Lunes 25.10.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
30 de noviembre de 2020 | Nacionales

Pasaron cosas

Mientras el mundo llora a Maradona, CFK arremete contra Alberto Fernández

Todo el mundo recordará los últimos días como los de la muerte y la bochornosa organización del velatorio público del más grande ídolo de la historia argentina: Diego Armando Maradona. Pero no fue lo único que sucedió. Mientras que los medios se centraban en el evento que conmovió a la opinión pública mundial, en la Argentina pasaron cosas.

Lo más decisivo, sin lugar a dudas, fue el avance de la vicepresidenta Cristina Fernández. Cansada de las dilaciones y pasos en falso del presidente, el Senado aprobó la nueva ley por la que el procurador será designado por mayoría simple, en tanto que el actual debería ser removido por una bicameral que Alberto Fernández debería convocar en extraordinarias. Con esto parece caerse la candidatura del juez Daniel Rafecas, impulsado por la presidencia con el aval de algunos sectores de Juntos por el Cambio, ante la negativa del candidato de ser designado por los nuevos mecanismos.

Lo que parece haber acelerado los tiempos fue la pésima organización del funeral del 10, que incluyó la virtual toma de la Casa Rosada por barrabravas durante más de quince minutos, lo que obligó a tener que resguardar a la vicepresidenta en la oficina de Wado de Pedro -a quien habría presionado para publicar un tuit responsabilizando a Rodríguez Larreta de la represión que estaba teniendo lugar en la 9 de Julio-, y luego escabullirla por una salida alternativa. La gravísima situación, que filtrea con el absurdo, dejó a las claras que Sabrina Frederic sigue siendo una antropóloga, pero no aprobó ni la primera clase en temas de seguridad.  

Por más que el presidente salió a poner paños fríos y a elogiar la organización del funeral, destacando el escaso tiempo para armarlo y las limitaciones impuestas por la familia, la gravedad institucional de la situación no pudo disimularse. Del Instituto Patria le bajaron el pulgar a la ministra, que parece ignorar que la represión injustificada en la 9 de Julio por parte de la Policía de la Ciudad no la exime de responsabilidades por haber cuidado tan mal la integridad de la dupla presidencial.

No sólo le bajaron el pulgar del Patria. También “Pepe” Albistur, amigo íntimo del presidente, le acercó un nombre para reemplazarla: nada menos que el de Aníbal Fernández.

Pero la lista de recambios exigidos a Alberto Fernández es mucho más amplia, e incluye a otros dos “funcionarios que no funcionan”: Santiago Cafiero y Marcela Losardo. Y una tercera funcionaria tildada de “inoperante”, la secretaria de Comercio, Paula Español.

Uno de los participantes de la reunión del Senado del pasado viernes dejó filtrar, con explícita exigencia de anonimato, que los ánimos estaban tan caldeados que hasta se habría deslizado el fantasma de la asamblea legislativa si el gobierno no termina de arrancar de una vez, y produce los cambios que se le exigen.

Del Patria habrían llegado además dos nombres que nada tienen que ver con el cristinismo, considerados como indispensables para apuntalar al gobierno. El de Martín Redrado, en reemplazo de otra cabeza exigida, la de Miguel Pesce, en la presidencia del Banco Central, y hasta llegó a revolotear el nombre del ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno, para retomar el control del área que lo llevó a la fama.

Tampoco le habría caído muy bien a la vicepresidenta la decisión presidencial de impulsar nuevamente el tratamiento de la ley de Interrupción del Embarazo sin consultarla previamente. Si bien la iniciativa sería aprobada sin complicaciones en Diputados, en el Senado su destino es mucho más oscuro. Es que -según sostienen internamente- no resulta del todo claro si la vicepresidenta realmente terminó de modificar su posición inicial, y cree que su tratamiento inmediato podría afectar los acuerdos que tiene cerrados con varios senadores provinciales. 

¿Cómo reaccionará Alberto Fernández ante tales exigencias y novedades? Es una pregunta que aún no tiene respuesta. Tal vez no tan mal, ya que ese mismo viernes envió al Senado el pliego de Alejo Ramos Padilla –célebre por su excelente manejo de la causa Marcelo D'Alessio- para que sea el juez Electoral de la provincia de Buenos Aires, al haber salido primero en el concurso para el juzgado Federal Nro. 1 de La Plata. No hay dudas sobre sus méritos, pero es, sin lugar a dudas, un gesto de distensión hacia Cristina. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!