Viernes 22.01.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
28 de noviembre de 2020 | Séptimo Arte

Entrevista REALPOLITIK

“Fatman”, la comedia negra que convirtió a Mel Gibson en Papá Noel

Johnny Derango, director de fotografía del proyecto, habló con REALPOLITIK sobre cómo fue trabajar en esta película y la presión que se siente al rodar con un director ganador del Óscar como el protagonista de “Corazón Valiente”.

HORACIO DELGUY

por:
Federico Carestia

En 2018, Johnny Derango comenzó a figurar en las grandes ligas luego de ser elegido por la Sociedad Americana de Directores de Fotografía (ASC por sus siglas en inglés) como una de las grandes promesas del cine. El realizador acaba de presentar un proyecto que tuvo como protagonista nada más y nada menos que a Mel Gibson.

Se trata de “Fatman”, un film que se centra en la vida de un Papá Noel (Gibson) venido a menos por un contexto en el que su trabajo ya no parece tener ningún tipo de peso en las actitudes de los niños. Sin embargo, cuando un joven contrata a un asesino a sueldo (Walton Goggins) para terminar con su vida, encontrará un nuevo sentido y la fuerza para saber que su labor todavía importa.

La comedia negra dirigida por los hermanos Eshom e Ian Nelms se estrenó hace algunas semanas en Estados Unidos y sueña con ser un clásico navideño más a la altura de obras como “Mi pobre angelito” o “Duro de matar”. “Ojalá se convierta en un clásico navideño, tiene el potencial”, aseveró Derango, que contó cómo fue su trabajo con los Nelms. “Es una propuesta difícil, es una locura. La historia empieza con Mel Gibson, fuimos a una proyección de la película que hizo ‘Hasta el último hombre’, y él tenía esa barba que mostraba cómo le pesaba todo ese proceso. (Los hermanos) Se enamoraron de él, les parecía que era nuestro ‘Fatman’”, señaló Derango, que contó que todo empezó con un mail que Gibson les mandó para invitarlos a charlar sobre el guión de esta película.

RP.- ¿Cómo fue pensar esta producción?

La comedia tiene una parte chiquita. Nos esforzamos por hacer que se sienta bien terrenal. Queríamos tomar la historia de Papá Noel tan conocida y hacerlo de una forma nueva. Ubicarlo en el mundo real y que nunca sientas que te sacan de eso. Creo que las actuaciones de Mel Gibson y Walton Goggins son fantásticas. 

Quisimos que se mantenga bien terrenal. Las referencias fueron películas como “Sin lugar para los débiles”. Incluso se ve en el diseño de los duendes: no usaron gente pequeña sino adultos más pequeños que iban bien para la parte. Hasta el diseño de vestuario es algo parecido a la revolución industrial. Desde el momento que ingresa a su granero, y baja la rampa, ahí cambia un poco y se vuelve un poco más fantástico. Lo quise separar del resto de la película y parece algo así como “Indiana Jones y los cazadores del arca perdida”. Queríamos que se sienta algo de fantasía, pero nunca un taller clandestino en donde fuerzan a los duendes a trabajar.

RP.- ¿De qué forma trabajó la fotografía?

El centro de la historia es Billy (Chance Hurtsfield). Está Walton como asesino a sueldo de un lado y Mel del otro. Como niño, Billy puede ir para cualquier lado de esos dos. Quería mostrar el bien y el mal a través de la iluminación y la elección del lente. Cuando vemos a Mel y los duendes, la cámara está más cerca para sentirnos más comprometidos con ellos. Son espacios pequeños, cálidos, agradables, pero nunca claustrofóbicos. Se siente la intimidad. En el caso de Walton usé lentes más largas, para que haya más distancia. Iluminé a Mel, los duendes, Marianne y a Billy de forma similar: luz suave, hermosa que los envuelve. Walton está más oscuro y rodeado de sombras. 

RP.- ¿Qué tan complejo fue hacer la escena del tiroteo final, que parece más un western?

Fue una de las que más nervioso me puso. Rodamos en Ottawa (Canadá) y es un desastre, el clima cambia constantemente. Para esa secuencia recé para que no haya tantos cambios de clima. Obviamente no pasó. Nos fijamos en cómo iba a ser el tiempo y rodamos de forma secuencial para que haya un arco en la escena. Si la ves, empieza nublado, cae mucha nieve, se nubla y al final, quizás mucha gente no lo nota porque estás muy metido en la escena, pero salió el sol. Funciona muy bien. 

RP.- ¿Cómo fue trabajar con Mel Gibson?

Fue interesante tener un director ganador del Óscar trabajando con nosotros. Esa presión te hace trabajar y estar un paso adelante. Estaba muy atento a todo. Pero nunca nos presionó y confió en los directores de manera implícita. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS