propiciar un escenario favorable a los candidatos impulsados por Máximo Kirchner y La Cámpora?.

Sin dudas, el tiempo lo dirá. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS